¿Dedicas tiempo cada día al “core” de tu trabajo?

El “core” de tu trabajo son las tareas y actividades fundamentales de tu puesto, tu equipo o de los proyectos en los que estás. Son las cosas que de verdad (en serio) te permiten avanzar, dar en la diana cada día, y lo que genera resultados palpables que ves tú y otros. Incluso más: es todo lo que en el futuro te va a permitir crecer a ti, tu equipo, tu negocio…

El Core de tu Trabajo

Ojo, porque el ruido de cada día tapa tu “core”

Piénsalo un segundo: en tu trabajo haces “mil cosas”. Yo igual. No nos queda otra. ¿Pero cuánto de todo eso forma parte de la columna vertebral de tu trabajo? De tu verdadero trabajo. Muchas veces, el ruido, las (falsas) urgencias, las reuniones, el Correo y la actividad desenfrenada, tapan el “core” de tu trabajo. Y lo que es peor todavía: te alejan de él.

Durante años yo trabajé a lo loco, obteniendo resultados muy pobres en relación al tiempo-esfuerzo que ponía cada día. Y una de las principales causas fue esta: no había identificado el “core” de mi trabajo y no me dedicaba a ello lo suficiente. ¿La consecuencia? Una frase que cada vez escucho más en boca de otras personas, y que yo mismo pronuncié varias veces: «Trabajo un montón pero no veo resultados».

Empieza por identificar el "core"

La casilla cero de un cambio que en mi trabajo fue monumental, lo primero que hice y lo que te sugiero es identificar el “core”. El de tu trabajo, tu puesto, tu equipo, tu negocio o empresa, si es que la tienes. Y ojo, porque aunque esto suene a algo de primero de trabajo, de una obviedad aplastante, es algo que mucha gente no hace y se limita a tirar “palante”.

Con identificar el “core” no sugiero que hagas un listado enorme de cosas que tienes pendientes. No, no van por ahí la cosa. Sino que analices e identifiques las tareas y actividades que son las que te van a decir: «estoy enfocado en lo que hace crecer y aporta valor, tanto para hoy como para el futuro».

Mucha atención a lo que viene ahora…

  • Pueden ser cosas que sabes que tienes que hacer pero a las que no les estás dedicando tiempo suficiente, que haces de forma superficial, a última hora, o incluso de manera chapucera. Y no por gusto o elección propia, sino porque “el día a día manda” y crees que no te queda otra.
  • También pueden ser actividades vitales a las que no les estás dedicando tiempo en absoluto; que quieres empezar a hacer porque sabes que eso hará que avances de verdad. En tu puesto, en tu equipo, en tu empresa. Cosas que estás dejando de lado pero en las que deberías centrarte ya: tareas de análisis, planificación, estrategia, auditorías, estudios de eficiencia, o incluso formación. Sabes que sin eso no vas o no vais a poder crecer, pero claro, “el día a día manda” y sacar tiempo para eso es casi de ciencia ficción.

En una ocasión mi padre, mi mayor mentor, me dijo: «Si no tienes tiempo para hacer ciertas cosas de tu puesto de dirección, lo tendrás para cerrar la empresa». Y la cerré.

Bloquear tiempo para asegurar el “core”

Una vez que tienes identificado tu “core”, queda un paso más para conseguir un cambio espectacular en tu trabajo. Y no, no empleo calificativos exagerados para vendértelo mejor, porque no tengo que venderte nada. Digo eso porque cuando cada día empiezas a dedicar Tiempo-Energía-Atención a tu “core” (lo recalco: cada día), tú esfuerzo se dispara y se traduce en que todo aporta más valor. Y más cosas, claro: más efectividad, más satisfacción personal, mejor colaboración y aportación a los demás, etc.

Pero para eso hay que hacer tiempo para tu “core”. Buscarlo, propiciarlo, sacarlo de debajo de las piedras. Y una vez encontrado bloquearlo para asegurarlo.

No quiero ahora enzarzarme en contarte cómo encontrar tiempo, porque lo he hecho en decenas de artículos en los últimos años. Pero por si te ayuda, estas son las tres cosas que yo hice para encontrar tiempo y asegurarlo para mi “core”:

  1. Empezar el día con él. No dejarlo para más adelante, cuando ya estaré en medio de reuniones, correo y “urgencias”.
  2. Reducir y optimizar rutinas y tareas que repito mucho, para sacar tiempo extra.
  3. Decir “no” a ciertos nuevos proyectos o propuestas. Y también eliminar algunas cosas que no me estaban aportando.

Recuerda: puedes hacer mil cosas, y seguramente no te quedará otra que hacerlas, pero NUNCA descuides tu “core” porque eso es lo que aporta valor de verdad a tus horas de esfuerzo. Tienes que asegurarlo, dedicarle Energía-y-Atención y hacerlo bien… MUY bien.

Así que… ¿Qué vas a hacer hoy por el “core” de tu trabajo? ¡A por ello!

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...