Mi fórmula para estar concentrado

Permanecer concentrado mientras haces una tarea que exige atención es posiblemente uno de los mayores retos productivos a los que te tienes que enfrentar. Es sumamente fácil despistarse y distraerse con casi cualquier cosa y en algunas personas esto es un verdadero problema.

Por un lado tenemos nuestra mente, una poderosa fábrica de pensamientos pasados, presentes y futuros. Por otro las distracciones e interrupciones externas sobre las que a veces sí a veces no tenemos control.

¿Por qué la necesidad de permanecer concentrados? Porque en tanto en cuanto lo hagamos conseguiremos dar lo mejor de nosotros mismos en cada cosa que hagamos. La concentración te hace mejor. Cuando estás concentrado clavas un clavo, cuando estás desconcentrado no sabes ni dónde poner el clavo.

¿Cómo demonios podemos reunir la suficiente concentración para terminar ese diseño, revisar ese código, repasar esa hoja de cálculo, escribir un artículo o completar la presentación para un cliente sin perder la concentración? Te propongo 10 ingredientes sacados de mi fórmula personal que siempre me ha dado un gran resultado:

  1. Dale un sentido, interpreta lo que estás a punto de hacer. Cada cosa tiene un significado y sobre todo un impacto y un porqué sobre tus objetivos. Cuando le damos sentido y comprendemos su importancia nuestra mente se adecúa para permanecer alerta.
  2. Ten tus rituales. Cuando ejecutas siempre los mismos gestos a la hora de hacer las tareas importantes dejas menos espacio a la improvisación y cierras puertas a los despistes.
  3. Cárgate todas las distracciones. Obvio, ¿verdad? ¿Entonces por qué luego en la práctica no lo hacemos? Poco antes de iniciar esa tarea que exige tanta concentración quita TODO lo que no tiene que ver con ella de tu escritorio físico y digital. Recuerda: todo lo que no suma, resta.
  4. Simplifica tus herramientas. A veces tendemos a utilizar demasiadas herramientas y utilidades para hacer sólo una cosa. Eso obliga a nuestra mente a estar cambiando continuamente de registro. Para clavar un clavo sólo necesitas un martillo.
  5. Haz sólo UNA cosa a la vez. Rehúye la multitarea como la peste. Al hacer varias cosas a la vez estás multiplicando las posibilidades de despistes o distracciones. Es el equivalente a abrir varias ventanas de casa a la vez para que entren los ladrones.
  6. Haz algo pequeño. Da igual si la tarea es mediana y no te abruma. Empieza por “trocearla” y dividirla en “pequeños bocados” que puedas hacer con mayor facilidad. Cuando le decimos a nuestra mente que hemos de hacer algo pequeño se adecúa más fácilmente y da lo mejor de sí en poco tiempo. Si le decimos que lo que debemos de hacer es grande le estamos sugiriendo que no va a poder con ello y terminaremos por perder la concentración.
  7. Vuelve a darle un sentido. A la mitad de la tarea o en incluso en varios momentos, vuelve a preguntarte: ¿por qué esto es importante para mí? Eso reavivará tu concentración y le dirás a tu mente que es momento de poner toda la carne en el asador.
  8. Haz SIEMPRE descansos entre tareas. La concentración y la atención es un tesoro finito que irremediablemente se va desgastando a lo largo del día pero podemos recuperar una parte con frecuentes descansos. Estar horas y horas sentado frente a tu mesa es pasaporte directo a caer en la desconcentración y los despistes.
  9. Recupera tu concentración. Si te asaltan pensamientos “rebeldes” (algo que tienes que hacer luego, un problema que resolver, algo que te dijeron y te preocupa, etc.) no te tortures, es absolutamente normal porque estás vivo, ¿verdad? Pero si quieres ahuyentarlos para recobrar la concentración piensa sobre esto: si pienso en eso, no hago esto; si pienso en eso, no daré lo mejor de mí.
  10. Un buen plan de ataque. Antes de ponerte en marcha con esa tarea ten MUY claro lo que tienes que hacer, el material o información que vas a necesitar y cuál es el objetivo final. Si nosotros mismos no sabemos todo eso, no vayamos a exigir a nuestra mente que permanezca concentrada a tope.

Aquí, ahora, más vivo que nunca
Son muchas las personas las que me dicen “no tengo la cabeza en lo que hago”.

Ahora, cuando acabes de leer esto y empieces a teclear, fíjate en cómo tecleas, en cada golpe de tecla, en cada movimiento de ratón, en cada página que abres, etc. Pero fíjate en ello de forma CONSCIENTE y deliberada. El decirte “ahora estoy tecleando”, “ahora estoy escribiendo un email”, “ahora estoy hablando por teléfono” te hace presente en el momento, consciente y te hace estar absolutamente concentrado.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

jjdigital - 19 noviembre 2009

Buenos días Berto:

De nuevo sorprendido con tu artículo. Un 10.
Que mal me sabe el haber descubierto tu web tan solo hace undos días.
Ahora estoy leyendo a marchas forzadas todos tus posts ya que me parecen buenísimos.

A parte del contenido que me parece expectacular, me gustan 2 cosas mucho; el diseño tan limpio del blog y que trabajas en Mac.
Yo en el trabajo también utilizo Mac y en casa PC.

Un saludo, y espero seguirte por mucho tiempo.

Alvaro - 19 noviembre 2009

Yo antes cuando me ponía a hacer algo como escribir un artículo para el blog me ponía y ya está. Hasta que me di cuenta de que tardaba demasiado porque no cerraba ni twitter ni Mail.

Además desde que descubrí WriteRoom y más tarde escribir a pantalla completa desde Pages mi ritual ha cambiado.
Cuando quiero escribir un artículo cierro twitter, cierro mail, me pongo Pages en pantalla completa e incluso alguna vez cojo el iPhone, le enchufo los casco y utilizo una app de sonidos ambientales y elijo el de playa o el de bosque por ejemplo.
Haciendo eso me sale todo más rápido y creo que mejor.

Un saludo!

iMARD - 19 noviembre 2009

Berto, cuando voy al médico y me da la receta de un medicamento para aliviar mi malestar, solo puedo dar gracias.
Cada vez que leo un post tuyo, algo ocurre en mi mente que hace que se libere una grata sensación de bienestar, como diciendo aplica esta “receta” que todo te irá mejor. Por eso no tengo palabras para poder agradecerte todo lo que compartes con nosotros.
GRACIAS

Oscar - 19 noviembre 2009

Gracias por otro acertado artículo.

Máximo - 19 noviembre 2009

Buenos días,

Te sigo desde twitter, me parece un artículo muy bueno (y original!).

Gracias!

Bliss_Trevize - 19 noviembre 2009

Es muy interesante, desde luego, pero ojalá fuera también así de fácil.

    Berto Pena - 19 noviembre 2009

    Todo lo difícil comienza fácil, todo lo grande comienza por algo muy pequeño.

    Claro que no es fácil, no lo es. Pero rendirnos y decir no puedo concentrarme es el primer paso para no consigas concentrarte. Creo que debemos empezar a cambiar pequeñas cosas y SÍ es posible concentrarse. Yo lo he visto conmigo mismo y con otras personas.

Bliss_Trevize - 19 noviembre 2009

:) Gracias por el comentario, Berto

Miguel Sanz - 19 noviembre 2009

Gran post. Complementario al primer capítulo de tu curso online de productividad: “Máxima concentración”. Yo, en mi faceta de estudiante necesito mucha concentración, y sinceramente a veces no la tengo. Estas ideas ayudan.
Un saludo!

Natalia - 19 noviembre 2009

Gracias Berto! Soy instructora del Método DeRose, y esto super interesada en la expansión de la conciencia como una manera de evolucionar. Un enfoque muy interesante que le diste a estos tips es justamente ese, el de ser más concientes, estar 100% aquí y ahora. Eso, además de hacernos más productivos y realizadores, nos permite disfrutar más de todo.

Leo y releo y… me encanta! He compartido, publicado y RT tu artículo en todos los ditios que están a mi alcance. Todo el mundo debería leerlo!

Gracias otra vez. Adoro Think Wasabi.

Miguel Parraud - 19 noviembre 2009

Es una especie de terapia leerte. En el primer párrafo de esta entrada, lamento admitirlo, me has descrpito a mi “…y en algunas personas esto es un verdadero problema.”

Lo cierto es que, a diferencia de que me lo diga mi mujer, leerlo de un tercero que está muy lejos hace que lo reconozca con una sonrisa en los labios y no con ganas de replicar inmediatamente con un “lo que pasa es que…”

En este momento esoy aplicando varios puntos de este “decálogo de la concentración”. (saqué distracciones de alrededor, le di sentido al hecho de comentar esta entrada, hago algo pequeño, y ahora me voy a descansar!)

Una vez más, gracias

grcpriest - 19 noviembre 2009

Es una panacea realmente útil , me conciencio un montón con cada punto y me siento identificado.
Poco a poco se va dando un paso, se nota con creces enh, me esta costando pero se que al final merece la pena vamos.
Muchas gracias berto por dedicar tu tiempo en artículos como este, enhorabuena y ya de paso te felicito por el premio bitácoras :) un saludo desde Málaga.

hresquivelo - 19 noviembre 2009

Berto, excelente artículo! creo que lo más difícil de todos esos consejos es el que tiene que ver con preguntarse cuán importante es la tarea que estamos llevando a cabo, ya que en mi opinión, requiere de fuerza de voluntad y dar luego con la respuesta.

Nahim de Liébana - 19 noviembre 2009

Me ha parecido interesante este post. Te enlazo. ¡Un saludo!

jesus - 20 noviembre 2009

A veces pienso que gran parte de tus artículos de este tipo son un poco redundantes, aunque quizá sea porque no necesito optimizar tan en detalle mi trabajo sino solamente “romper bloqueos” y ganar constancia…

En cualquier caso suelen ser muy buenos y este me gustó mucho :D

    Berto Pena - 20 noviembre 2009

    La Productividad es redundancia, repetir pequeñas cosas cotidianas una y otra vez hasta la saciedad y hasta que se conviertan en hábito. Las grandes fórmulas y grandes verdades están en el blog de al lado :-)

lo quiero wiki - 20 noviembre 2009

lei el encabezado y me puse a escribir este comentario.. internet me mata

Jose Duarte - 20 noviembre 2009

Hola Berto, magnifico artículo, como todos, desde ya empiezo a aplicar este método de concentración, me hace mucha falta.
Gracias

Eduardo "Shooter" - 20 noviembre 2009

Berto,

Excelente Post! es una perfecta recopilación de ideas que funcionan al centavo. Gracias por tus excelentes artículos y la manera tan sencilla de exponerlos. Yo personalmente uso mucho writeroom al escribir y muchas veces mapas mentales (muchos Posts salen de ahi) Felicidades por ser una buenísima inspiración para los que empresamos y queremos hacer y contribuir con algo interesante. Saludos desde Mexico!

Esteban Iñigo - 20 noviembre 2009

Berto, buen artículo!!

Soy estudiante de Administración de Empresas y en la escuela me piden leer mucho. Yo batallo mucho con el punto 9 de tu lista. Leo una oración y ya estoy pensando en 10 cosas diferentes.

¿Tienes alguna otra estrategia para corregir este mal hábito?

Gracias,

    Luis - 20 noviembre 2009

    Hola Esteban, hola Berto:

    Estupendo el artículo.

    Sólo añadir que la tarea de recuperar la concentración (punto 9) se podría abordar de otra forma:
    1.- Aceptando la existencia de ese pensamiento “rebelde”. Algo así como “sé que ahora estoy pensando en que lo que me ocurre con tal persona es algo que quiero resolver porque me resulta muy desagradable, … Y soy consciente de que ahora mismo estoy pensando en ello. Lo sé y lo acepto”; en lugar de “quiero dejar de pensar en el problema que tengo con esta persona cuanto antes porque la situación es muy desagradable, me tengo que poner con esta otra tarea, …”
    2.- Sin ofrecer resistencia
    3.- Permitiendo que vaya diluyéndose hasta desaparecer. Con un poco de práctica, este tercer punto sólo llevará unos instantes

    Un saludo,
    Luis
    http://www.elartedelamemoria.org

      Esteban Iñigo - 20 noviembre 2009

      Muchas gracias, Luis. Creo que es importante lo que comentas sobre estar conciente de los distractores.

      Voy a comenzar a leer los artículos de tu sitio.

      Saludos desde México!

      Esteban

        Luis - 22 noviembre 2009

        Hola Esteban:

        Gracias a ti. En realidad sólo profundizo un poco en la línea de lo que ya Berto, el autor del artículo, apunta en su párrafo final muy acertadamente. El hecho de tomar y mantener plena consciencia de lo que se está haciendo.

        Esto también está relacionado con lo que Benito indica en el comentario número 24 en su referencia al Budismo, aunque con su permiso me permitiría discrepar del uso de la palabra “NO”. ¿Qué ocurre si te digo que no pienses en un elefante rosa? Que piensas en un elefante rosa. ¿Y si te digo rotundamente que dejes de pensar en el elefante rosa? Pues que sigues pensando en el elefante rosa. De manera que, resistirte a la imagen, al pensamiento, a la emoción que experimentas en ese momento dado, dificulta tu labor de concentración. Cuanto menos, la retrasa.

        Un saludo,
        Luis

          Benito Castro - 22 noviembre 2009

          Hola Luis.

          Sí y no. Personalmente pienso que hay dos métodos para parar el ‘ruido mental’ lo que ayuda a fomentar la concentración, y los dos se han citado aquí. Decir NO funciona, si bien matizo. Funciona el hecho mecánico de parar de pensar aquí y allá, en todo menos en lo que estás, aquí y ahora. Realmente es negarle a tu mente la posibilidad de andar de aquí para allá y remitirla al momento presente. ¿Es eso decirle no, stop, remitirla al presente…? Bueno, cualquiera podría ser…

          La otra opción, ya digo, comentada anteriormente, es tener la mente observada. La idea es, en ese sentido, que efectivamente los pensamientos reiterativos, dispersos se diluyan a través de la observación. La pregunta es: ¿quién observa a la mente? Eso es un nuevo e interesante tema, para lo que recomiendo encarecidamente a Eckhart Tolle y su libro ‘El poder del ahora’.

          Benito.

          Luis - 22 noviembre 2009

          Hola Benito:

          Aquí y ahora ;-) con la aclaración que has hecho, ya dejo de discrepar :-) Sobre todo, la referencia al maestro espiritual Eckhart Tolle es de lo más acertado.

          Un saludo,
          Luis

José Carlos - 20 noviembre 2009

hola Beto, gracias por el post.
Tienes razón cunado dices que de las csas pequeñas se hacen las grandes. Me ha gustado mucho tu artículo, sino te importa voy a ponerlo como lectura recomendada en m blog.

saludos.
jose carlos.

Benito Castro - 20 noviembre 2009

Estimado Berto

En mi personal experiencia, la clave de la concentración se encuentra en realizar ejercicios básicos: hacer al menos 5 minutos al día de silencio siguiendo la respiración y, para el resto de la jornada, intentar evitar los diálogos mentales infructuosos. Cuando empiecen hay que decirlos: NO.

En este particular, creo que el Budismo a través de la meditación ha avanzado más que nadie. Dicen los budistas que la mente es como un mono borracho que se mueve sin sentido para atrás ( pasado) y para adelante (futuro), de ahí la importancia de lo que reflejabas del aquí y el ahora, algo que se gana con prácticas como las que señalo.

Un abrazo. Benito.

gruncho - 22 noviembre 2009

Soy fan del punto 8.. si que resulta complicado hacer todo eso, pero es la única forma de estar centrado completamente en el trabajo :) Bonito artículo !

Atlantica - 22 noviembre 2009

Me gusta el artículo.Yo llamo ser consciente de cada instante y de ti mismo a esa concentración de la que nos hablas y creo que es el primer paso para conocerse mejor.

Un saludo

Blumm - 26 noviembre 2009

Hola a todos, hola, Alberto.
Sólo pregunto, ¿algo similar a WriteRoom para ordenador no apple? Quiero probarlo a ver qué tal. Escribo mucho y sí, ahorraría distracciones.
Gracias.

¡Magnífico blog!

Vicente Reyes - 1 diciembre 2009

Ladies&gentlemen:
http://www.ommwriter.com

Alonso Serna - 6 enero 2010

Mucho depende de la actitud que tengamos para lograr nuestros objetivos, por eso la importancia de siempre hacer lo que nos gusta.

Luferbal - 27 enero 2010

¡Brutal! Ya te he guardado en Marcadores. Tu entrada me va a ayudar muchísimo en mi trabajo y en mi vida, se nota que estabas “en sintonía” cuando lo escribiste. Bravo.
http://luferbal.blogspot.com/

Los Comentarios están cerrados.