3 Cosas que Siempre Hago para Terminar Bien mi Día de Trabajo

Al hablar de Gestión Personal yo siempre insisto en la importancia de cuidar el inicio del día. Y es así. Es la clave de todo lo que pasa después. Pero cada vez más le doy más importancia a cómo termino el día. Para mí el éxito de cada día empieza a forjarse el día anterior. Por eso cada vez cuido más mi ritual al terminar el día. Te cuento cómo lo hago.

Recojo y limpio mi zona de trabajo

Una vez hechas todas las cosas que tienen que ver con la planificación de mañana, recojo y ordeno mi zona de trabajo. Empiezo por el Escritorio de mi ordenador para luego pasar a mi mesa de trabajo. Tiro, clasifico o guardo papeles, bolígrafos y todo el material utilizado durante el día. De esta forma intento borrar todo rastro de actividad para que mañana me encuentre un entorno limpio y ordenado. Es mi forma de “resetear” todo rastro del día.

“Saboreo” el trabajo hecho hoy

Una parte esencial de la Revisión diaria que hago es pararme a ver lo que he conseguido con mi esfuerzo. Repaso todo lo completado y me paro a ser más consciente y saborear lo que he conseguido. No es que todos los días haga grandes cosas, pero sí lo son para mí y mis proyectos. Reconocer lo conseguido es hacer a mi esfuerzo, tomar conciencia de los avances, y medir mejor lo que voy o no voy a hacer mañana.

Reconozco que en este aspecto soy una persona poco común. Pero todo esto me ayuda a trabajar de un modo más inteligente mañana. Me niego cerrar el día sin más, o a “trabajar sobre raíles”, terminando cada día como si tuviera que tachar fechas en un calendario, como si de una condena se tratase.

Terminar bien hoy es la clave para empezar mejor mañana.

Pulso el botón de “modo descanso”

Cada vez me tomo más y más en serio mi tiempo de ocio. Si tras terminar mi trabajo voy a dar un paseo, leer un libro o ver una película, voy a hacer justamente eso. No otra cosa. Lo primero que hago (y no por repetido deja de tener relevancia) es desconectar todo lo que puedo.

Hay dos gestos que destaco:

  • NUNCA leo el Email a partir de cierta hora (después de haber planificado). Por dos motivos: 1) vería correos (temas, asuntos) que no podré resolver hasta mañana; 2) me calentarían la cabeza y no me dejarán desconectar-dormir, con lo que estaría cansado para precisamente resolver esos problemas.
  • SIEMPRE leo algo que me inspire y eleve mi ánimo. Puede ser un capítulo o un pasaje de un libro, una cita inspiradora, una entrada de Wikipedia con alguna semblanza relevante, una historia con fondo y significado para mí… Soy una persona pobre en muchos aspectos y necesito alimentarme del conocimiento y experiencia de otros.

Si mañana me levanto con ganas de conseguir y construir, estoy seguro que en buena parte será por lo que he hecho y leído hoy al terminar.

Como ves son cosas que no requieren gran esfuerzo, fáciles de hacer y de repetir. Y precisamente porque son sencillas funcionan. Instintivamente me preparan para el esfuerzo de mañana. Si lo he hecho bien, mañana quiero hacerlo mejor. Y si hoy lo hecho mal, mañana puedo hacerlo mejor.

En Gestión Personal no todo va de listas de tareas y objetivos. Muchas veces las pequeñas rutinas y rituales también hacen su parte. No las subestimes como hice yo durante muchos años.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

Cruz Guijarro - 10 junio 2014

Ciertamente inspirdor el post Berto. Muchas gracias.

Flames - 11 junio 2014

Empieza enseñándonos a manejar aplicaciones informáticas, trucos de EverNote….. y terminas regalándonos un post como éste, tan sencillo, limpio, puro…… efectivo.

Tú si que nos alimentas a nosotros.

    Berto Pena - 11 junio 2014

    Gracias por estar ahí! Ya sabes que hace tiempo me enamoré de lo sencillo como manera de solucionar mis problemas mayores. Sigo aprendiendo…

      Flames - 11 junio 2014

      Gracias a ti. Me están dando ganas de que acabe la jornada para poner en práctica el consejo. ;-)

Joaquin Barbera - 11 junio 2014

Cierto,desconectar es fundamental. Si no hay tiempo para descansar y dedicar a los tuyos no puede haber éxito sólo hay trabajo. :-)

Oscar Torres - 11 junio 2014

Gracias Maestro, creo también que es importante cerrar bien el día, así por la mañana todo esta calmado y ordenado.

    Berto Pena - 13 junio 2014

    Gracias Óscar :-) Y qué diferencia TAN grande entre empezar el día calmado o descentrado…

Toni - 12 junio 2014

Excelente post. Gracias!
Sólo me gustaría añadir que no nos hemos de convertir en esclavos de nuestras rutinas, a menudo las creamos para un fin y al cambiar las circunstancias, las seguimos manteniendo.

    Berto Pena - 13 junio 2014

    Gracias Toni. Exacto, lo que apuntes es ciertísimo. Las rutinas SIEMPRE tienen que estar a tu servicio, no al revés. Por eso de vez en cuando hay que revisarlas, retocarlas e incluso eliminarlas si ya no aportan.

Olmo Axayacatl - 13 junio 2014

“Soy una persona pobre en muchos aspectos y necesito alimentarme del conocimiento y experiencia de otros.” Gracias por esta gran frase. Es inspiradora.

    Berto Pena - 13 junio 2014

    Gracias a ti amigo, de veras me alegra que el post te haya aportado :-)

Javier - 14 junio 2014

Ojalá algún dia todos estos conceptos se enseñarán en los colegios. Yo llegué a este mundo a los cuarenta y no quiero que a mis hijos les pase lo mismo. La cuestión es estructurar tu mente para llegar al máximo de tu potencial como persona a todos los niveles. ¡Qué distintos serían nuestros institutos y nuestras facultades con chavales que contemplan estas perspectivas!
Gracias por recordarnos los fundamentos. Un saludo.

    Berto Pena - 16 junio 2014

    Pues sí, tienes toda la razón. De hecho es una de mis aspiraciones. Aunque ahora estoy centrado en “los mayores”, tengo un proyecto que espero poner en marcha algún día para empezar a transmitir estas cosas a los niños.

    Gracias Javier!

Miguel angel - 17 junio 2014

Buenas, eso ya me lo inculco mi suegra agricultora, termina el día en el invernadero y a ultima hora de luz tedas una vuelta por el invernadero y observas, como te ha ido el día, hombre no se suele hacer todos los dias pero tres veces a la semana, también depende como vaya el cultivo, ,,,,, cuando trabaje en aire acondicionado siempre siempre una vez recogido todo, y ya listo para irnos tenia que darme una vuelta observando, como bien dices saboreando el trabajo bien echo, es como ganar una copa del mundo hay que celebrarlo y no irse sin más. Muchas gracias por el post te sigo ya de hace un tiempo y siempre aprendo algo o me lo recuerdas lo que ya hago gra,ias.

marcosrh - 19 junio 2014

Bueno post. Tres consejos sencillos pero efectivos. Acabo de anotar en mi lista de buenos hábitos pendientes de implementar lo de recoger la zona de trabajo. Por naturaleza son desordenado y tengo siempre el escritorio manga por hombro. Intentaré implementar el consejo lo antes posible.
Un saludo, Berto.

dcrepi - 22 junio 2014

Acostarse con buen sabor de boca hace que descanses mejor. Y al levantarte las acciones cuestan menos de hacer.

    Berto Pena - 23 junio 2014

    Qué importante son esas dos cosas: saborear lo que has hecho y enfocar mejor el nuevo día según cómo te levantes. Gracias!

Danny - 25 junio 2014

Sencillamente gracias. Tienes razón, pequeños detalles son los que forjan nuestra motivación y fortalecen nuestra alma para trabajar con gusto y agrado y por ende ser productivo. :)

Miguel Ianni - 2 agosto 2014

Me reconforto por haber encontrado este blog. Valida eso que las cosas llegan en el momento justo. Mil gracias Maestro!!

    Berto Pena - 4 agosto 2014

    Gracias Miguel y bienvenido. Me alegro que estas cosas que escribo te aporten :-)

Los Comentarios están cerrados.