Nadando con piedras en los bolsillos

“Nadar” es vivir y trabajar; esperar que el esfuerzo diario se traduzca en resultados positivos. Y esas “piedras” muchas veces son la Tecnología e Internet. Que cada vez llenan más y más tanto nuestro tiempo con nuestra atención. Y que cada vez, por malos hábitos, ignorancia, indiferencia o complacencia, hacen que nademos peor. Que lo hagamos peor.

Aquí y ahora, piensa en esto:

Cada vez estamos en más redes sociales (en cuanto sale una nueva nos damos de alta). Cada vez tenemos más cuentas en más sitios. Cada vez tenemos más gadgets y dispositivos. Cada vez tenemos más aplicaciones en el ordenador. Cada vez tenemos más aplicaciones en el móvil. Cada vez tenemos más suscripciones en nuestro lector de feeds. Cada vez nos apuntamos online a más cosas. Cada vez instalamos más cosas. Cada vez seguimos a más gente. Cada vez nos recibimos y contestamos a más emails. Cada vez hacemos más cosas de forma remota. Cada vez compartimos más cosas y con más rapidez. Cada vez estamos más conectados.

¿Y somos mejores que ayer? ¿Tenemos mejores ideas? ¿Pasamos más tiempo con la familia? ¿Disfrutamos más de nuestras aficiones y tiempo libre? ¿Trabajamos con menos estrés? ¿Somos más productivos y capaces? ¿Hacemos mejores productos y servicios? ¿Superamos a la competencia con más facilidad? ¿Sorprendemos a nuestros clientes día a día? ¿Trabajamos en equipo mejor? ¿Vemos la mejor versión de nosotros mismos? ¿Encontramos la excelencia con menos esfuerzo? ¿Nos sobra más tiempo para nuevas cosas? ¿Estamos más cerca de nuestros objetivos y metas? ¿Anteponemos e invertimos en nuestras prioridades? ¿Somos más felices?

Si no es así, ¿por qué lo hacemos? ¿Por qué nadar con piedras en los bolsillos cuando de lo que se trata, al fin y al cabo, es de nadar?

Con regularidad me hago estas preguntas. Y sus respuestas irremediablemente me llevan a decidir soltar lastre y desprenderme de lo que sobra. Yo lo hago mediante la Dieta de Información. Y es un ejercicio que practico periódicamente porque los humanos tendemos a sobrecargarnos de cosas innecesarias. Y en cuestión de Tecnología e Internet, nos llevamos la palma.

La posterior sensación de libertad (poder “nadar” sin peso extra e innecesario) es una pasada.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

  • Rafa

    Magistral la reflexión, que no por lógica y cargada de sentido común, deja de ser más precisa hacerla, pues tendemos a olvidarla.

    Hace un tiempo, Berto, que vengo dándole vueltas a lo mismo. Geek por naturaleza, aunque mi profesión está muy alejada de la tecnología, soy de los que se apuntan enseguida a todo y se dejan enredar por los divertimentos digitales. Hasta que hace poco me pare a pensar y a evaluar qué cosas me aportan valor y que cosas no y decidí cortar por lo sano: sólo quedarme con lo que me aporta valor y renunciar a lo que sólo me aporta entretenimiento y una falsa sensación de plenitud.

    Un ejemplo práctico lo encontré con Facebook. Después de años en él, escribiendo y compartiendo, me dí cuenta de que realmente no me aportaba nada y de que las cosas importantes podía seguir haciéndolas sin necesidad de él. Corté por lo sano: cancelé mi cuenta.

    Al principio costó, por la dependencia de “estar conectado” a los demás, pero al cabo de un par de días, como comentas, la sensación de libertad fue total, sobre todo cuando empecé a dedicar ese tiempo a otras cosas, que si me llenaban realmente.

    Gran consejo. Lo que importa al final es nadar (me encanta esa frase).

  • Ramon

    Sin duda y aunque pueda parecer contradictorio, creo que cada vez estamos menos conectados. Menos conectados a los amigos, a la familia, al carnicero, al vecino, al compañero, incluso menos conectados a nuestros enemigos………. la lista podría ser interminable…………. el contacto con el ratón nos conecta al mundo, pero nos desconectada de poder sentir por la piel y hacernos llegar lo realmente importante hasta lo más profundo.

    Amo mi profesión, la tecnología, los gadgets e internet……………… en su justa medida y por tiempo limitado.

  • Pedrojo

    Una pasada de post.
    Yo llevo tiempo planteándome esto, pero la dependencia me hace atrasarlo.
    Por trabajo viajo mucho. En los ratos que estás solo, tiras de redes sociales, Whatsapp, etc… Me encant la lectura y el cine: llevo en el iPad más libros de los que puedo leer, más películas de las que puedo ver.
    Estoy suscrito a decenas de tonterías…
    En vez de relajarme, me genera un estrés tremendo y acabas por no disfrutar.
    Resumen: estoy infoxicado.
    Este post de Berto me ha hecho reflexionar.
    Muchas gracias!!!!!

  • Flames

    Estupenda metáfora e idea de las “piedras en los bolsillos”. Cuanto antes asumamos que tenemos una enfermedad, problema o piedra, mejor.

    Y fantástica reflexión de Rafa.

  • xfran

    Precisamente por eso me he resistido hasta ahora a pasarme al iphone/android. Tengo un movil muy pequeñito, que me ha dado lo que necesitaba durante más de 3 años. Sirve de modem-3g, hace fotos decentes, tengo una app de gmail, y puedo navegar por internet solo para cosas básicas, con lo cual no pierdo tiempo en eso, cosa q sí hago en el ordenador.

    Y voy a pasarme, por q me encantan los cacharritos, no por otra cosa. Ya le estoy temiendo a la cantidad de tiempo que voy a desperdiciar en probar tal o cual app. Ya me pasó cuando compré una PDA hace años, y como tú bien dices, mi vida no mejoró en nada.

    Espero ser capaz de controlarme, y usar sólo lo que mejore mi eficiencia. Por cierto Berto, muy buenos los screencasts de Things y Evernote, y GTD. Te animo a que hagas alguno más de esos cuando tengas tiempo !

    Fran

  • JC

    Hace mucho tiempo decidí que vivir pendiente de la tecnología empezaba a carecer de sentido, y “levanté la vara” a través de la cual decido si tiene sentido entrar o usar un nuevo sistema o no. Para eso, uno tiene que tomar una decisión basada en sus objetivos y considerando “lo que realmente necesita” decidir si lo que está por adoptar tiene un beneficio real o sólo es una carga más.

    Muy buen punto!!

    Saludos Berto

    JC
    http://comomeorganizo.blogspot.com
    Ultima Nota: Planificación y Organización – Dos caras de una misma Moneda

  • “Chapó”-Chapeau!!

    Además es una manera de aplastar como cucarachas a todos los momentos libres que tenemos, esos de los que podrían salir magníficas ideas y que acaban metidos en la tontería de ver las últimas 4 chorradas del minuto. Por eso, magnífico artículo Berto.

  • carlos

    100% de acuerdo.

    Yo hace tiempo que practico la limpieza de aplicaciones tanto en ipad, como el android como en el imac. No digo que no las pruebe, pero si no me dan MUCHO rendimiento, las borro. Al final tenia 3 – 4 app que hacian mas o menos lo mismo con pequeños detalles.

    Minimalismo App

    saludos

  • Flames

    Supongo que ya conocerás cosas como ésta, pero en fin….

    http://www.amazon.com/exec/obidos/ASIN/B003ZZS60S/laughing-squid-20

    EL RELOJ DE LOS PROSCRASTINADORES

  • Este es un post de los que yo llamo “bofetada en la cara”, leerlo te hace reaccionar y te abre los ojos. Un buen trabajo, Berto.

    El minimalismo digital ya ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una necesidad.

    Aunque tengo mucho que perfeccionar, os pongo 2 sencillas normas que sigo para eliminar la “promiscuidad digital” de mi vida:
    – al arrancar el ordenador, desinstalar una aplicacion que no use, despejar el escritorio, y revisar las descargas, también para eliminar
    – un trabajo, una herramienta, digital si y solo si es necesaria. Para muchas cosas el papel y el lápiz me permiten trabajar mejor..