La verdadera Productividad está en lo cotidiano

Una de las cosas que más me seduce de la Productividad es la capacidad de mejorar nuestra vida y nuestro trabajo actuando sobre pequeñas cosas que nos rodean y sobre las rutinas y gestos que repetimos a diario.

La verdadera Productividad, es decir, la que actúa en todos y cada uno de los rincones de tu vida y no sólo en los estrictos límites de una lista de tareas, yo la llamo Gestión Personal, y se esconde detrás de las sencillas cosas cotidianas que te rodean y que haces a diario.

Si te fijas, a lo largo de todo el día estamos tomando decisiones. Pequeñas decisiones en apariencia inofensivas y que pasan desapercibidas: respondo a esta llamada de teléfono, me pongo a procesar el Email, hago clic en este link que me han pasado por Twitter, accedo a entrar en una reunión de mi equipo, decido posponer una cita para otro día, entro en Facebook o YouTube a curiosear novedades, me pongo a leer un libro, etc.

Acertar en esas decisiones, repito, que pasan inadvertidas porque las tomamos de forma irreflexiva, es una de las claves de la Gestión Personal. Ser productivo, realmente, se convierte en una cuestión de decidir bien ¿De verdad “quiero hacer esto ahora? ¿De verdad “tengo” que hacerlo ahora? ¿De verdad me va a acercar a mis objetivos?

Yo he definido la Productividad de muchas formas. Mi favorita es esta: “La Productividad es el sentido común hecho hábito”. Pero también esta otra: “La Productividad es un millón de obviedades puestas en fila una detrás de otra”.

La Productividad es el sentido común hecho hábito.

Y ahí, para mí, reside el problema. No le prestamos atención a lo obvio, a lo cotidiano, a lo que siempre está ahí o a lo que repetimos instintivamente un día tras otro. No creemos que actuando sobre esos hábitos o rutinas podemos cambiar o mejorar un rincón de nuestra vida. Pensamos que es “imposible” cambiar de verdad simplemente cambiando pequeños hábitos o gestos. Y no hacemos nada.

Hemos aceptado una serie de rutinas como buenas, incluso como necesarias y hasta imprescindibles para desempeñar nuestro trabajo o nuestra vida. Las repetimos sistemáticamente y naturalmente no las cuestionamos porque “es lo que hay que hacer”. Pues como lo veo yo el único modo de corregir algo es cambiando de hábito. Si te va mal con una cosa… ¿acaso piensas que mejore sola haciendo lo mismo que ayer y anteayer?

Hay un ejemplo que siempre pongo yo en mis cursos: ¿quién ha dictado o dicho que lo primerísimo que hay que hacer en el día es chequear el Email? Hay gente que incluso lo hace en pijama y de pie. ¿De verdad eso te hace mejor profesional o incluso persona, o te carga ya de estrés por la mañana y ayuda a descomponer tu planificación para ese día? Es sólo un ejemplo, por supuesto, y sobre todo sirve para ilustrar que la mayoría de nosotros no prestamos atención a esas cosas. Y así nos va.

Poner nuestra Gestión Personal en manos de un “crecepelo productivo” como un GTD, ZTD o HJK está bien y yo durante una época lo hice así. Pero hay mucha más vida fuera de las listas de tareas. En tu ocio, en tu tiempo con tus amigos, con tu familia o en solitario, sigues siendo tú y es tu vida. Y el modo en el que te gestionas, decides y actúas, marca la diferencia a la hora de decir: “sí, hoy he sido capaz de dar lo mejor de mí. Hoy he sido productivo”.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo…

  • Me siento identificado con este post Berto. Uno de las malos hábitos que suelo tener, supongo que mucha gente también y que estoy intentando corregir es el hecharme a dormir más tarde de lo que debería. Son pequeñas cosas, que sino reflexionamos seguimos haciendolas y por lo menos en mi caso sin pensar que estan bien o mal, indiferentemente o incluso sabiendo que no es lo que quiero o debo, pero lo sigo haciendo. Respecto al ejemplo del revisar el correo a primera hora de la mañana…”touché” ;)
    Saludos!

  • Cuanta razón, si señor…
    Ahora he hechado de menos un enlace como los del Facebook o el Twitter pero para enviarlo por e-mail, ya que un conocido mio se podía poner verde con este artítuclo.

    Sigue así, Berto :)
    Vircoph.

  • Bien traído este artículo Berto. Lo cierto es que la productividad no debería usarse solo en el trabajo, sino también y sobre todo en nuestra vida diaria. Reducir el número de tareas y optimizarlas puede suponer un cambio muy grande en nuestra vida.

  • Excelente artìculo, lo felicito. Usted da en el punto clave, donde nosotros no miramos. Para gestionar una empresa o actividad, primero tenemos que hacer Gestiòn Personal a nosotros mismos. Esto se traduce en verdadera productividad, tanto en materia personal como en general de nuestras actividades. Gracias.

    • epu

      Ese Gutiérrez con acento francès es muy curioso.

  • epu

    Albert Einstein decia: “es estúpido esperar resultados diferentes haciendo las mismas cosas”.
    Pero claro también hay un dicho alemán que dice: “Cambiar no significa mejorar”

    • Pues en Asturias tenemos un dicho que dice: “el que quiera peces que se moje el culo”. Prefiero cambiar para tratar de mejorar que quedarme inmóvil sin hacer nada.

      Claro que hay montones de lloricas que no paran de lamentarse de lo mal que les va en la vida y no mueven ni un dedo por cambiarlo, por mejorarlo.

      • epu

        Demasiados dichos …y demasiados ¡secretos!.(Pero esto es otro asunto)

        Yo también soy un amante del proceso de mejora continua, siempre he considerado desde luego que si no mejoras, empeoras.

        La última frase queda definida por el dicho “español”: “prefiero lo malo conocido a lo bueno por conocer”; que por cierto, ODIO.

  • Mikel

    Yo oigo constantemente:, qué suerte tienes, tienes dos semanas de vacaciones, viajas mucho, y cuando respondo que me ha costado años de trabajo y esfuerzo ya no les parece tan agradable…
    Es como lo de, es que no me toca la lotería, pero claro, si no juegan…
    Hay que hacer y hacer y hacer, y así se puede cambiar a mejor.
    Casi todas las cosas que no me han ido bien han ocurrido porque he pensado y pensado y pensado… pero sin llegar a hacer nada.

  • Amén.

  • Tsubaki

    GTD= Getting Things Done
    ZTD= Zen to Do
    Pero, me mata la curiosidad, ¿qué es HJK?

    Un saludo

  • Alfonso Vaca Sanchez

    Me gusta el punto que tocas Berto, quiza -como bien lo comentas- la mayoria de nosotros lo pasamos desapercibido. En lo personal, vale la pena seguir haciendo de manera HABITUAL lo que nos ha funcionado y aprender a prueba y error nuevas maneras de mejorar algunas cosas que hemos notado que no nos han funcionado adecuadas en cuanto a productividad.
    Un ejemplo (eso me gusta y se que a muchos de los interesados en tu blog buscamos..ejemplos!)
    Bien, me levanto a caminar a las 5:40 de la mañana unos treinta minutos, llego a casa, llevo a mi hija a la escuela, regreso a bañarme y salgo a mi oficina…generalmente llego retrasado y sin desyunar.
    Bien, lo logico en cuanto a productividad deberia ser levantarme 10 o 15 minutos mas tarde pero aun asi no creas que le gano mucho al reloj, es mas en ocasiones lo “conveniente” seria NO IR A CAMINAR!
    Bien llevo haciendo esto por años y me doy cuenta que esos minutos de oracion y planeacion durante la mañana NO LOS CAMBIO POR NADA, el dia entero vale la pena, el ejercicio fisico, mental y espiritual me genera mayor fortaleza durante el dia.
    Creo que esas son las “pequeñas” cosas de que hablas, creo que todos debemos valorarlas y si en algo crees que puedes mejorar cambiando no dudes en hacerlo!!
    saludos
    Alfonso Vaca

  • Hola:

    Entendería que no se publicase este comentario por parecer publicidad directa del blog del que soy autor.

    Aún a riesgo de ello, ahí lo envío. Sirva como idea para combatir el efecto de trabajar/vivir en “piloto automático”.

    “Despierta del estado de letargo en el que te encuentras cada vez que te sumerges en lo supérfluo o innecesario. Utiliza un despertador, reloj de pulsera o alarma de teléfono móvil o lo que se te ocurra. […] Siempre que suene, pregúntate lo siguiente:

    ¿Estoy haciendo en este momento una de esas pocas tareas que me atraen como un potente imán hacia mi objetivo (de aprobar)?”

    Fuente: http://www.elartedelamemoria.org/2009/09/20/como-aplicar-pareto-implacablemente/

    Un saludo,
    Luis

  • Ale Molina

    Acabo de descubrir tu blog, me gusta muchísimo lo que que dices y cómo lo dices, y me están resultando útiles los consejos que he podido leer hasta ahora. Estaba buscando orientación de este tipo para ordenar mis tareas. Me gustaría poder comprar el libro pronto, y también saber si existen libros de productividad para gestionar carreras académicas exitosas y/o para hacer investigación, campo donde me parece existen características propias a tener en cuenta.

  • Hola Ale:

    Gracias :-) Me alegro de que te ayude.

    Desconozco la existencia de libros sobre Productividad dedicados específicamente al mundo académico. Pero me mantengo alerta. Sobre el que voy a publicar en breve, te remito al blog en el que escribo.

    En cualquier caso y, si bien es cierto que dicho mundo tiene sus peculiaridades, lo que explica Berto es trasladable a los proyectos de estudios y de investigación de manera plenamente satisfactoria. Ya lo dice él: ” La Productividad es el sentido común hecho hábito” y esto se cumple en cualquier faceta de la vida.

    Un saludo,
    Luis

  • LK5

    Hola Berto.

    Gracias como siempre por tus artículos.

    Me gustaría preguntarte qué herramienta estás utilizando para tu productividad personal? Continúas con RTM? Me serviría mucho tu respuesta de cuál es tu sistema actual.

    Desde ya muchas gracias.

    • Me alegro que os haya gustado :-)

      Hace tiempo que no utilizo GTD y tampoco RTM. Ahora manejo menos tareas al día y utilizo una sencilla aplicación de listas llamada Backpack. Pero vamos, no tiene nada de especial.

  • Tienes muchísima razón, lo que nos resta tiempo y consume nuestras energías son esos malos hábitos cotidianos. El principal problema radica en que ni siquiera nos los cuestionamos porque están a un nivel de presuposiciones subyacentes. Estamos tan acostumbrados a las rutinas sin sentido diarias que ni siquiera nos planteamos su inutilidad.
    Creo que para comenzar a ser productivo lo primero que debemos hacer es una limpieza de los hábitos cotidianos que no nos reportan ningún beneficio.
    Sobre la necesidad de “estar plenamente presentes” en cada momento he realizado algunas reflexiones en mi blog que modestamente les recomiendo:
    http://rincon-psicologia.blogspot.com/2009/12/los-beneficios-de-estar-plenamente.html
    Mis saludos y enhorabuena por este sitio tan original y práctico

  • Todo funciona cuando pones de acuerdo tus intenciones con tus actos.
    El cerebro es una maquina poderosa al igual que caprichosa, todo su funcionamiento se basa en el aprendizaje… en la repetición hallaras la excelencia…

  • MAITE MARTÍN FLÓREZ

    Berto soy de Gijón, sigo tu blog desde hace un tiempo.
    ademas me he comprado tu libro, no acabo de arrancar para motivarme a leerlo
    estoy en un momento de apatía una rueda de la que no consigo salir
    necesito ayuda para ser productiva
    ¿por donde puedo empezar?
    muchas gracias Berto, eso de que seas asturianín me presta.

    • A veces es difícil arrancar sí. Por qué no haces esto: haz un pacto contigo misma para leer el libro durante hoy mismo durante 20 minutos. Sólo 20 minutos pero tienes que estar totalmente centrada, tranquila y sin distracciones. Si a los 20 minutos no te dice nada el libro, no sigas leyendo.

      Si te sirve de algo yo cuando estoy así me digo: el mejor modo para seguir así de jodido es no hacer nada. El que quiera peces… que se moje el culo ;-)

    • Hola Maite:

      Prueba todos o algunos de las siguientes propuestas para empezar a leer el libro de Berto y beneficiarte de ello. Lee:
      – del final al principio, pasando las páginas al revés, de izquierda a derecha;
      – saltándote capítulos y secciones;
      – colocándolo con las hojas al revés (como si tuvieses delante el libro de otra persona que está leyendo en frente tuya);
      – empezando a leer por una parte del libro seleccionada al azar, que te atraiga por alguna razón o que te interese
      – ojeando y para ello emplea 5 minutos. Pasa las páginas desde la primera a la última a la vez que ojeas el contenido. Olvídate de comprender lo que lees. Simplemente siente curiosidad por lo que el libro pueda ofrecerte, por comprobar en qué te puede ayudar.

      Un saludo,
      Luis
      http://www.elartedelamemoria.org

      • Gracias Luis. Pero déjame decirte que, como autor, es la peor forma de leer el libro y si alguien lo va a hacer así, prefiero que ni siquiera lo abra. Porque es una pérdida de tiempo :-)

        • MAITE MARTÍN FLÓREZ

          Hola Berto, gracias por tu respuesta y tu rapidez para contestar, ya he empezado el libro y estoy muy contenta voy rápida y ágil y si me ha enganchado. Sigo tus recomendaciones para la lectura y ya he llegado a la parte en la que recomiendas leer capitulo a capitulo concentradamente.
          Bueno en fin, que te agradezco tu contestación porque me ha motivado a seguir adelante, efectivamente no quiero seguir fastidiada y quiero salir de esta dinámica con total seguridad. hago pòr ello. Gracias.

  • Que buen post!
    De lo mejor y más original que leí.
    Aunque la frase no me convenció “La Productividad es el sentido común hecho hábito”.
    La otra me cayó mejor “La Productividad es un millón de obviedades puestas en fila una detrás de otra”.
    No se, creo que son obviedades para uno mismo ¿No? Pero varían de persona a persona.
    También podría ser “La productividad es el sentido común con esteroides”