La trampa de las pestañas en el navegador

Habitualmente, ¿cuántas pestañas abiertas tienes en tu navegador? Acumular pestañas es un gesto muy común que esconde un problema para tu eficacia y Productividad. Detrás de cada una de esas pestañas hay tareas que muchas veces no tienen nada que ver entre sí, mezclamos con frecuencia cosas de trabajo con otras de ocio, saltamos de una actividad a otra de forma constante (y a veces compulsiva) y perdemos la concentración con repetidas interrupciones y distracciones.

Las pestañas facilitan el trabajo. Mucho. Pero cuando empezamos a acumularlas indiscriminadamente y además mezclamos tareas opuestas, la supuesta eficacia sobre el terreno se traduce en lentitud, distracciones, errores y falta de ritmo e intensidad.

No obstante, en la práctica no lo percibimos así. Creemos que saltando de unas a otras (y además de forma frenética, con un atajo de teclado), estamos siendo más eficientes y rápidos. Creemos que haciendo varias cosas a la vez terminamos antes y mejor nuestro trabajo. Eso se llama Multitarea. Y cuando por el medio hay tareas que requieren atención, de eficiente y rápido no tiene nada.

Digamos que estás redactando un post en WordPress y tienes una pestaña abierta. Al lado otras tres con información de otras webs donde estás recopilando información. Un poco más hacia la derecha tienes: Email, tu lector de feeds, una página de torrents y un par de páginas de ocio con planes para este fin de semana. Facebook está a la izquierda de todo, porque lleva ahí desde hace dos horas. Todos abiertos, todos reclamando tu atención de tanto en tanto, casi todos generando interrupciones.

En la práctica abres páginas y al cabo del tiempo, ni tú mismo sabes por qué lo hiciste.

El número de tareas que puedes hacer bien (o muy bien) simultáneamente es igual a uno. Hablo, claro, de tareas que exijan atención; no tareas manuales. Multiplicar pestañas a golpe de clic sólo hará que tardes más en terminar tu trabajo y seguramente cometiendo errores por el camino.

En la práctica abres páginas y al cabo del tiempo, ni tú mismo sabes por qué lo hiciste. Y tienes que hacer clic sobre la pestaña para ver qué demonios había ahí. (Hasta una funcionalidad de previsualizar páginas en miniatura han puesto algunos navegadores para que el usuario se acuerde de lo que hay en cada una.)

¿Por qué ese gesto de acumular pestañas es malo para tu Productividad?

Porque cada vez que saltas de una pestaña a otra obligas a tu mente a adaptarse y recalibrarse a tareas que no tienen nada que ver entre sí. (Algo que a golpe de atajo de teclado hacemos de forma constante, frenética y casi compulsiva.)

Porque tu atención y concentración son finitas y limitadas, y no pueden repartirse por igual por todos los frentes que tienes abiertos.

Porque habitualmente junto a las pestañas del trabajo tenemos también páginas de ocio y entretenimiento (=pérdidas de tiempo).

Porque transmite sensación de saturación, exceso de trabajo (ficticio) y estrés.

Porque si en una sola página ya hay suficientes distracciones (enlaces, artículos relacionados, banners, vídeos…) imagina multiplicarlo por 2, 5, 10 ó más.

Porque es más fácil que algo te interrumpa. Alrededor de esas páginas puede haber actividad (Email, feeds, redes sociales…) y es inevitable que hagas clic sobre ellas para ver qué hay de nuevo.

¿Soluciones-Alternativas?

  1. Hacer las tareas de una en una.
  2. Navegar por “bloques” de tiempo: ahora voy a despachar el correo; ahora voy a entrar en redes sociales; ahora voy a leer feeds; ahora voy a escribir ese post pendiente. Es decir, evitar mezclar actividades-tareas distintas a la vez, en un mismo bloque de tiempo.
  3. Recopilar la información de otras páginas antes de ponerte con esa tarea.
  4. Ir cerrando pestañas a medida que se complete la tarea o se haya capturado la información que se buscaba.
  5. Instalar una extensión que limite el número de pestañas, como No More Tabs (para Chrome).
  6. Recordar que el número de pestañas abiertas es proporcional al tiempo que te costará hacer esa tarea.

También te puede interesar...

Desconectar para conectar

Desconectar para conectar