7 verdades incómodas sobre las Prioridades

La semana que viene lanzo un Training en abierto muy especial, en el que he puesto muchísimo cariño y mucho mucho trabajo: Vivir Sin Reloj. Lo he diseñado principalmente con una idea: ayudarte a vivir más enfocado, a centrarte (por fin) en tus Prioridades, y a triunfar con tus Metas.

¿Y por qué esa temática y no otra como las Reuniones o el Teletrabajo? Porque después de hablar con cientos de clientes, alumnos, lectores y amigos, tengo más claro que necesitamos Foco; menos Reloj y más Brújula. Y cada vez lo necesitamos más.

Ruta hacia tus Prioridades

Vivimos en un mundo tremendamente disperso, desenfocado, distraído. Cada vez hay más opciones, más información, más proyectos y más de todo. Y cada vez tenemos más “prioridades”. Pero a la vez, tú sigues teniendo el mismo número de horas, las mismas ganas y Energía, y el mismo nivel de Atención para dedicarte a ellas. La consecuencia es que queremos centrarnos pero cada vez lo estamos menos.

¿Cómo llegar a esas Prioridades si no sabes enfocarte? ¿Cómo centrarte si te empeñas en estar a mil cosas?

Verdades alrededor de las Prioridades

Una de las cosas que más llamó mi atención durante los meses de preparación de este Training, es ver lo perdidísimos que estamos respecto a Prioridades, Metas y Objetivos. Y entre otras muchas cosas, aprendí una serie de “verdades” sobre las Prioridades que es bueno que tú y yo no perdamos de vista.

Generamos prioridades con ligereza y frivolidad
Hoy en día cualquier cosa nos llama la atención y nos seduce. Hay oportunidades, actividades y nuevos compromisos en cada esquina. Y nosotros generamos “prioridades” con una facilidad sonrojante. Algo que nos gusta o nos interesa, en nada pasa a la categoría de: «me voy a enfocar en esto?» ¿En serio? ¿Es una prioridad DE VERDAD?

Vivimos en la fantasía de “intentar llegar a todo”
Como todo parece prioritario, al final uno se convence de que tiene que llegar a todo. Eso es una ilusión absurda que además tiene consecuencias. Intenta contentar a todos y el primer desilusionado serás tú; intenta llegar a todo y en todo te quedarás a la mitad. Si todo es prioritario, nada es prioritario.

No tenemos las prioridades CLARAS DE VERDAD
Hay tanta prioridad ficticia que le preguntas a la gente por las cosas que les motivan y les orientan, y no aciertan a decirlas con rotundidad y claridad. O te dicen tantas que ninguna va en serio. Y al final, si no sabes lo que quieres da igual lo que hagas. Y si no sabes a dónde vas, da igual el camino que tomes. Hay que distinguir entre caminar y deambular. Con un Destino todo es más fácil.

Tengo claro el “qué” pero no el “cómo”
Por supuesto mucha gente sabe lo que quiere, y está dispuesto a pelear por ello, pero no sabe cómo llegar allí. No sabe por dónde empezar, qué hacer y qué no hacer… Les falta algo esencial. Llámalo método, llámalo plan, llámalo como quieras, pero tienes que tenerlo. O de lo contrario pasa lo que pasa: 1) Te quedas inmovil esperando a la situación ideal donde todo lo vas a ver claro en tu cabeza (?????). 2) Vas haciendo cosas en “ratos libres”, a tirones, cuando los demás te dejan; y ahí termina venciéndote la frustración.

Para conseguir algo nos agarramos a lo intangible
Seguimos dependiendo demasiado de cosas como la motivación, la disciplina o la fuerza de voluntad. Al arrancar un proyecto difícil, pelear por una meta, o marcar una prioridad, invocamos a ese trío que promete mucho pero que luego… ¿qué te da en la práctica? Todo eso dura lo que dura. Por eso abandonamos con tanta facilidad nuevos hábitos o proyectos que hace no tanto nos encantaban.

La mayoría de las prioridades tiene caducidad
O te pones en marcha ya, o las perderás. La indecisión, la pasividad o el inmovilismo terminan pasando factura. A lo largo de mi vida yo he perdido varios trenes por quedarme parado en el andén. Y esos trenes no han vuelto a pasar.

Céntrate en lo que quieres DE VERDAD. Tal vez lo consigas o no… pero es la manera de vivir en serio.

No saber «¿en qué me voy a concentrar hoy?»
Es una de las preguntas de oro que todo el mundo debería saber responder por la mañana. Y no siempre es así. Sabes que tienes que hacer “mil cosas”, que tendrás imprevistos y urgencias, y qué intentarás llegar a todo como buenamente puedas. Si no sabes dónde vas a enfocarte (falta de control), es muy muy difícil que avances de verdad (falta de resultados).

Con el Training Vivir Sin Reloj quiero ayudarte con todo esto. Para que seas una persona que vive enfocada y centrada, capaz de definir sus prioridades, de ocuparse de sus acciones clave aunque haya urgencias, que no procrastina lo importante, que se enchufa a lo que hace sin distracciones ni multitarea.

Cuando tienes más prioridades que tiempo… necesitas cambiar tu Reloj por una Brújula.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

  • Beatriz Martin

    Hola! Te sigo desde hace algún tiempo y he visto que vas a hacer un training en abierto, e incluso he entrado en la página a la que lleva el enlace. Sin embargo, no aparece ni fecha ni hora sino “la próxima semana”. ¿Podría saber cuándo será y cómo se puede participar de él? Gracias!!

    • ¡Hola Beatriz! No te preocupes, que no te lo vas a perder. En principio será el martes pero lo comunicaré claramente. Muchas gracias por tu interés :-)

  • Igma Pacheco-Rivas

    Hola Berto.
    Interesante el training que propones. Estaré atento a participar que de seguro habrán luces… Me ha encantado la frase menos reloj, más brújula. Si me permites, me la apropio.
    Hay un libro-brújula que de seguro conoces y que lo estoy re-leyendo con mucho detalle y se llama Esencialismo de Greg McKeown y una de sus (tantas) buenas observaciones es acerca de la palabra “priority” se incluyó al inglés en el siglo XV y que originalmente era un término en singular (lo primero/lo previo).
    Fue recién en el siglo XIX cuando se pluralizó y se comenzó a hablar de “prioridades”. Entonces lo primero, lo previo, pasó a ser muchas cosas y como buen tu dices hoy parece que todo es una prioridad…
    Anyways. Saludos y gracias por esta iniciativa. Nos vemos en el training.
    Igma

    • ¡Hola Igma! Muchas gracias por tu interés. El training ya está en vivo, ya te puedes apuntar aquí: http://vivirsinreloj.com

      Y el libro que mencionas, es una de mis “biblias”. Absolutamente imprescindible. Y cada día que pasa más.