Una Fórmula Probada de Gestionar las Tareas para «Algún Día»

Casi todo el mundo tiene en mente cosas que le gustaría hacer pero para las que todavía no ha encontrado una fecha concreta. Lo mejor para esas cosas es anotarlas cuanto antes como primer paso para llegar a hacerlas en algún momento. Esa lista de tareas, que suele llamarse «Algún Día», siempre me ha dado buenos resultados.

Personalmente no necesito un gran sistema para gestionar las cosas que me gustaría hacer en algún momento. Tengo todo esto dentro de una única lista, y sigo una regla de tres pasos para mantenerla. (Nota: estos pasos no se refieren al método GTD, sino a cómo gestiono yo el algún día. Especialmente en la actualidad.

Defino bien cada tarea futura

Un problema habitual de la lista Algún Día es que hay tareas que se quedan «para siempre» ahí porque no están bien definidas. Más que una tarea es un deseo impreciso. Para encontrar una fecha, o hallar las ganas para empezar algo, primero tiene que estar claro. Así que, ya desde que anoto la tarea por primera vez, procuro ser todo lo concreto que puedo al escribir lo que algún día me gustaría hacer.

Reviso la lista con regularidad

La idea es que esa lista sea útil, no un desván donde habitan todos los deseos futuros que iré procrastinando una y otra vez. Así que cada tres semanas hago una revisión de esa lista, y me pregunto si puedo-debo mover alguna tarea a «próximamente». Es cuando paso del «tal vez la haga» al «sí la voy a hacer». Es decir, esa tarea pasa del «algún día» al por ejemplo «el viernes próximo».

No tengo miedo a borrar

Hay cosas de esa lista que, tras varias revisiones y consideraciones, termino por borrar. En mi vida y en mi trabajo hay cosas que tengo que hacer, otras que debo hacer, y otras que me gustaría hacer. Pero no puedo hacerlo todo. Hay que buscar un equilibrio y a veces eso pasa por descartar cosas. Tal vez cuando anoté tal cosa hace tres meses me pareció una buena idea. Hoy, a lo mejor, debo borrarlo.

Mantener conmigo una lista de «Algún Día» me ayuda enormemente a tres cosas:

  1. Anotar cosas interesantes para un futuro no muy lejano. Así no las pierdo.
  2. Evaluar y decidir serenamente qué hacer con tareas que anoté tiempo atrás.
  3. Elegir el mejor momento y lugar para hacerlas, o bien descartarlas.

También te puede interesar...

Cómo es mi Escritorio

Cómo es mi Escritorio