¿Piensas Descansar con Distracciones? ¡Imposible!

Yo diría que es una importancia capital, vital, esencial, fundamental. En la charla que hace unas semanas di en Iniciador Asturias una de las ideas que transmití fue que para mí, uno de los valores esenciales de cualquier emprendedor debería ser el descanso. Cuidarlo, mimarlo e invertir en él todo lo que podamos.

Sin un buen descanso, físico y mental, no hay ideas, no hay motivación, no hay ilusión, no hay energía, no hay innovación, no hay creatividad, no hay empresa ni proyecto ni tareas ni estudio ni aprendizaje ni formación ni nada.

Descansando

Esa frase tan extendida de “dormir es para débiles” me parece una de las mayores gilipolleces que se pueden escuchar hoy día. Dormir es de inteligentes, porque con un descanso adecuado estás invirtiendo en ti. El primer y gran beneficiado de descansar bien SIEMPRE eres tú. El reto no es ver quién aguanta más con los párpados abiertos, sino sacar lo mejor de nosotros mismos, hacer las cosas mejor, vivir mejor.

El descanso naturalmente no sólo es dormir, reposar o “no hacer nada”. Consiste también en cómo empleamos nuestras horas de ocio y tiempo libre. Consiste en las actividades y tareas de ocio que fomentan el entretenimiento, la relajación y el entusiasmo.

Voy a recoger en este artículo algunas de las claves para desconectar y descansar mejor. No son las únicas, no son las mejores, son las que me han funcionado a mí.

Descanso nocturno adecuado

“Me levanto hecho polvo. Vaya semana, estamos a martes y ya no puedo más”.

Quédate con esta idea que siempre me ha funcionado a mí: no rinde más quien más horas roba al sueño sino quien mejor aprovecha cada hora del día.

Como observaba anteriormente el descanso nocturno es una de las piezas fundamentales del día siguiente. La energía, la creatividad, la motivación y hasta la ilusión no nacen “porque sí” o caen como regalo del cielo, sino que se buscan, se persiguen intencionadamente. Hay que ponérselo fácil para que lleguen. Y en buena medida nacen de un descanso nocturno adecuado y relajado.

Revisa tus hábitos de descanso nocturno y pregúntate: ¿lo cuido?, ¿me preocupo por él?, ¿duermo las horas suficientes?, ¿entiendo de verdad la importancia que juega en mi día a día?

No rinde más quien más horas roba al sueño sino quien mejor aprovecha cada hora del día.

El móvil no es el mando a distancia

Hoy en día es muy común estar viendo la TV y tener el móvil junto al mando a distancia. Y está ahí, tan a mano, y es tan bonito y reluciente, que es una tentación mirar de reojo si me ha llegado ese correo “tan importante”, si fulanito ha dicho algo “tan importante” en Twitter o si han publicado algo “tan importante” en tal o cual blog.

En la medida de lo posible aleja tu móvil de tu tiempo de desconexión. Si te sientes tentado de cogerlo cámbialo de lugar, llévalo a la otra habitación o enciérralo en un cajón.

Es el momento de descansar, de degustar ese apasionante libro, de disfrutar de una película o de una charla con tu pareja o tu familia. Tu trabajo ha terminado… no te perjudiques a ti mismo profanando el sagrado momento de descanso.

Ya verás, ese correo, ese tweet o esa noticia “tan importante” seguirán estando ahí, al día siguiente, y podrás atenderlos con la serenidad y la frescura de alguien que sí ha aprovecha su tiempo de ocio y descanso.

Tiempo de trabajar, tiempo de descansar

“Cuando estés trabajando… trabaja; y cuando estés descansando… descansa”. Esta perogrullada es algo que muy pocas personas consiguen hacer. Tenemos un problema que resolver, hay una tarea que completar y creemos, erróneamente, que robando tiempo al descanso vamos a hacerlo mejor o solucionarlo antes.

Trabajar en tiempo de descanso nos transmite una falsa sensación de efectividad y lo que estamos haciendo es debilitar nuestra energía, nuestra creatividad, nuestra motivación.

Actúa con inteligencia. Es difícil decir esto pero necesario: “ahora no voy a ponerme con esto. Lo haré mañana, cuando esté fresco, despejado y tenga las pilas a tope”.

Ese problema, ese proyecto, esa tarea, estará esperando ahí a la mañana siguiente y podrás dar lo mejor de ti para completarlos o solucionarlo.

Hay que relajarse cuando no tienes tiempo para ello.

Si vas a mil, párate a descansar

Anota esta frase de Sydney J. Harris que tanto me ha ayudado a mí: «Hay que relajarse cuando no tienes tiempo para ello».

Especialmente cuando estás estresado, tu agenda está a punto de explotar o hay algún problema que tiene que ser resuelto lo mejor que puedes hacer es pararte y descansar. Es difícil hacerlo pero regalarte un buen momento de ocio es una de las claves para solucionarlo. Porque a cambio obtendrás relajación, determinación y creatividad.

Las mejores ideas casi siempre nacen fuera o alejados del trabajo, nunca cuando estás embotado con la cabeza hundida en el teclado.

Cuando tu mente está liberada de la presión es cuando crea libremente sus mejores ideas. Pero también es cuando tienes más lucidez y tranquilidad para solucionar cualquier conflicto. No pierdas de vista que lo mejor de ti saldrá a la luz en ese momento.

Ocio entretenido y variado

“Se me ha pasado el fin de semana y no he hecho nada, mañana ya es lunes”.

En cuestión de tiempo libre en general somos muy poco creativos y variados. Casi siempre hacemos lo mismo y tendemos a caer en la monotonía y el tedio. ¿Cómo alguien se puede aburrir en su tiempo libre? Uno nunca se puede cansar de uno mismo y de las cosas que más le gustan. Por eso, porque le gustan de verdad.

¿Por qué ocurre eso entonces? Porque no prestamos importancia a las actividades que hacemos en nuestro ocio. Porque no calibramos la importancia de variar y probar cosas nuevas. Vamos sobre raíles también en nuestro tiempo libre.

Mi propuesta es hacer algo totalmente distinto. Te propongo empezar este fin de semana, no esperes más. Haz algo totalmente distinto a lo que acostumbres. Vete a un concierto, al teatro, a un museo, haz una excursión con tus amigos o familia, prueba un nuevo sabor o cocina algo distinto, etc. Una actividad de ocio insólita te proporcionará diversión, te despejará, te enriquecerá, ahuyentará el aburrimiento y te aportará creatividad.

Como digo yo hay que ser creativo para ser creativo. E invirtiendo en un ocio y tiempo libre variado y entretenido también cuenta.

Hay que ser creativo para ser creativo. E invirtiendo en un ocio variado y entretenido también cuenta.

Hazle un hueco a tu hobby

“Ya no tengo tiempo ni para mi hobby”. Esta es una frase que hoy en día escuchamos con mucha frecuencia.

Y yo me pregunto: “¿de verdad no tienes tiempo para ti, para invertir en ti, para cuidarte y regalarte lo que más te gusta? ¿Tan increíblemente importante es cada mínima cosa que haces que te impide tener 30-40 minutos al día para dedicarlo a lo que más te gusta?”

En mi experiencia SIEMPRE hay tiempo para uno mismo. El problema es que hemos salpicado nuestro día a día de tantas tareas y actividades insignificantes (y estúpidas) que además repetimos de forma instintiva, que nos hemos hecho creer que “no hay tiempo para nada”.

Mi propuesta es esta: analiza las cosas que haces todos los días o todas las semanas y pregúntate si verdaderamente las tienes que hacer o si no les estás dedicando demasiado tiempo. Todas esas actividades actúan como una “hipoteca vital”. Es decir, tienes “pagarlas” sí o sí. Intenta eliminarlas o reducirlas al máximo y haz sitio para las cosas que verdaderamente te gustan, te inspiran, te entretienen.

Diviértete al 200%

Más de una vez he mencionado que las personas que buscan la Productividad son las que más y mejor disfrutan del descanso y de su tiempo libre. Porque durante el ocio valoran el trabajo que han dejado atrás, lo hacen además de forma más distendida porque han cumplido con sus tareas y lo hacen de forma más consciente porque le dan un sentido a esa actividad de ocio.

La diversión “al máximo” es una de las claves para hacer brotar la creatividad, la motivación y la energía con las que cada día te levantas. La diversión, la risa, la carcajada, son ingredientes esenciales para aquellas personas que buscan sacar lo mejor de sí mismos.

Y siempre que puedas, hazlo en grupo. Estar con tus amigos o familia y pasarlo bien, reír y divertirte, multiplicará los efectos beneficiosos de tu descanso. Serás más y mejor.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

Rubixx - 9 octubre 2009

Gracias por estos artículos, me están ayudando mucho. Espero poder comprar tu libro la semana que viene. salu2

carlos - 9 octubre 2009

Muy acertados razonamientos.
Si no tienes en cuenta esto, caes en una espiral de “echar horas” que no tiene fondo. Tienes que ver en que consumes el tiempo, y si verdaderamente lo estas aprovechando.

A mi desde uso el Things me “cunde” mucho más el día y tengo mi cabeza mas ordenada. Por cierto Berto, han salido tantas actualizaciones de Things que no iría mal un revisión por tu parte :)

Esta tarde voy al FNAC a ver si tienen tu libro.

Saludos

Carlos García - 9 octubre 2009

Genial por tu artículo y por tu web, que tanto nos ayuda a los que, por desgracia caímos en la procrastinación.

Tu libro ya en casa esperando su turno este finde, no sabes la alegría que me dió recibirlo.

Ah! Los que no lo encuentren probad en la web de la editorial, lo envían muy rápido.

Saludos

Klian - 9 octubre 2009

Me parece un artículo muy acertado.

Sin duda el descanso es muy importante… y he de decir que soy el primero que no descansa adecuadamente.

Me lo tengo que tomar más en serio.. :)

José Marchena - 9 octubre 2009

Muy buen artículo, como siempre.

Me quedo sobre todo con lo de ser creativo a la hora de planificar el fin de semana: ¡es increible la cantidad de fines de semana que se van de forma “automática”!. Un saludo.

alexpablo - 9 octubre 2009

Un artículo genial que como todos me estan ayudando muchísimo.

No hay nada peor que buscar esa idea duranate todo el día y que no salga, y sin embargo en cualquier acto de relajación siempre se te viene a la cabeza. Muchas veces es más difícil saber desconectar que trabajar, y así nos va en esta sociedad de los stress.

David - 9 octubre 2009

Quien dice que el trabajo solamente se focaliza en el sitio aquel que te remuneran por responsabilizarte de una serie de tareas? Existe la jornada labora, la jornada labores de casa y algo que para mi es un disfrute el tiempo de dedicación a los niños.
A mi me gustaría saber si realmente te estás planificando el fin de semana, en si, es una tarea más, algo que tienes que hacer y te presionas por ello porque si no, como dices en el artículo, se pasa volando.
Estás planificando toda tu vida día a día y todos son proyectos. Dormir? Una media de 4 horas cuando las cosas están tranquilas. Un libro puede cambiarme organizarme mi vida? No lo creo. Que me tocara la lotería, posiblemente me ayudaría más.

David Durán - 9 octubre 2009

No me puedo sentir más identificado, Berto… :-/

Pablo Herreros - 9 octubre 2009

Qué buen post, Berto! Muchísimas gracias por explicitar lo que tengo tan presente en mi cabeza últimamente. Me gusta verlo tan razonado porque me ayuda a volver a ese camino que la web 2.0 me quitó… No se trata de no conectarse, sino de romper por completo la conexión para vivir, porque últimamente estoy demasiado tiempo pegado a una (o varias) pantallas.
Un saludo!

dnmiguel - 9 octubre 2009

Como siempre, chapó.

Vircoph - 9 octubre 2009

Estoy sorprendida.
Es mi primera visita por ThinkWasabi, y debo confesar que no habia tenido el placer de caer por aqui antes, pero este artículo acabó en mi Reader por casualidad y aqui estoy.

Y justo con un artículo “regañandome” por mi propia dejadez, que soy de las que han caido en la rueda de la infortunia de “no me da el dia para todo”.
Voy a hojear por ahi, que he visto un ebook intersante y el título del libro publicado me tienta xD

Tengo la sensación de que tendré que darte las gracias antes incluso de haber empezado a leer con solo ver esta muestra :)
Saludos,
Vircoph.

Fernando Ortega - 9 octubre 2009

La buena organización del tiempo es clave tanto para la optimización de las tareas diarias, como para la productividad. Y es cierto que para un alto rendimiento, hay que tener cierto ocio y relajación diarios.

A veces lo dificil es cumplirlo :) Pero se intenta.

Saludos

Lucas - 9 octubre 2009

muy buen post, tambien cai aca de casualidad. Estaba buscando articulos para subir a un blog de un equipo de Hockey sobre Cesped que entreno. Importantisimo el tema del descanso. Saludos!!

Ramón - 9 octubre 2009

Me ha encantado este artículo, gracias :)

Precisamente yo suelo tener problemas con el tiempo de descanso. Siempre andaba (o ando todavía) pensando que el descanso tanto en forma de sueño con en forma de desconexión con nuestra faceta “productora” es una pérdida de tiempo “útil”.

La realidad me ha confirmado todo lo contrario. Somos como los coches, si no “repostamos” unas dosis adecuadas de descanso y ocio, el trabajo al final siempre se hace cuesta arriba.

Lo que aún no consigo es lo que comentabas de “Cuando estés trabajando… trabaja; y cuando estés descansando… descansa”. Me resulta tremendamente difícil limpiar mi mente de las cosas pendientes y aprovechar los momentos de ocio al máximo :(

El Gachupas - 9 octubre 2009

Definitivamente, me quedo con “si vas a mil, párate a descansar”.

Durante mucho tiempo estuve padeciendo estrés durante la mitad de los días. Cada vez que me sobrevenía un problema sin una solución clara me daba insomnio, úlcera de estómago, me volvía irascible, “you name it”… Hasta que por fin aprendí la técnica de “olvídate por un rato (léase, ve a dar un paseo, ponte a leer, ver la televisión o lo que sea que te haga despejar la mente) y relájate”.

Para muchos esta técnica parecerá ir en contra de toda lógica. Sin embargo, lo cierto es que, como por arte de magia, al cabo de un par de horas de relax (o una noche de reparador descanso) la solución suele aparece nítida delante de tus ojos. O, en el peor de los casos, el hecho de volver a pensar en el problema con la mente despejada hace que descubras nuevas opciones, y generalmente una o dos de ellas suelen ser aprovechables. Doy fe de ello. Nunca he vuelto a tener estrés desde hace años.

@Berto: Enhorabuena por tu blog. Lo acabo de descubrir y es francamente bueno.

José Díaz - 9 octubre 2009

Para quitarse el sombrero. Con cosas así te das cuenta de la cantidad de situaciones similares que experimentamos diferentes personas constantemente. Llevo poco tiempo a fulltime como se suele decir en mi proyecto 2.0 y es cierto que a veces te paras a pensar cómo puedes dedicar 12 h al día y pensar que te sigue faltando tiempo… es cierto que hay que saber desconectar. Asumo que escribes éste articulo porque has pasado por ello personalmente… pero es bueno comentarlo para los que estamos empezando. Gracias!

Carola Clavo - 9 octubre 2009

Gracias por decirlo, porque hay mucha gente que se cree que puede prescindir del sueño y trabajar constantemente, más de 15 horas, sin descansar ni desconectar, y es imposible. El sueño es importantísimo. Es fundamental para todos y es más que necesario, es obligatorio dormir bien.

¿Cuántas veces un problema imposible de resolver tras horas de esfuerzos cae por sí mismo en pocos minutos al día siguiente? ;-)

javi - 9 octubre 2009

Maravilloso artículo, es de vital importancia que estas cosas se recuerden a menudo !!

emilcar - 10 octubre 2009

No te puedes imaginar cómo me ha ayudado tu artículo en estos momentos. Muchas gracias.

Felix Milenario - 10 octubre 2009

Que buen post Berto, se agradecen reflexiones así.
Un saludo.

Gonzalo García - 10 octubre 2009

Grande Berto, estos son los artículos que ayudan a la gente a quitarse el prejuicio ese de que ser productivo conlleva ser un muermo y vivir solo para trabajar. Que coño, se vive para vivir, vivir es lo más importante, sentir lo que haces y disfrutar lo que sientes.

Que te voy a decir, gracias por todo lo que das en tus artículos y en tu libro (lo empezaré hoy, que seá descanso activo) y, sobre todo, gracias por esa maravillosa e importante diversión de la que hablas, y que tú tan bien generas y compartes.

Un abrazo fuerte

iOmana - 10 octubre 2009

Muy bueno Berto, una vez mas me doy cuenta de mis fallas, cuando eres freelancer si no separas el trabajo y el descanso te puede llevar a la inactividad total y es peor cuando estas con mas de 3 proyectos encima como yo… En estos momentos estoy descansando y trabajando al mismo tiempo.
Imposible seguir, mejor me voy a nadar, total en la picina hay WiFi…

manuel.cillero.es - 11 octubre 2009

El artículo, como siempre, fantástico, y puedo hablar desde la experiencia como muchos otros porque me he encontrado en las dos situaciones, la de verme colapsado por el trabajo con gran tensión y estrés pensando que todo se puede resolver dedicando más horas de esfuerzo que al final se quitan del sueño, del descanso y del tiempo de ocio; y en la de racionalizar el tiempo “de manera natural” para concentrar los esfuerzos del trabajo en unas horas, disfrutar y desconectar en otras y descansar en el resto.

Ahora bien, cuando tienes un trabajo, hijos, una familia que demanda tu tiempo, obligaciones domésticas, etc., etc., cuán difícil resulta compatibilizar estos tiempos. En todo esto siempre juega un papel importatísimo la voluntad personal, en mi caso frágil y quebradiza; y algo que he aprendido no hace mucho, “aprender a renunciar”. Cuando he sido consciente de esto último, cuando he sido capaz de que todo lo que quiero hacer no se puede hacer y, por tanto, no lo iba a hacer, es cuando realmente ha cambiado radicalmente mi percepción del tiempo y mi uso del mismo.

Un saludo.

Oscar - 11 octubre 2009

Un excelente post, me hace ver las cosas de forma distinta, que ganas de tener el libro en mis manos.

Eres un fenómeno Berto!

Johnbo - 11 octubre 2009

A veces, el consejo más sencillo y el que más deseamos escuchar, es también el más sabio. No puedo estar más de acuerdo contigo, y es que sabiendo aprovechar el tiempo, luego se sabrá aprovechar el tiempo de trabajo (y viceversa). No hay nada como la satisfacción de hacer bien tu trabajo y disfrutar a tope tu ocio.

andres - 13 octubre 2009

Genial artículo. La desconexión y el cambio de hábitos son fundamentales para que el cerebro no se amuerme. La rutina y los lugares y personas que se repiten crean “shortcuts” en el cerebro que hacen que trabaje menos. Las cosas nuevas rompen esos shortcuts y hacen que tu cerebro no utilice sistemáticamente las mismas regiones. Eso es fundamental en el proceso creativo.

@JorgeAmado - 13 octubre 2009

Me encanto!

Antonio Domingo - 14 octubre 2009

Buen artículo Berto, aunque no estoy de acuerdo del todo con lo de dormir, ya que yo duermo bastante poco por naturaleza, a las 3 o 4 horas generalmente me despierto (hay días que le cuerpo me pide mas y no se las niego, si lo pide es porque lo necesita), y no por intranquilidad o por temas de trabajo, sino porque como utilizo técnicas de relajación, descanso mas en menos tiempo y me siento pleno de energía y entusiasmado los 7 días de la semana, no siempre es cuestión de horas sino de descanso.
Del resto felicidades, siempre aportas muy buenos consejos,
un abrazo

JoTGi - 21 diciembre 2009

Buen artículo, gracias. Soy persona de dormir muchas horas y siempre digo lo mismo: si lo necesito, tengo que hacerlo. A veces cuesta, porque siempre hay cosas que hacer (aunque sea de ocio), pero yo necesito dormir mis horas y sino lo hago un par de días seguidos, no me aguanto. Así que no se me ve mucho de noche… :)

@Antonio Domingo, ¿qué técnicas de relajación utilizas que te permitan dormir menos y estar totalmente descansado y lleno de energía?

Los Comentarios están cerrados.