¿Buscas Cambiar en Serio? Asegúrate de estos 3 Ingredientes

Anoche, durante el transcurso de una cena con mi hermano, tuve una interesante charla sobre Productividad o Gestión Personal, como me gusta más llamarla a mí. Él me preguntaba si había algún pilar básico o ingrediente esencial con el que empezar a forjar un espíritu más productivo.

No se refería a claves o recetas sueltas sino a principios o fundamentos con los que empezar a gestionarse mejor y conseguir hacer las cosas. “Nada de GTD, por favor”, me dijo. ¡Por supuesto! El GTD o un método alternativo debería ser lo último que hiciera cualquier persona que quiera ser más productivo, organizado y eficaz. Antes que gestionar las tareas tenemos que saber gestionarnos nosotros.

1Motivación

¿Por qué haces las cosas?, ¿qué te mueve a la hora de hacer las tareas? Ni debería ser “cumplir con tu deber” ni “ganarme un sueldo”. Y si es así, yo no lo comparto, lo siento. Creo que hacemos las cosas para acercarnos a lo que de verdad queremos. Tal vez algo para nosotros, para nuestra familia o hijos… tal vez un nuevo proyecto que queremos lanzar, unas vacaciones en el extranjero, una carrera que queremos terminar, un nuevo idioma que queremos aprender, un ascenso profesional, un negocio que vamos a presentar, una nueva empresa que acabamos de poner en marcha, un nuevo blog…

Las cosas que de verdad te importan son las cosas que de verdad “tiran” de ti y te motivan. Lo demás son “razones” que rara vez lograrán entusiasmarte, ilusionarte ni empujarte a superarte cada día. Las cosas que te motiven deben ser además cosas muy concretas. Algo indefinido o etéreo jamás logrará tirar de ti y moverte a trabajar y a hacer las cosas.

El único motivo por el que yo quiero ser productivo no es por decir: “Hey, mirad, ¡ya soy productivo!”, sino porque me acerca a las metas y las cosas que de verdad quiero conseguir. Me hace trabajar mejor para vivir mejor.

2Objetivos

¿Qué vas a hacer hoy? No digo qué te gustaría hacer, qué puedes hacer o qué piensas hacer. Me refiero a las cuatro, cinco o diez cosas que vas a hacer sí o sí. Pueden ser tus objetivos para el día, para la semana, para el mes. Es un compromiso que tú adquieres contigo mismo y que tienes y vas a cumplir.

Y no para decir: “Hey, mirad, ¡he cumplido mis objetivos!”, sino para poder acercarte más a las metas y cosas que de corazón quieres conseguir: tus metas personales, familiares y profesionales.

Define unos objetivos:

  • Muy concretos y tangibles. Que al final del día o de la semana te permitan decir “los conseguí” o “no los he hecho”.
  • Relistas y factibles. Tú conoces tu capacidad, tus límites, tu entorno, tus circunstancias… Adecúa tus objetivos a todo ello pero evita caer en el conformismo y la comodidad.
  • Revisa y evalúa. Al cabo del día o de la semana, tienes que pararte a considerar si los has conseguido o no. ¿No? ¿Qué o dónde has fallado?

3Hacer

Empezar, hacer y terminar es el único modo de conseguir las cosas que de verdad quieres. Sí, lo sé, es una perogrullada, pero luego en la práctica no lo cumplimos y nos traicionamos a nosotros mismos. Cambiamos esa tarea a la que nos resistimos por esa otra más placentera. “¡Qué divertida es la procrastinación! Mira, paso de mis motivaciones y mis objetivos”.

Claro que cuesta hacer las cosas, claro que no todos los días estamos igual de motivados, claro que los malos hábitos tiran de nosotros, claro que ver una serie de TV o ir a cervecear es más divertido que terminar eso otro.

Pero si tienes bien clara tu motivación y bien definidos tus objetivos, y, por encima de todo, te los recuerdas con regularidad para sugestionarte y motivarte, verás que resulta mucho más fácil vencer cualquier tentación. No hay pereza, vagancia, serie de TV o fiesta en la tierra capaz de vencer a las metas que te inspiran y que quieres conseguir… haciendo.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

  • Ganeshillo

    ¡Bravo! Me encanta este blog y lo que en él se escribe. Estoy dejando de ser procrastinador en cuestión de semanas gracias a artículos como este.
    Pero he de decir que en mi caso el uso de GTD ha sido clave, sin él no podría cumplir mis tareas diarias.

  • Miguel

    Enhorabuena por el blog y por la entradas tan buenas com esta. Felicidades y sigue así, que nos es de ayuda a muchos. ;)

  • Que pequeño es el mundo. La foto que ilustra este post (Zen Spirit, de Roberto Zingales) ha sido mi fondo de escritorio en el portatil en los últimos dos años.

    Muy bien traída.

    De acuerdo en las claves de la productividad, aunque yo agruparía las dos primeras en “sentido de dirección” y a la tercera le llamaría “orientación al resultado”.

  • Grandes consejos, des de que leo este blog intento cada dia ser mas productivo siguiendo tus consejos. Y aunque no logro el nivel de productividad deseado veo como poco a poco aprovecho más el tiempo.

    :D Saludos

  • Buen artículo, bastante conciso y muy claro.

  • ¿Por qué haces las cosas?, ¿qué te mueve a la hora de hacer las tareas? Ni debería ser “cumplir con tu deber” ni “ganarme un sueldo”. Y si es así, yo no lo comparto, lo siento. Creo que hacemos las cosas para acercarnos a lo que de verdad queremos

    Este parrafo me ha llamado la atención.
    Sigo tus consejos y me ayudan pero creo que aquí has pecado de romantico, porque la inmensa mayoria de las personas que trabajamos hoy dia en las circunstancias actuales lo hacemos precisamente pra cumplir con nuestro deber y ganar un sueldo.
    Ciertamente me encantaría dedicarme a lo que me gusta pero está muy complicada la cosa. Hoy dia quien vive de lo que le gusta es realmente un privilegiado, una especie en extinción.
    Al menos es lo que vivo y lo que veo a mi alrededor.
    Aunque imagino que casos habrá mil…

    • Berto Pena

      Creo que es la primera vez que me dicen que soy romántico :-)

      En serio, todos necesitamos un sueldo, hay que pagar las facturas y hacer la compra. Me refería a que una persona se motive sólo con el “ingreso de la nómina” o bien que lo haga con lo que puede hacer con el fruto de su trabajo.

      Yo con mi sueldo he puesto en marcha ThinkWasabi, puedo irme de vacaciones, aprender otro idioma, enviar a mis ahijados a estudiar al extranjero… a eso me refiero cuando hablo de las “cosas que de verdad queremos”.

      Lo que trataba de transmitir es que creo que debemos darle un sentido a cada tarea, aunque sea jodido y nos cueste levantarnos por la mañana… porque detrás de cada golpe de tecla o de pala estás más cerca de lo que quieres, que por supuesto pagas con tu sueldo. (no sé si me he explicado bien o lo he complicado.)

  • Claro como el agua Berto
    /clap

  • javi

    berto, encuentro muchos de tus artículos interesantes sin duda, sin embargo, me gustaría que te plantearas una reflexión y si encontrases inspiración le dedicaras una entrada.
    El incremento en productividad, sin lugar a equívocos, nos facilita la vida, trasladado al mercado laboral… mejora la empresa y la mejora de la empresa hace un país puntero económicamente.
    ¿Pero que ocurre si los incrementos en tu productividad, ponen en entredicho la productividad de otros dentro del ámbito laboral? en cualquier otro país y me refiero a EEUU (por supuesto) se despide al menos productivo, y se contrata a otro… pero “spain is different” aquí las presiones llamemoslas sociales, hacen que muchos se replanteen sus incrementos en productividad (y los equiparen al resto de trabajadores del departamento, sección o donde estes metido… con lo que tenemos empresas ineficientes), además, in spain, el trabajador menos productivo suele ser el que más cuesta despedir, y en muchas ocasiones, esos incrementos en productividad te pueden costar el puesto… y lo voy a dejar ahí para que desarrolles tu imaginación.
    saludos

    • Es un buen apunte, lo anoto para verlo más adelante. Gracias :-)

  • @neokrisys

    Un gran post, una vez más.

    me encanta como escribes sobre productividad y gtd…

    Un saludo

  • Después de haber disfrutado en silencio con tu web, este es el primer comentario que hago. Enhorabuena por el sitio en general … se nota que te lo has currado :) .

    Sobre esta entrada, me parece lo más sensato que he leido en cuanto a productividad personal. Si me permites lo resumiría en que si estás realmente motivado te buscas la vida para que la cosa salga adelante.
    Aunque algunos comentarios han sido negativos en cuanto a la procastrinación, creo que tiene un lado positivo que no es otro que el de tomarse tiempo para poner las cosas en su sitio.

    Como dice Javi es importante la actitud de cada uno para conseguir una buena productividad, pero el entorno en el que nos movemos define las posiblidades individuales al respecto, como creo que explica muy bien Maruja Torres en el siguiente artículo.
    http://www.elpais.com/articulo/portada/Cantamananas/elpepusoceps/20090726elpepspor_1/Tes

    Por otro lado mejorar la productividad va a ser inevitable para las empresas, y por lo tanto no nos va a quedar otra que esforzarnos individualmente. Pero a las empresas les toca crear el ambiente apropiado, como plantea Stephen R. Covey desde el punto de vista del management o desde un punto de vista antropológico Pierre Levy
    http://inteligenciacolectiva.bvsalud.org/channel.php?lang=es&channel=8

  • Excelente Artículo!!! Me ha encantado simplemente. Es la escencia de la productividad.

  • Miguel Estébanez

    Muy directo, claro y sencillo, como las cosas que me gustan. Se complementa bien con este otro artículo: http://zenhabits.net/2009/04/ultra-simple-3-step-productivity-system-for-getting-amazing-things-done/
    Enhorabuena por el blog, y ¡adelante con el trabajo bien hecho!