¿Vas a Empezar un Proyecto? No olvides estos 5 Pasos de Oro

Proyectos, proyectos, proyectos… Casi todo gira en torno a ellos y es con ellos con los que se construyen las grandes cosas. Empezar un proyecto no es tan fácil como decir «¡venga a por ello!. Más veces de las que se ven el éxito/fracaso viene dado por los primeros pasos; la manera en la que lo encaras, lo preparas, lo arrancas.

Empezar un Proyecto

Déjame preguntarte…

¿Tienes algún método o sistema propio para empezar un proyecto? ¿Hay algún paso que siempre das al inicio? ¿Te está funcionando bien tu estrategia? ¿No sigues ninguna fórmula?

Pero antes de nada… ¿de qué hablamos cuando decimos la palabra “proyecto”?

Proyecto es algo que tienes que construir a lo largo de un tiempo, cubriendo una serie de etapas, sumando un conjunto de acciones y tareas. Algo que empiezas con un resultado en mente que tienes que conseguir, con un objetivo definido.

Llevo haciendo proyectos “en serio” desde los veintidós años. Y además de todo tipo. En solitario y junto a decenas de personas. En tres continentes. De unos pocos días y de varios años. Personales y profesionales. Para construir algo sencillo y para crear todo un mercado que antes no existía… Y en todos estos años he aprendido muchísimo gracias (creo yo) a que me he parado a observar, escuchar, pensar.

En estos días estoy justo en la fase de empezar un proyecto. Un apasionante proyecto en el que tengo muchísima ilusión, y del que te hablaré en breve porque va dirigido a ti. Y ahora que justo estoy en la línea de salida, escribo esta entrada para recordarme estos cinco pasos que siempre doy al empezar…

1Pregúntate: ¿estoy preparado DE VERDAD?

En serio. Empezar es fácil, es rápido, genera un chute de satisfacción. Pero ¿tienes la suficiente motivación para TERMINAR? Al principio muchos proyectos parecen buenas ideas pero, ¿y dentro de unas semanas o meses? Hay ciertos proyectos en los que no hay que rebuscar motivos. Ni personales ni profesionales. Salen de ti. Pero otros… o los tienes bien claros y son bien sólidos, o todo se vendrá abajo a las primeras de cambio.

A mí no me importa dejar un proyecto y admitir (por ejemplo) que he fracasado, o que lo he ejecutado mal. Pero tampoco me interesa empezar por empezar. Solo quiero embarcarme en las aventuras que QUIERO terminar.

2Tomas unas tijeras y divídelo en partes

La técnica del Divide y Trocea es buenísima para muchos momentos, y esencial al empezar un proyecto. Da igual el tamaño que tenga, siempre te conviene dividirlo en fases, etapas, partes. SIEMPRE. No te lances a hacer sin antes haber hecho esto. Tienes que descomponer el puzle en cuantas piezas necesites. Con ellas vas a distribuir el trabajo a lo largo de los días y semanas. O meses.

Es la manera en la que luego vas a traducirlo a tareas diarias. De edificio a plantas, muros y habitaciones, y de ahí a ladrillos.

3Identifica qué partes no dependen de ti

(Este es un punto débil de mucha gente.) Haz un barrido por toda la actividad detrás del proyecto. Localiza cuanto antes las partes que requieren la participación de otra(s) persona(s). También las cosas que tienes que conseguir o pedir a otros. ¿Lo tienes ya? Pues muévete cuanto antes. Empieza tus esfuerzos por ahí, o pronto te encontrarás con un atasco y llegarán los primeros retrasos.

Son como dos carriles que tienen que confluir: lo que vas a hacer tú y lo que tienen que hacer otros. Pues bien, arranca primero las cosas del carril de los demás, porque siempre irán más lentas de lo que crees de primeras.

4Haz una estimación del volumen de trabajo

Una estimación es eso, una evaluación. Y además inicial. Pero es necesario valorar de cuánto esfuerzo y volumen de trabajo estamos hablando. Aquí no tienes que echar mano de tus dotes de adivinación, sino de tu experiencia, intuición, capacidad y conocimiento. Sé, ante todo, conservador o (mejor) pesimista. No te dejes llevar por el entusiasmo del inicio. Ahí todos lo vemos todo de colores. Si crees que te vaya a llevar una semana, pon semana y media. Y si crees que un mes, pon dos.

¿Sabes qué fórmula utilizo yo para estimar mejor? Pongo sobre la mesa TODO lo demás que ya tengo que hacer a día de hoy, y que se sumará a ese nuevo proyecto. Y eso no solo en el trabajo sino en la parte personal y familiar. ¡Exacto! ¿A que el panorama ya no pinta tan bonito?

5Tira de Calendario: ¿cuándo lo vas a hacer?

Ahora viene el primer reto gordo de tu proyecto: tienes que hacerle un hueco en tu semana de trabajo. Un proyecto exige, ante todo, regularidad. Avanzar cada día/semana con algo. Hacerlo a tirones es malo por muchos motivos. Tienes que reservar-bloquear tiempo en tu agenda para ese proyecto. En qué momento vas a avanzar con los ladrillos y los muros.

Y ahora viene el segundo reto gordo: ¿qué vas a dejar de hacer o qué vas a reducir? Tu día seguirá teniendo 24 horas. Menos realmente. Así que si quieres añadir una nueva pieza, hay que sacar otra. O bien reducirla de tamaño. Tal vez sea reducir tus tareas repetitivas, eliminar alguna reunión innecesaria, cortar horas de televisión (sí, lo sé “nadie” ve TV hoy en día…), o cancelar esa colaboración o actividad que ha dejado de aportarte.

Si quieres empezar un proyecto con éxito tienes que hacerle sitio cuanto antes.

Tal vez estés a punto de arrancar uno en breve… como me está pasando a mí. Así que si te interesa que te cuente más sobre Proyectos, gran parte de mi aprendizaje lo he volcado en mi Programa Avanzado: Gestión Total de Proyectos. Cientos de personas ya han descubierto mis secretos para dominarlos.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

Deja tu Comentario 8 comentarios

Sebas Revuelta - 20 julio 2016 Responder

Muy interesante Berto. Me parece fundamental el punto que comentas relativo a: ¿Qué vas a dejar de hacer por empezar un nuevo proyecto? Y es que a veces por muchas ganas que tengamos ya estamos inmersos en tantos “proyectos” personales o profesionales que es imposible (o mejor dicho no recomendable) empezar uno nuevo que no se pueda acabar. Gracias por el post.

    Berto Pena - 21 julio 2016 Responder

    Es que esa es una de las claves. Es fácil y divertido sumar y proponerte “algo nuevo”… pero, ¿y qué hay de lo demás? La mayoría de la gente añade agua a un vaso que hace tiempo que rebosó. ¿Consecuencia? Es imposible llegar a todo o hacerlo bien. ¡Gracias Sebas!

Israel - 24 julio 2016 Responder

Excelente artículo, felicidades. Me ha gustado mucho el punto 2 y el 5. Lo de dividir el proyecto en partes lo más pequeñas posibles, me parece el mejor modo de que un proyecto avanze por el buen camino. Y del punto 5, si tienes demasiados proyectos, no creo que sea señal de que uno sea más productivo o eficaz, sino que corre un serio peligro de saturarse y terminar mal algunos proyectos y no terminar nunca otros, soy de la opinión de ir poco a poco, paso a paso, primero terminar un proyecto o acción y luego seguir con el siguiente.

    Berto Pena - 25 julio 2016 Responder

    Sí, para mí el dividir en partes es esencial. Cada vez lo utilizo más, y no solo en proyectos propiamente dichos. En mi caso personal mi forma de romper resistencias y vencer “batallas” que a priori parecen duras. ¡Gracias Israel!

José Ramón López - 6 agosto 2016 Responder

La gestión de proyectos siempre me ha parecido uno de los temas más interesantes y prácticos, al menos en mi caso, que debo afrontar en mi trabajo varios a la vez y de manera constante. Siempre está ahí ese proyecto que se eterniza y nunca termina. Podemos echarle la culpa a los demás, pero seguro que parte de la responsabilidad siempre es nuestra por no hacer bien algunos de los 5 pasos mencionados en tu artículo. Gracias.

Otra cosa (y si no lo digo no me quedo tranquilo). Qué bonita fotografía has escogido para el artículo. Siempre que veo un cubo rubik me pongo de buen humor ;-)

    Berto Pena - 8 agosto 2016 Responder

    Yo realmente lo veo como un puzle o más bien como un cubo de Rubik (¡desde niño he sido un fan!). Hay unas posiciones de partida y un objetivo final. Tus movimientos, tu estrategia (más que la velocidad) y sobre todo ciertos detalles. Supongo que cada uno tiene su fórmula. Esta es la mía y no me ha ido nada mal con ella. ¡Gracias José Ramón!

Marta Amador Mateu - 25 agosto 2016 Responder

Felicidades Berto, tu artículo es muy interesante. Como ya has dicho, la mayoría de las veces el tiempo es lo que más nos hace falta, así que es muy importante tener en cuenta cuánto vamos a poder dedicar al nuevo proyecto! Tu artículo realmente me recuerda al que escribimos para gestionar un proyecto benéfico. Si quieres echarle un ojo aquí adjunto el link: http://blog.optimy.com/es/como-gestionar-un-proyecto-benéfico-en-5-pasos

    Berto Pena - 31 agosto 2016 Responder

    Hola Marta. Yo con cada proyecto que he creado he aprendido. Pero siempre he tenido más la sensación de aprender del lanzamiento. Quizá porque en el pasado intenté proyectos que fracasaron en el arranque. ¡Gracias por compartir!

Deja tu Comentario: