¿Todavía Crees en el Cuento de los Propósitos de Año Nuevo?

En estas fechas mucha gente habla de los propósitos de año nuevo: cómo conseguirlos sin esfuerzo, cómo tener éxito en tiempo récord, “10 trucos esenciales” y esas cosas. Yo también quiero aportar mi granito de arena: olvídate de ellos.

Aquí yo sólo te puedo hablar de mi experiencia personal: todo lo grande y pequeño que he conseguido a título personal y profesional a lo largo de mi carrera, nunca salió de un “propósito de año nuevo”. Sino de retos, hábitos o proyectos que me propuse el 11 de mayo, el 23 de agosto o el 19 de noviembre.

No digo con esto que vea estas resoluciones como algo malo. Son geniales… si te las tomas en serio, si estás preparado para ello, si sabes hacerlo.

Para mí hay tres grandes problemas con estos propósitos o resoluciones:

Primer problema

¿Lo quieres de verdad? (no, en serio).

Mucha gente empieza con ellos sin tener la suficiente convicción. En otras palabras: en el fondo no lo quiere. Por eso al primer envite flaquea o directamente lo deja.

Y es que tendemos a confundir “deseos” con objetivos y metas. Y aunque muchos objetivos empiezan como deseos, son dos cosas distintas. En los deseos se piensa de vez en cuando, y tal vez se suspira por ellos. Mientras que por los objetivos y metas “mueres”. Son cosas que de verdad QUIERES. Desde dentro.

Y si es así, no necesitas esperar a una fecha concreta para encontrar motivos. Por los objetivos y metas (un reto, un hábito, un proyecto) se pelea a cualquier hora en cualquier momento del año. Los deseos, en cambio, se formulan mientras se comen las uvas: «este año…»

Creo que es bueno tener deseos. Y creo que es bueno tener objetivos y metas. Pero cada uno en su sitio. Si te mueves sólo por deseos, la resolución de año nuevo no durará ni quince días.

Segundo problema

No hay que querer, hay que empezar.

La persona cree que con haberlo decidido, con haberse motivado con cuatro frases en Twitter, o con una conversación frente al espejo, ya se ha puesto en marcha. Ni de coña. Has dado medio paso, pero nada más. Es como esa gente que compra mi libro, lo pone en la estantería y creen que ya han hecho algo por su productividad (!).

Estamos capacitados para construir un hábito, alcanzar un reto o culminar un proyecto. Pero hay que ser conscientes de todo el camino. Empezar estando dispuestos a terminar.

Y es que los humanos somos muy buenos empezando las cosas pero no tan buenos terminándolas. La pregunta no es si quieres empezar ese hábito, reto o proyecto, sino empezarlo y acabarlo. Y empezar y acabar implica dudas, tropiezos, caídas, esfuerzo. En mayor o menor medida, pero seguro que gratis no sale.

Tercer problema

No sabemos cómo hacerlo.

Tienes un punto de salida y otro de destino. El camino puede ser largo y complejo. Y desde luego estás capacitado para llegar. Pero ¿tienes un mapa? ¿Conoces el rumbo? Lanzarte a la carretera a correr sin más, por mucho que lo quieras, puede no ser suficiente.

Estamos más capacitados de lo que creemos para ese hábito, reto o proyecto. Pero no se puede construir, alcanzar o culminar de forma chapucera. Necesitamos rutinas y disciplina. También planificación. También método. También decir “no” a otras cosas”. También evaluar y medir. Y también otros ingredientes.

Y dicho todo esto, te digo: si de verdad-de verdad-de verdad lo quieres, si estás dispuesto a recorrer todo el difícil camino de principio a fin, y si cuentas con un plan, disciplina y método, ¡a por ello! Ni lo dudes. Porque sólo haciendo cosas nuevas se consiguen cosas mejores.

¡Feliz año amigo! Y gracias de corazón por estar ahí acompañándome.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

Yago Gallach - 31 diciembre 2013

Gracias, Berto, por tus aportaciones (a lo largo del año y con esta entrada). Para completar lo que has dicho, vaya por delante esta pequeña nota de humor sobre los propósitos del año entrante: http://oxigenoalavida.wordpress.com/2013/12/28/propuestas-para-el-ano-nuevo/
Sobre por qué nos hacemos propósitos todos los años, creo que se debe más a un deseo de cumplir un ciclo, de darnos una nueva oportunidad de que las cosas nos salgan bien, que a otros factores reales (situación, marco en el que nos hallamos, etcétera).
Hace años vengo volcando mis experiencias, pensamientos, proyectos y frustraciones (no voy a negarlo) en mis libretas. Tengo cientos de ellas en casa. El otro día empecé a repasar muchas de ellas. La mayoría estaban interrumpidas en algún momento. Seguí revisándolas, sin reparar en ello. Al cabo de unos días, me di cuenta de que comenzaba una libreta nueva en cuanto “algo” había dejado de ser perfecto. Ese algo caprichoso podía ser, al principio (en las libretas más veteranas de mi estantería) la letra, el color de la tinta, una mancha de grasa en la última página. O que habían dibujado en ella mis hijos. Luego, en las más recientes, ese algo era un salto en el tiempo, algo que había empezado y no había terminado, algo que no había terminado de completar. Me hizo mucho bien darme cuenta de ese hecho.
Haciendo extensible esa pequeña revelación a tus aportaciones, muchas personas necesitan esa libreta (año) nueva cada año, para tener la oportunidad de escribir y dibujar su vida una vez más. Pero, como dices, sin método, sin metas, enseguida volvemos a escribir un guión que no nos gusta (o dejamos de escribirlo), a la espera de esa libreta nueva (año nuevo) con la que empezar a escribir una vez más. Ciclos, que diría mi tío.

    Berto Pena - 31 diciembre 2013

    Gracias a ti Yago. Muy de acuerdo con lo que dices.
    El problema (me pasó a mí durante tiempo) es que muchos se sólo refugian en la libreta. Y de ahí no pasan. A estas cosas hay que me empezar a darles forma o como apuntas serán fuente inagotable de frustraciones.

Berto Pena - 8 enero 2014

Muchas gracias Alberto. De verdad me alegro que mis aportaciones te estén ayudando :-) A seguir!

Kenuan Sequera - 11 febrero 2014

Con tu articulo me abriste los ojos, con razón siempre fracasaba jeje, solo tenia deseos, ahora se y siento que es lo que debo cambiar, por que tengo el plan y la disciplina pero no tenia la convicción, de verdad muy agradecido por este excelente articulo!

Los Comentarios están cerrados.