¿Caes en los Mismos Malos Hábitos? Haz una Lista de ‘Antis’

Este es un método que he recomendado más de una vez cuando alguien tiene dificultad para eliminar varios malos hábitos o tiene especial tendencia a caer en una actividad que le distrae o en la que pierde mucho tiempo. Es de una sencillez extrema y como suele ocurrir siempre en Productividad… lo simple es lo más eficaz.

Una lista de «anti-tareas» es una lista que contiene algunas de las malas costumbres y gestos improductivos que quieres evitar y en los que sueles caer un día sí y otro también. Tú mismo reconoces que son o se están convirtiendo en un problema pero por más que lo intentas no logras vencerlos.

¿Cómo funciona?

La lista de anti-tareas está ahí para decirte lo que tienes que evitar del mismo modo que la de tareas te dice lo que tienes que hacer o lo que falta por hacer. La primera actúa con disuasión y la segunda con persuasión. Son como las dos caras de una misma moneda. De hecho, mi recomendación es que las tengas una junto a la otra y que vayan juntas de la mano.

Del mismo modo que los pilotos tienen una checklist que repasan inexcusablemente antes de iniciar el vuelo, puedes revisar la lista de cosas que tienes que evitar a toda costa. El leer y repasar la lista de anti-tareas te preparará mentalmente para evitarlas.

Son las cosas que te van a dificultar hacer las tareas importantes y además te van a impedir dar lo mejor de ti.

Tras revisar la lista de cosas que hay que hacer puedes, inmediatamente después, repasar la lista de cosas que NO debes ni puedes ni tienes que hacer. Y mientras lees cada una de ellas recuérdate que todo lo que está recogido ahí son las cosas que te van a dificultar hacer tus verdaderas tareas y, lo que es peor, te van a impedir dar lo mejor de ti.

Ejemplo de lista de anti-tareas

  1. Comprobar el correo cada diez minutos.
  2. Abrir Twitter/Facebook cada hora.
  3. Atender todas las llamadas de móvil.
  4. Leer feeds al llegar a la oficina.
  5. Decir «sí» a todo lo que me pidan mis compañeros.
  6. Estar horas sentado sin descansar.

Repetición, rutina y hábito

Este método no es lo ideal a la hora de vencer malos hábitos pero lo cierto es que en la mayoría de los casos funciona. Lo «ideal» sería vencer a esos malos hábitos con otros nuevos, buenos y positivos que debemos desarrollar. Pero a ciertas personas una lista les funciona mejor o les resulta más cómodo.

La clave de la eficacia de este método es la repetición diaria y frecuente. Es decir, tienes que revisar esa lista todos los días y/o en varios momentos del día para, mediante la repetición, lograr formar el hábito. Por tanto, es imprescindible que la tengas a mano o en lugar que sepas que la vas a ver. Mi recomendación es ponerla junto a la lista de tareas a hacer. Primero lees una, luego otra.

Al igual que haces con la lista de tareas comunes tendrás que actualizar y modificar la lista de anti-tareas cuando alguna de esas distracciones deje de ser un problema o bien cuando aparezcan nuevas. Vencemos unos malos hábitos pero llegan otros.

No prohíbe, te ayuda

No hay que ver la lista de anti-tareas como si fuera una relación de «cosas prohibidas», como si se tratara de una lista de películas censuradas.

Como observaba anteriormente esta lista está para ayudarnos a hacer nuestras tareas, sobre todo las Tareas Clave, las más importantes del día. Está ahí para ayudarnos a mejorar cada día. Si tú has constatado que tienes dificultades con tal o cual cosa, y verdaderamente se está convirtiendo en un verdadero problema que te impide ser mejor profesional y persona, ¿no vas a hacer nada con ello?

Mucha gente no hace nada, se deja ir, vive en la mediocridad y luego se lloriquea amargamente. Si no eres de esos y te cuesta vencer malos hábitos de «forma natural» —desarrollando buenos hábitos—, prueba con una lista de anti-tareas. Pero recuerda, es MUY importante que la revises con mucha frecuencia. La repetición constante de las cosas vence cualquier resistencia.


También te puede interesar...