Cómo Potenciar tu Organización Utilizando Colores

Los colores nos acompañan desde niños. Son algo accesible, intuitivo y fácil de reconocer. Aplicados a tu organización, pueden ayudarte a la hora de clasificar y encontrar de un modo muy eficiente. ¿Lo mejor? Que puedes «colorear productivamente» en montones de sitios.

Colorear productivamente consiste en utilizar un conjunto de colores elegidos por ti, y que en el día a día te ayudan a…

  1. Clasificar mejor para encontrar antes.
  2. Distinguir sin tener que abrir o comprobar.
  3. Identificar acciones para actuar antes.

Tu propio código de colores

Todo empieza por elegir una serie de colores. Tres, cuatro… tal vez cinco. No más, no se trata de utilizar toda la paleta Pantone. Cada color tiene un significado muy concreto para ti. Lo eliges tú. Y cuando lo asignas a algo, ese color te permite identificar, procesar, decidir o encontrar con mucha más rapidez.

Un ejemplo básico de mi código de colores:

  • Rojo: cosas que requieren mi atención, mi acción. Son cosas que tengo que revisar, utilizar, terminar. Son cosas sobre las que tengo que actuar.
  • Verde: cosas para guardar, para archivar, para utilizar a largo plazo.
  • Azul: cosas que tengo que encargar, delegar o enviar a otros.

¿Dónde utilizarlos?

Los colores vienen genial en sitios donde hay muchas cosas y además están todas juntas. Y lo bueno es que puedes utilizarlos tanto en digital como análogico (papel). Bien asignando a golpe de clic, o bien con un rotulador, notas adhesivas, o incluso clips (de colores).

Algunos ejemplos donde sacar partido de tu sistema de colores:

  • Mensajes de Email (utilizando reglas y filtros)
  • Carpetas en tu ordenador.
  • Aplicaciones de notas (Evernote, OneNote…), cambiando el color de los textos.
  • Calendarios.
  • Carpetas, archivadores (utilizando post-its).
  • Informes, dossieres, facturas (idem).
  • Pizarras, corchos u organizadores de pared.
  • Tus propios apuntes y notas manuscritas.

¿Por qué recomiendo el uso de colores en tu sistema de organización? Porque es un sistema muy intuitivo, rápido, eficiente. Y porque no hay curva de aprendizaje ni coste de adaptación. Lo eliges, empiezas a aplicarlo, y empiezas a sacarle particdo.

¡Da color a tu organización!


También te puede interesar...

Terminar es la clave de Hacer

Terminar es la clave de Hacer