25 Cosas Útiles que puedes hacer durante la hora de comer

La hora de comer es uno de esos momentos fijos del día que, con una pizca de planificación y ganas, podríamos aprovechar más y mejor. Haciendo cosas distintas, complementarias, sanas, entretenidas y que nos aporten algo más. Se trata de romper el ritmo frenético de la mañana y a la vez distraernos y recuperar fuerzas para lo que resta de jornada.

Bien aprovechada, esa hora, hora y media, y hasta dos horas de que disponen algunas personas puede ser un oasis en medio del día. Para descansar, para recuperar, para hacer y para afrontar el resto del día con una energía y humor totalmente distintos.

Pero hagas lo que hagas, asegúrate de dedicar el tiempo suficiente para comer de forma pausada, tranquila y consciente. Comer apresuradamente es uno de los malos hábitos que hemos adquirido. Rompe con él y sustitúyelo por una comida sin prisas. Notarás el cambio desde el día 1.

Luego, con el tiempo restante, decide qué cosas puedes, quieres o te interesa hacer. Es tu tiempo y tu día, tú verás qué haces con él.

Procura seguir estas tres reglas básicas que tantos buenos momentos me han dado a mí: a) aléjate del teclado y olvídate del móvil (estás descansando, no trabajando); b) decide antes qué vas a hacer (aprovecharás mejor el poco tiempo que tienes); c) relájate y disfruta deliberadamente del descanso (no pienses en lo que te espera por la tarde).

Ahí van algunas actividades que por supuesto puedes combinar dependiendo del tiempo que tengas a tu alcance:

  1. Da un paseo tranquilo y relajado por un parque cercano (mi favorita, el resto de tu día se “turbo-recargará” como no imaginas).
  2. Lee un capítulo o dos de tu libro de ficción preferido.
  3. Vete a un gimnasio a hacer ejercicio.
  4. Escucha un audiolibro (mientras caminas o haces ejercicio).
  5. Aprovecha para hacer una ronda de llamadas personales.
  6. Haz alguna compra que tengas pendiente (a esa hora hay poca gente comprando).
  7. Busca un rincón tranquilo y silencioso y cierra los ojos.
  8. Escucha uno o dos podcasts (que te aporten y no te calienten la cabeza).
  9. Duerme una siesta (breve, de 15 minutos. Obra milagros para el resto del día).
  10. Visita un museo.
  11. Actualiza tu lista de tareas y cosas personales.
  12. Vete a lavar el coche.
  13. Juega unas partidas a un juego de mesa con tus compañeros de oficina (MUY divertido).
  14. Queda para comer con un amigo a quien hace mucho que no ves.
  15. Escucha un programa de radio que te interese y te aporte.
  16. Anota en un trozo de papel tus planes para el próximo fin de semana.
  17. Da un paseo con ritmo moderado-alto por tu vencindario o parque.
  18. Disfruta de la conversación con tus compañeros (si sois capaces de no hablar de trabajo).
  19. Escribe: notas para un futuro post, algo de poesía o una novela (escribir relaja, te distrae y te proporciona satisfacción).
  20. Juega con tus compañeros un partido (fútbol, baloncesto, pádel…); y si sois muchos montad un campeonato.
  21. Vete a nadar a alguna piscina cercana (o al mar, si puedes).
  22. Si el tiempo es propicio, vete a un parque cercano y tírate sobre la hierba a descansar y relajarte en silencio (otro sencillísimo gesto de milagrosos efectos).
  23. Respira.
  24. Mientras caminas o descansas, piensa en tus objetivos personales (motívate y evalúa).
  25. Lee alguna revista divulgativa o de viajes.

A la hora de comer… ¿inviertes en descanso y entretenimiento o inviertes en cansancio?

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

NeoOrion - 27 abril 2010

Una entrada interesantísima. Somos muchas las personas que no sabemos que hacer en nuestros pequeños ratos libres, y este listado de 25 cosas es más que valioso.

Un saludo y felicidades por el blog. ;)

Claudia Sanz - 27 abril 2010

Yo tengo 2 horas para comer y se que no aprovecho bien el tiempo. Cuando quiero hacer algo ya casi es la hora de volver a la ofi. Me apunto alguna de tus ideas que han parecido curiosas.

¡Gracias!

Flames - 27 abril 2010

Esto me suena. Creo que está en “el libro”.

A mí comer por ahí “me mata”. En ese tiempo como, leo y echo un “pigazu” (siesta).

Lo de caminar intento hacerlo ahora antes de comer. Sobre todo porque te cansa lo justo para la siestecina.

ane - 27 abril 2010

Estupendo el listado, hay que apuntarlo y sacarle todo su jugo.
La verdad es que a veces dejamos pasar ratos muertos, donde se pueden hacer mas cosas.

Niccolo - 27 abril 2010

Me quedo con la lectura del libro e ir al gimnasio, que es lo que hago ahora. Pero buenas ideas para hacer algo diferente. A veces me aburro haciendo siempre lo mismo :|

Rob - 27 abril 2010

Son 25 como pueden ser 1000 o las que se te ocurran, no?

    Berto Pena - 27 abril 2010

    Así es, se trata de hacer algo útil con tu tiempo. Cada uno decide si lo deja correr o no.

Javier Flores - 27 abril 2010

Muy cierto, comer con prisas es lo peor que podemos hacer. Hay que descansar, relajarse.. el descanso es tan importante como el trabajo, ya que de otra forma no rendirás apenas. Por cierto, el punto 23. Respira lo podremos aplicar al resto del día, ¿no? :)

    Berto Pena - 27 abril 2010

    Puedes intentar aguantar la respiración pero te costará :-P

    Respirar de forma consciente mientras descansas te ayuda a ahuyentar el estrés, redobla el descanso y te hace sentir bien.

Miguel Parraud - 27 abril 2010

Muy good!!
Hoy empiezo! (aún no decidí cual de las 25)
gracias

Jordi - 27 abril 2010

Está muy bien, pero no acabo de ver claro el punto 10: visita un museo.

    Berto Pena - 27 abril 2010

    Si tienes uno cerca, visítalo. En un museo hay silencio, hay arte e inspiración, lo recorres pausadamente y sin prisas. Es una estupenda actividad para el mediodía que te aleja de tu rutina, te enriquece, elimina el estrés, te permite ver nuevos puntos de vista y alternativas. Una formidable manera de refrescar tu mente para lo que resta de día.

    Es una de mis “armas” favoritas para romper con la rutina de una oficina o alejarte del eterno teclado.

    José Ramón - 28 abril 2010

    Lo de visitar un museo me parece una de las mejores ideas. Enriquece muchísimo. Claro, este punto es más factible para quiénes vivimos en una ciudad grande. Desde luego quienes viven en Madrid (yo viví allí unos 5 años) tienen para escoger y disfrutar: el prado, Thyssen…

    Son actividades como estas las que nos ayudan a evitar eso de ir “sobre raíles” y hacer cosas diferentes… ir un poco a contracorriente.

rosalía - 27 abril 2010

Yo me doy una hora: 1/2 para comer, lo más alejada del teclado y del móbil y mientra como leo una revista sobre salud, o tengo una charla con mi compañera -nunca de trabajo-

La siguiente media hora la dedico a pasear por las estupendas calles de la parte vieja compostelana, sobre todo ir al parque de Bonaval que es una auténtica preciosidad. Disfruto de el cada día -que la lluvia nos permite-

Gracias por divulgar tus buenos consejos con los que concuerdo al 100%

    Berto Pena - 27 abril 2010

    Buenísimas costumbres!

    Personalmente también me encanta el paseo por el parque. Porque tiene un ritmo y una quietud que rompe la velocidad del resto del día.

      rosalía - 21 mayo 2010

      Si, cierto es! Además si el paseo lo puedo hacer caminando descalza por la hierba, mejor que mejor.

      El otro día me recomendaron que para descargar todas las frecuencias de la oficina (ordenadores, móbiles, etc) es bueno sacar el calzado (casi siempre de goma) para poder descargar todas esas frecuencias que irrumpen en la propia de cada una. Entre los consejos: pasear por la arena, bañarse en el mar (ayer mismo lo hice pues tengo la suerte de vivir al lado de una playa en Coruña), caminar sobre la hierba…. Estos días, además el tiempo lo permite!!

      Tengo pendientes el resto de tus entradas! Pero le acabo de echar un ojo y tienen muy buena pinta. Desde luego, recomendaré el blog a muchas persoas, sin duda.

      Un saludo

José Carlos Maguiña - 27 abril 2010

.
Ehhh Berto; me parece que ya estamos en los límites. Tanto nos hemos alejado de nosotros mismos?

Intentar -reaprender lo que debemos saber como uno de los más sanos hábitos de vida?

Es que no recuerdas los almuerzos con la abuela?

O cuando teníamos 3-4-5-6 años y éramos felices y despreocupados?

Por qué no intentar recordar, nada más Berto?

¿25 cosas para aprovechar la hora de comer? Es que te has puesto a leer una por una las letras que vemos en el encabezado?

25? Y por qué no 3, o 5, o 35, ya; te lo dejo en 77?

Aprovechar? Desaprovechar? Rentabilizar? Productivar? Capitalizar? Eficientar? cada término que nos inventamos y que nos distorsiona todo el florero Berto?

Berto, Berto… Berto!!!

La Hora? Y si le ponemos minutos y hasta segundos? 5 min. para la entrada, 15 para el plato de fondo y 5 para el refresco? y nos queda 5 para mirar pasar a la chavala que atiende cerca? Bertoooo…

Comer? alimentarnos? engullir? digerir? trasegar? ehhh Berto :( mno se nos está pasando la mano?

Sim

Simple

Simplifica

Simplemente

Sin

Nada más Berto. Necesitamos leer (y releer) a ese maestro: Lin Yutang en “El arte de vivir”: Comer con tranquilidad, conversar con un buen amig@ y tomar un té; viendo pasar Bertos y a la vida… en 45 minutos. Y 15 si deseas una zzzzzzzzzzzz-iesta.

“Si no puedes vivir una vida bella, debes soñarla” Lin Yutang.

Nada más Berto,

Bertooooooo!

Despierta :)
.

    Berto Pena - 27 abril 2010

    No entiendo muy bien lo quieres decir… deberías haber sido más SIMPLE con tu comentario :-)

    Desafortunadamente SÍ se nos han olvidado estas cosas. A la mayoría. Si no es tu caso, enhorabuena. Pero la mayoría vivimos (y me incluyo) a un ritmo frenético, nos dejamos llevar y hacemos muchas cosas porque sí. Hacer esta lista sólo persigue dar pistas e ideas para mejorar algo que no funciona. Si no es tu caso, sigue tu camino y disfrútalo.

    Y a mí no me digas nada, que mi vida va fenomenal y doy gracias :-D

    Victor Valenzuela - 1 mayo 2010

    Chapeau, me quito el sombrero

José Carlos Maguiña - 27 abril 2010

.
Sorry Berto, no quise incomodarte. Pero ya se sale de madre todo esto de 3 o 4.0 no?

Sigo leyendo el Manual y te felicito por el esfuerzo.

Think Wasabi!

Juan Hidalgo - 27 abril 2010

El comentario “SIMPLE” os prometo que me ha estresado para ir haciendo una por una todas las recomendaciones.

Supongo que tendra algo pendiente contigo por que si no, “menuda perdida de tiempo” de esa vida bella.

Respecto a tu lista, a mi solo con leerlas me ha dado para pensar un buen rato tras la comida……

chapeau.

iRodri - 27 abril 2010

Me apetece comentar algo al respecto: Hace unos años trabajaba en una empresa donde había una hora obligatoria de almuerzo. Yo sólo necesitaba diez minutos, y con el tiempo que me sobraba me iba a un lugar un poco más apartado (esto era un polígono industrial) y me dedicaba a practicar media hora con un instrumento de percusión (bastante portátil y no muy escandaloso, pero cuya técnica da para trabajar mucho). ¡Os aseguro que los tres meses que hice esto mejoré mucho!

Rodrigo Mejia - 27 abril 2010

No sólo a la hora de comer. Si eres freelance o diriges tu propio despacho, o formas parte de un equipo de trabajo con una dinámica favorable para ello, prueba hacer cualquiera de estas cosas a media mañana, en momento que elijas espontáneamente en el transcurso de la mañana… es fabuloso!

Fran - 27 abril 2010

No está mal, pero algunos puntos me parecen imposibles de realizar, como el punto 3, el 10, el 12 (lavar el coche después de comer???), el 20 (comor???) o el 21.
Aparte que muchísima gente no dispone de tanto tiempo para almorzar, porque dos horas… poquita gente, la verdad, a no ser que trabaje a turno partido.
Saludos.

    El cuñao - 30 abril 2010

    ¿Por qué no se puede lavar el coche después de comer? ¿es preciso lavarlo tú a mano? se puede ir a la gasolinera, compras la prensa, el ticket de lavado, y mientras se lava, ojeas la prensa y te pones al día. ¿Qué problema hay?. Tarde o temprano hay que lavarlo si está sucio, si puedes hacerlo en ese ratico libre … ¿por qué no?. Yo lo hago.

    El punto 3 … mi amigo Antonio lo hace, pero antes de comer.

    Y el del museo está clarísimo como el agua.

    ¿Qué problema hay?

ssandreta - 27 abril 2010

A mi me parecen grandes consejos y no solo para mediodía sino también en tus ratos muertos en general como cuando sales de trabajar, después de cenar, etc ahí cada uno ya…
Para mi lo mas importante es tener planeado algo ya de antemano porque sino cuando llega el momento me disperso y ya no hay forma de aprovechar ese rato.

Juan Varios - 28 abril 2010

Buen post, Berto.

De todas formas, yo el otro día comí solo en un asiático de esos de cinta sin fin donde pasa la comida por delante de ti y la coges o la dejas (como muchas cosas en la vida), y disfruté mucho leyendo los FEEDS, entre ellos los de ThinkWasabi, Applesfera, y otros de cocina, …. Me puse al día de forma ociosa, vamos. Comiendo solo en un restaurante creo que queda un poco “raro” comer con los cascos puestos escuchando podcasts/música, así que fue una buena decisión porque comí a gusto.

Y fuera del horario de comida, te digo una cosa, Berto, tus podcasts del curso me vienen de lujo para dedicarme una horita de ejercicio al aire libre.

Espectro - 29 abril 2010

Buenas chic@s!!!

Llevo como tres/cuatro años entrando en thinkwasabi para aprender cosillas… y no puedo estar más de acuerdo con José Carlos Maguiña.
Sí.
Supongo que tú, Berto, te puedes sentir un poco ofendido (al menos es lo que traspira la respuesta que le das), pero de una época hacia esta parte… Bueno, creo que José lo expresa realmente bien.

Yo, por mi parte, saturado por el “control total”, he comenzado a recortar kleenex y a ponerles un cachito de fixo. Y así me estoy organizando.

Ego dixit.

    Berto Pena - 29 abril 2010

    Ofendido no estoy y no sé por qué debería estarlo, más bien agradecido.

    “De una época a esta parte” el blog ha cambiado, eso es evidente. Si no os gusta la temática que tiene desde hace algo más de un año, pues lo siento. Esto es lo que hay y habrá :-)

    Yo personalmente estoy muy feliz y satisfecho. Semanalmente y quitando tiempo de mi trabajo me dedico a este blog, a responder emails y dudas de los lectores, y hay mucha gente que lo disfruta. Y yo el primero.

    Pero no puedo pretender que todo lo que hago os guste a todos.

      Espectro - 30 abril 2010

      Entiendo que no puedes contar cosas y que le gusten a todo el mundo. Supongo que ni tú ni casi nadie. De hecho, no tengo ventanita al hiperespacio porque las cosas que podría contar no interesarían ni a seis.
      No quería meter palitos en candela, ni sacarte el pellejillo; tan solo respaldar la opinión de este chico y ver si se enfrentaban opiniones con respecto a la necesidad de ORGANIZAR TODO CON MAYÚSCULAS como si fuésemos ingenieros programando semáforos, luz verde para esto, luz roja para lo otro… Hay calles estrechitas que se cruzan por donde uno quiere, con cuidadito y con el mismo resultado: llegas al otro lado.
      Aquí aprendí cosas importantes y muy útiles, por eso vengo cada tanto de visita, y por eso, también, debo dar las gracias.
      Saluten!

Coches Nuevos - 30 abril 2010

Estupendas recomendaciones Berto.
De todas formas, 2 horas para comer quizás sean demasiadas, pero con estos consejos, seguro que las aprovechamos mejor ;-)

Diego Freniche - 2 mayo 2010

Yo creo que hay gente que no ha comprendido el sentido de esta lista (como de otras muchas). No son más que ideas, sugerencias, para aprovechar de forma consciente el tiempo. La clave es ser siempre consciente de cómo usas tu tiempo. Si quieres no hacer nada durante dos horas, pues lo haces, pero porque tú quieres, no porque “se me ha ido el tiempo”.

Luego todos hablamos de “Carpe Diem” y soltamos lemas igual de chorras a todas horas, pero en cuanto nos dicen que debemos ser conscientes de nuestro tiempo, que no se repetirá nunca y exprimirlo, empezamos a quejarnos de exceso de control, rigidez, etc.

Que no, señores. El tiempo se gasta, hagamos cosas interesantes para nosotros o no. Si somos conscientes de aprovecharlo y nos inspiramos en estas ideas (o en otras), le sacaremos a la vida aquello que la hace digna de vivvirse.

Me ha gustado mucho. Cuando trabajo para otros, suelo hacer varias de esas. Una que me gustaba era hacer la compra por Internet en 10 min. y que me la trajeran al trabajo a la hora de salir.

Ana - 3 mayo 2010

¡Hola!

Me gustó mucho el post, creo que la hora de la comida es un momento generalmente mal aprovechado y que bien utilizado puede mejorar nuestra salud y reducir el estrés. Otra idea es aprovechar para hacer una meditación.

Me encanta tu blog.

¡Saludos desde México!

Los Comentarios están cerrados.