Automatización Personal: Libera tu Mente, Consigue Tiempo y Energía

Uno de los fallos más comunes al poner en marcha un cambio o iniciar un nuevo hábito es apostarlo todo a la fuerza de voluntad, la disciplina y la constancia. El problema es que para la mayoría de las personas la fuerza de voluntad no funciona (yo me incluyo en ese grupo). Al menos en el largo plazo. Y no funciona, no por falta de interés o porque el motivo de cambio no sea genuino, sino porque nuestro cerebro no está programado para ir en contra de lo que quiere: lo cómodo, lo rápido, lo conocido.

Automatización Personal:

¿Qué es la Automatización Personal?

¿Cómo lograr nuestros objetivos y crear nuevos hábitos sin depender únicamente de la fuerza de voluntad? La respuesta está en trabajar con nuestro cerebro, no contra él. Y aquí es donde entra en juego la Automatización Personal. Una opción o estrategia (no tan evidente) para conseguir ese cambio que te gustaría introducir.

La Automatización Personal es el proceso de poner algunas de nuestras decisiones y acciones diarias en piloto automático, de modo que sucedan sin un pensamiento consciente… por tanto sin debate mental ni lucha ni rendimiento. Es una especie de llave que permite activar este “poder oculto del cerebro” que actúa justo cuando queremos conseguir algo a lo que nos resistimos: pensar-decidir-hacer.

La Automatización Personal nos permite aprovechar la tendencia natural de nuestro cerebro a automatizar procesos. Al convertir conscientemente ciertas decisiones y acciones en rutinas automáticas, podemos reducir la resistencia mental y el esfuerzo necesario para mantener un hábito a largo plazo. Dicho de otro modo: la Automatización Personal te ayuda a avanzar hacia tus metas sin tener que luchar constantemente contra impulsos y tendencias que a menudo te mandan en la dirección contraria.

¿Qué vas a Ganar con la Automatización Personal?

Podría mencionar al menos una docena de ventajas detrás de la Automatización Personal. Pero me voy a centrar en mis tres favoritas:

  1. Más Energía Mental: Al automatizar algunas de estas decisiones, liberamos nuestra mente y reducimos el estrés. Imagina todo lo que vas a hacer desde ahora con esa energía extra.
  2. Resolución Creativa de Problemas: Seguro que más de una vez has tenido un momento “Eureka” mientras hacías algo rutinario, como ducharte o lavar los platos. Eso es porque estas actividades ya están automatizadas en tu cerebro, lo que te permite pensar en otras cosas. Cuantas más acciones automatices, más espacio tendrás para la creatividad y la resolución de problemas.
  3. Libera Más Tiempo: Piensa en todas esas microdecisiones de cada día: qué ponerte, qué comer, qué tarea hacer primero… Aunque pequeñas, todas ellas se suman y consumen un tiempo y energía valiosos. Al automatizarlas, puedes ahorrar un tiempo que podrás invertir en otras cosas que realmente te importan.

No, no te Convertirás en un Robot

Practicar la Automatización Personal no te convertirá en una especie de robot, ni te quitará libertad y espontaneidad. Al contrario, al automatizar las tareas y decisiones más rutinarias y tediosas, te liberas para dedicar tu energía y atención a las cosas que realmente te importan. No se trata de encorsetarte en una rutina rígida, sino de crear un marco de trabajo/vida que te permita ser más eficiente y productivo en tu día a día.

Piensa en ello como un asistente personal que se encarga de las tareas cotidianas para que tú puedas enfocarte en lo que es verdaderamente significativo para ti. La Automatización Personal te da la libertad de vivir tu vida al máximo, sin perder tiempo y energía en decisiones innecesarias.

Pero ojo, porque igualmente la repetición de rutinas mal optimizadas, que no aportan o que incluso quitan tiempo, puede llevarte en la dirección contraria. De ello te hablaba hace no mucho cuando escribí aquí en el blog sobre el Sesgo de la Repetición. La clave está en crear repeticiones y automatizaciones que trabajen para lo que buscas.

¿Cómo Empezar esa Automatización?

Realmente las posibilidades y ejemplos son casi ilimitados. Pero déjame proponerte algunas sencillas ideas para aplicar la Automatización Personal en tu vida:

  • Planifica tus comidas de la semana el domingo por la noche. Así no tendrás que decidir qué comer cada día.
  • Prepara tu ropa para el día siguiente antes de irte a dormir. Por la mañana, tendrás una cosa menos en la que pensar.
  • Establece un ritual matutino. Por ejemplo: levantarte, meditar 10 minutos, hacer ejercicio, ducharte y desayunar. Hazlo en el mismo orden cada día hasta que se convierta en un hábito automático.

La clave está en empezar poco a poco (como en cualquier cambio). Elige una o dos cosas que puedas automatizar esta semana y luego ve añadiendo más gradualmente. Poco a poco y de forma controlada. Y antes de que te des cuenta, estarás navegando por tu día con más energía, creatividad y tiempo libre.


También te puede interesar...