El ingrediente Número 1 de mi Productividad

Déjame hacerte una pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que conseguiste una hora de trabajo ininterrumpido de verdad? Hablo de una hora completa en la que estuviste totalmente centrado y atento a lo que hacías. Trata de recordarlo ahora y sobre todo párate a considerar y valorar en el resultado de tu trabajo.

A menudo me preguntan cuál es el ingrediente principal de la Productividad Personal. No sé qué opinarán otros pero en mi caso personal lo tengo muy claro: es la CONCENTRACIÓN.

Y la Concentración no es la capacidad de doblar cucharas con la mente o mover objetos de la habitación a lo Yoda. Yo me refiero a la Concentración entendida como “Concentra-Atención”. O dicho de otro modo: tu Atención sumada a la ausencia de Interrupciones. Introduce ese ingrediente clave en tu flujo de trabajo, en tu rutina diaria, y lograrás disparar tu Productividad hasta límites inimaginables.

¡Al asalto del castillo!

La Concentración es una princesita virgen que vive en el torreón de un castillo. Ese castillo está siendo asediado y atacado de forma permanente e incansable por tribus de bárbaros. Y sólo tienen un único objetivo y harán lo que sea para conseguirlo: asaltar el castillo y llegar hasta la princesita. Nuestra misión, tu misión, es levantar defensas y proteger a la princesita. Cuantas más empalizadas, muros, fosos, trampas, barricadas, catapultas, lineas de arqueros y de soldados pongas, más a salvo estará la princesa del reino.

Ábreles la puerta de par en par y los bárbaros entrarán sin perder un minuto, ascenderán las escaleras de dos en dos y llegarán hasta el torreón sin ningún esfuerzo. No hacer nada por detener las distracciones y las interrupciones es pasaporte directo a la improductividad, a no terminar tus tareas, al estrés y la ansiedad y a la sensación de que hagas lo que hagas nunca llegan las horas del día.

Procúrate una hora o dos horas de trabajo ininterrumpido al día y tu rendimiento como profesional se multiplicará exponencialmente.

Momentos de Concentra-Atención

Nuestro rendimiento es bajo o no mejora porque en nuestro día sólo tenemos breves momentos de “Concentra-Atención”. Nuestra Productividad, nuestro rendimiento, el hacer las tareas, está a merced de los Emails que recibimos, de las llamadas a nuestro teléfono fijo, de los SMS que llegan a nuestro móvil, de un compañero que se acerca a nuestra mesa, de un notificador de Twitter, de bucear en nuestra colección de MP3 o de una mosca que se posa sobre nuestro monitor.

En lugar de tener dos o hasta tres horas de Concentra-Atención tenemos contados ratos o pequeñísimos momentos de cierta atención. Así es imposible que nos lleguen las horas del día. Ni 50 ni 60. O luchamos (defendemos el castillo) para conseguir periodos más prolongados de Concentra-Atención o nunca sacaremos adelante —y con brillantez— nuestro trabajo.

Trabajando con otros

“En mi oficina es imposible concentrarse. Hay interrupciones cada cinco minutos y no hay quien trabaje”. ¿Y qué vas a hacer? Porque dar el castillo por conquistado antes del combate no lo veo ni profesional ni maduro ni razonable.

Por supuesto que en el mundo real hay y habrá interrupciones. Eso es inevitable. Pero hay muchísimas interrupciones que sí puedes evitar, más de las que crees. Hay muchas cosas que sí puedes hacer para defender el castillo. Pero hay que ponerse a ello y sobre todo ver la repercusión de no hacer nada.

¿Cómo conseguir la Concentra-Atención?

Mañana, no, corrijo, hoy mismo, conjúrate, comprométete y pelea para conseguir una sola hora de trabajo ininterrumpido con toda tu Concentra-Atención. Y luego evalúa.

Conseguir ese momento es una suma de hábitos, o de gestos o de rutinas. Creo que cada uno tiene que tener las suyas propias pero hay algunas que sí podemos compartir entre todos:

  1. Ten MUY claro qué tarea tienes que hacer y qué tienes que hacer.
  2. Segundos antes de empezar di incluso en voz alta lo que vas a hacer, el propósito y lo que quieres y vas a conseguir.
  3. Haz sólo una cosa a la vez. Multitarea = distracciones + interrupciones.
  4. Que lo que hagas sea pequeño. Una tarea pequeña y sencilla facilita la concentración. Y si es grande o compleja despiézala en pequeñas tareas.
  5. Cierra cualquier notificador de tu ordenador: tu Email, Twitter, Facebook y cualquier campanita que “ding” o “dong”.
  6. Pon tu móvil en silencio y boca abajo. Si llaman que te dejen un mensaje en el buzón de voz, que para eso lo pagas todos los meses.
  7. (Sólo si te ayuda) Escucha una música que fomente tu atención.
  8. Si estás en una oficina pide que no te pasen llamadas.
  9. Pide y advierte a tus compañeros que NECESITAS una hora de trabajo continuado. Que NO te molesten.
  10. Ponte unos auriculares. Aunque no estés escuchando música si alguien te ve así tendrás menos posibilidades de que te interrumpa.

Y también, no seas tú “el bárbaro” para otros. Interrumpir a otros con cualquier chorrada puede parecer inofensivo para nosotros pero tiene un gran impacto negativo para los demás. Ser productivo también es respetar el tiempo y energía de los demás.

Experimenta y prueba nuevas soluciones y nuevos métodos. Si los bárbaros conquistan el castillo a la primera, no hay que darse por vencido. Hay que probar nuevas defensas hasta conseguir detenerlos.

Procúrate una hora o dos horas de trabajo ininterrumpido al día y tu rendimiento como profesional se multiplicará exponencialmente. De verdad que hay un antes y un después. Y te aseguro que no es una frase hecha.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

juanpol - 4 marzo 2010

estoy contigo…

brazo por esos pasos 3, 4, 5 y 7, los comparto!

EMPAR - 4 marzo 2010

Totalmente de acuerdo con todo lo anteriormente escrito.
Mi bastión es asaltado cada 10 minutos mas o menos y así no hay quien trabaje.
Cuando harta me voy a casa para poder trabajar un poco, ha sido infinitamente peor, la gente piensa que si estas en casa no estas trabajando y el comentario ……………..puedes hacerlo cuando me vaya no?? PUES NO !!
Tanto conectar y desconectar mata hasta las ideas mas brillantes que se puedan tener, por eso me gusta trabajar desde las 6 de la mañana hasta las 8 que llega la tropa para que yo no curre.

Flames - 4 marzo 2010

Pues ayer mismo lo conseguí. No todos los días lo hago.

Cuando lo consigo últimamente es en las primeras horas de la mañana. Estoy tratando de cambiar mi horario –como bien ha dicho Berto alguna vez– y adelantar el inicio de la jornada. No sólo rindo más esas horas, sino que puedo liberar el tiempo posterior para otras cosas. Ir a caminar, por ejemplo. De leer no me quejo porque no lo perdono cada noche.

Un añadido de esa “concentración” es que las ideas son más claras, lo que redunda en la calidad del trabajo.

Daniel - 4 marzo 2010

La concentración CONTINUA es la espina clavada en cualquier persona. Es lo que más le cuesta hacer a una persona porque, generalmente, al menos en mi caso, hacer sólo una cosa llega a aburrirme al cierto tiempo. Pero se intenta.

Gracias por tus consejos, se intentarán aplicar, esperemos ser fuertes

Saber Práctico - 4 marzo 2010

Muy buenos consejos. Mi problema es que para mi trabajo necesito el silencio de una biblioteca y esto parece casi un call center. Trabajo con música para no oír tanto ruido, pero estoy pensando en venir antes a trabajar para aprovechar las primeras horas en que la oficina está vacía. Veremos si lo consigo sin que se me peguen las sábanas : )

bitelemental - 4 marzo 2010

Un post increíble! Voy a intentar seguir tus consejos al pie de la letra. Aunque sean 30 minutos ininterrumpidos me conformaré :P

Saludos.

Aitor Calero García - 4 marzo 2010

Gran artículo Berto! Hace poco ofrecí mi punto de vista sobre como llegar a la concentración en mi blog (http://www.uncafelitoalasonce.com/el-tao-de-la-concentracion-objetivo-foco-tiempo-simplificacion-y-ritual/) tratándolo de resumir en 4 pasos.
En cuanto a tus sugerencias, la más difícil de cumplir para mi es la 9. Es difícil pedir eso a tus compañeros sin que te miren raro (de momento).

Desde luego los cascos y una buena música hacen maravillas para concentrarse.

    Berto Pena - 4 marzo 2010

    Gracias por el aporte, Aitor. Lo leeré con mucha atención porque procuro aprender nuevas recetas y técnicas para mejorar la concentración.

Miguel Sanz - 4 marzo 2010

A parte de quedarme con todas las pautas que nos das para lograr una mejor Concentra-Atención, de las cuales tomo nota y seguiré intentando aplicar… me encanta el símil con la torre, la princesa y los bárbaros.
Buen post Berto ;)
Saludos!

David - 4 marzo 2010

Buenos consejos! El símil como dicen por aquí muy bueno! Yo para lograr concentración apago el tlf, me siento en una buena silla y mesa… Y lo intento hacer en la franja de día que se que no me van a necesitar.

Jordi - 4 marzo 2010

¡Muy buen post Berto! Hoy mismo intento llevarlo a cabo. Supongo que se trata de empezar por algo sencillo (media hora o así) e ir aumentando el tiempo, dependiendo del día y de la situación. De todas formas, lo voy a probar para mis estudios. Cuando llego a casa después del trabajo, me cuesta mucho esfuerzo ponerme (también arrastro el cansancio de todo el día) y me es infinitamente sencillo distraerme con cualquier cosa (al fin y al cabo es mi casa, por lo que está repleta de mis distracciones por todas partes :P)
¡Saludos!

Daniel - 4 marzo 2010

Seguiré tu lista a ver si consigo mayores resultados.
Un saludo.

Jeremias - 4 marzo 2010

En mi caso, representa una fuerte batalla, pero seguramente estos consejos me ayudaran muchisimo.

Muchas gracias Berto.

Saludos!

carlos javier - 4 marzo 2010

Coincido contigo Berto, la concentración es el eje fundamental de nuestra productividad. Como bien expones puede resultar muy difícil de conquistar y para ello hay que trabajar duro y constantemente.

Una duda que me ha surgido hace ya algún tiempo es si es recomendable escuchar música mientras trabajamos, estudiamos, etc…, en mi caso personal ha habido épocas de mi vida(estudios, etc.) en que la música ha sido una excelente aliada para la concentración. Actualmente he cambiado un poco los hábitos y cuando me lo permite el entorno trato de evitar la música. Desde mi punto de vista con la música adecuada se evitan las distracciones externas, se hace mas ameno trabajar y se logra un cierto estado de concentración, mientras que sin música al comienzo cuesta mas concentrarse, pero una vez conseguido la productividad se dispara…

Agradecería cualquier recomendación al respecto.

Saludos.

David Carrero Fernández-Baillo - 4 marzo 2010

Simplemente genial :) esa princesita se merece un post en mi blog ;-)

Celia - 4 marzo 2010

Muy buen post. Ahora mismo lo cierro y me pongo a trabajar ;-) En serio, llevas toda la razón. Yo siempre he sido multitarea y siempre me ha podido la ansiedad, incluso con consecuencias físicas. Desde que escribo el blog, intento tener al menos una hora seguida para escribir cada entrada sin interrupciones. Afortundamente, mi oficina es muy silenciosa, pero cuando no hay distracciones, ya estoy yo para creármelas. Sobre todo cuando mantener los foros del proyecto en Twitter y FB son parte del trabajo. La guardo como oro en paño

    Pablo - 4 marzo 2010

    ¡Es muy cierto lo de la ansiedad! La multiarea genera estrés, definitivamente. Por eso el post de hoy es doblemente valioso, respirar y… una cosa cada vez.

Natalia Ventre - 4 marzo 2010

Muy buen artículo, Berto. La táctica de ponerse auriculares, es buena, porque todos se la piensan 2 veces antes de hablarte y te interrumpen sólo si es verdaderamente importante.

Como ya comentaron, si es posible, llegar una hora antes o irse una hora después de la oficina, para no coincidir con los demás, es muy efectivo.

Cuando trabajo en casa, como tengo un gato, a veces me desconcentra, no sé si hay algún consejo para trabajar en un ambiente con mascotas, generalmente aprovecho para hacer una pausa, pero a veces, me gustaría seguir con las tareas.

Anie - 4 marzo 2010

Muy buen articulo! : ) Saludos

Tyrbok - 4 marzo 2010

Excelente artículo.
Yo hago mucho lo de dejarme los cascos puestos aunque no tenga música.

Por lo general, si tengo la música puesta y me interrumpen, vuelvo a ponerme la canción desde el principio. Cuando estoy cansado de escuchar siempre lo mismo, doy la hora por perdida y prefiero atender a los demás y leer los mails o mirar los rss antes de volver a ponerme con lo que estaba haciendo.

Al final del día, el número de canciones que he escuchado me da una idea de lo productivo que he sido XD.

Pablo - 4 marzo 2010

Lei este artículo con la tele puesta pero bastante concentrado, sobre todo conforme avanzaba en la lectura. Intentaré aumentar mi atención en mis actividades, pero el gran reto, por lo menos para mí, es hacer una cosa cada vez, cuando los e-mails no para de inundar mi outlook y cuando, todas y cada una de las cosas que tengo que hacer son urgentes y para ayer. En fin, gracias por el consejo.

Saludos.

Vircoph - 5 marzo 2010

Ese lenguaje sexista… >.<

Parecerá una tontería (por que al final es lo menos importante del artículo), pero lo de la princesita me ha matado (será que estos días estuve con un curso sobre igualdad, género y estas cosas y al tenerlo fresco me ha sabido fatal el ejemplo por el detalle…), pero dejando aparte el desliz, el artículo, como de costumbre, no tiene desperdicio :)

Grandes consejos, grandes verdades y pequeños pasos para conseguirlo ^^

¡Saludos y gracias!
Vircoph.

agustinh - 5 marzo 2010

Es realmente difícil de conseguir cuando trabajas en una oficina junto a otros compañeros, pero si logras dos o tres horas de trabajo con el torreón cerrado a cal y canto al día puedes darte por satisfecho. Y doy fe de que no sólo experimentas una clara mejoría en tu productividad, sino que también -como bien apunta el artículo- eliminas estrés y ansiedad derivadas de la sensación de no haber aprovechado bien el día.

Magnífico artículo.

Scipion - 5 marzo 2010

He necesitados un par de momentos de concentra-atención solo para leer este post XD
Completamente de acuerdo, incluso dira que el castillo con la princesita está siendo atacado por bárbaros aliados con orcos de mordor y con Darh Vader como lider.

Sebastián Rodríguez - 7 marzo 2010

Hola a tod@s,

Totalmente de acuerdo, y quisiera añadir un pequeño truco que he puesto en práctica con éxito en las dos últimas empresas en las que he trabajado (y que se extendió a más gente…).

1- Hazte con un vaso de plástico verde y otro rojo (los míos son de Carrefour).
· El rojo es para indicar a los demás que estás en tiempo protegido. Debe estar muy visible, a ser posible desde lejos de tu mesa.
· El verde es para tapar el rojo y evitar confusión.
2- Explica a la gente con la que más interactúas que vas a proteger tu tiempo un par de horas al día (y como máximo 1h seguida) y tus razones para ello. Diles que el resto del tiempo estás a su entera disposición y que tener ese tiempo protegido te permitirá darles mejor servicio. ¡Y por supuesto que si hay un gran fuego te pueden interrumpir sin problemas!
3- Cuando te interrumpan estando “protegido” atiende la petición pero pregunta amablemente si podría haber esperado 30 min. Recuérdales lo del vaso rojo y tus razones…

Y… voilà: tienes un mecanismo sencillo para disfrutar de ese importantísimo tiempo en el que estás reunido contigo mismo.

Eso sí, tendrás que trabajar también tus auto-interrupciones y calibrar bien cuánto tiempo puedes/debes estar protegido en función del tipo de trabajo que hagas…

Saludos,

Sebastián Rodríguez

Alfonso - 7 marzo 2010

Muy interesante tu artículo.
Tiene mucho de filosofía oriental, de los beneficios tanto mentales como físicos que nos reportan actividades como la concentración y la meditación. El hecho de estar 1, 2 o 3 horas concentrado en una actividad (en este caso laboral) reporta limpieza de espíritu, elimina los malos pensamientos, relaja la mente y te hace sentirte mejor.

Mertxe - 10 marzo 2010

Me parece un consejo extraordinario ya que esa hora o dos horas pueden cambiar radicalmente tus cuotas de productividad. Me lo anoto para cuando me haga falta o me entre el síndrome de la procrastinación. ;)

geekinthenet - 15 marzo 2010

Berto, no se si tendrás algún post dedicado a ese tema, pero ¿ podrías recomendar algo de música para la concentración?
Yo a veces me he puesto algo de bandas sonoras, en plan “música de ascensor” pero me gustaría conocer algo mas espeficico.
Gracias, estupendo blog.

    Berto Pena - 15 marzo 2010

    No he escrito nada sobre ello pero quiero hacerlo sí. Porque además más gente me lo ha pedido y hay interés :-)
    Gracias!

Susana Hevilla Morejon - 25 marzo 2010

hola Berto, estoy totalmente de acuerdo contigo, pero….. funcionará con mi hijo de 11 años, él tambien se distrae con la mosca. GRACIAS

Los Comentarios están cerrados.