¿Cuál es el Factor Nº1 que define tu capacidad para Conseguir?

A este pregunta solía responder de forma contundente, sin dudas: la Atención. Y sigo creyendo que tener la capacidad para estar en lo que estás, y saber enchufarte a lo que haces lo marca todo: lo que haces y cuánto, cómo lo haces, y hasta lo que puedes llegar a ser (una persona distraida no llegará lejos). Pero con el paso del tiempo, he ido aprendiendo (y reconociendo) que hay otro factor, desconocido para la gran mayoría, que cada día marca más. Y es la Energía; saber Canalizar tu Energía.

Canalizar tu Energía

Energía y Productividad Personal tienen una conexión potentísima. Muy por encima del otro factor que tiene más prensa y adeptos: el Tiempo. Nunca verás a nadie decir que “no llega a todo” porque gestiona mal su Energía, pero sí porque “le falta Tiempo” (?). Y ahí está la trampa diaria: muchísimas personas invierten sus esfuerzos y ponen sus acciones en los sitios equivocados… y luego lloran por no conseguir lo que buscan.

Hoy, ahora mismo, ¿en qué cosas, actividades o personas estás poniendo tu Energía? Pues piensa si estás contento con eso…

Saber Canalizar tu Energía: Win

“Energía” son tus ganas de hacer, tu empuje, tu ánimo, tu entusiasmo, hasta tu ilusión. Tiene por supuesto una parte física pero también otra anímica bastante descuidada. Pues bien, para mí ese factor, y en concreto la buena Gestión de la Energía es el factor que define a la persona que da en la diana. Y eso se ve en tres detalle clave:

Canalizar tu Energía en la vida real

¿Y cómo se hace eso? Porque cuando yo leo cosas así lo primero que me viene a la cabeza es esto: «¿Cómo se lleva eso a la vida real?», «¿Qué pasos tengo que dar para hacerlo bien?

Yo lo hago de esta manera: cuido de forma consciente y deliberada una serie de detalles. No se trata de cosas nuevas, sino de piezas que ya tengo sobre mi tablero. Eso significa que no tengo que añadir más, aprender o desarrollar algo nuevo. “Simplemente” tengo que poner el foco y cuidar de forma intencionada (subrayo esto tres veces) cinco detalles que ya están dentro de mi forma de hacer las cosas…

1Fija y define claramente tus Objetivos

¿Qué quieres y qué es lo importante? ¿Dónde está el “core” de tu día y de tu semana? ¿En qué rincones deberías centrarte y desgastarte?

2Exprime tus horas más productivas

El “Tiempo de Calidad” cada vez es más caro, porque cada vez hay menos. En esa hora u hora y pico donde cada día tú rindes más, elige muy bien qué hacer; ya sea a primera o última hora del día.

3Prepara (cada vez mejor) tu Trabajo

Diaria y semanalmente, revisa, actualiza y anticípate a lo próximo que debes hacer. Eso luego te permite distinguirlo mejor e invertir tu Energía sin desgastarte de forma innecesaria, por ejemplo buscando o pidiendo cosas que ya deberías tener.

4Antes de empezar algo, termina otra cosa

O dicho de otro modo: invierte más energías en Terminar que en Empezar. Empezar es inevitable, Terminar es imprescindible. El trabajo sin terminar es una alcantarilla por donde se derrocha Energía. Ponte como objetivo: Terminar.

5Elige tareas en función de tu Energía

Son las 11:13, has terminado una tarea y ahora toca otra… ¿cuál vas a elegir? ¿La siguiente que ponga en tu lista? ¿Lo último que te ha entrado por Correo? Si no tienes en cuenta tu Energía, seguramente fallarás en la decisión.

Hoy, más que nunca, te animo a hacerte esta pregunta de oro: «¿Estoy canalizando bien mi Energía?». Al empezar una tarea, al empezar tu día, al empezar tu semana… dentro de media hora pregúntate: «¿Estoy canalizando bien mi Energía?»

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...