Cómo eliminar las distracciones sociales

Cada vez más personas me cofiesan (en cursos, charlas, por Email…) que las redes sociales les quitan mucho tiempo. Cada vez más. Entran, participan de forma constante y pierden la noción del tiempo. Para ellos han pasado de divertido y curioso descubrimiento a ser un serio obstáculo en su trabajo.

Como cualquier rincón de Internet o la Tecnología, cuando se utiliza tiene consecuencias. Si por delante no pones unos buenos hábitos productivos, las distracciones, interrupciones, tentaciones, clics impulsivos y pérdidas de tiempo terminarán por arruinarte. Y en las redes sociales esto se nota más.

Yo no tengo ni puñetera idea de redes sociales ni de “social media”. Pero sí sé un rato de distracciones, interrupciones y complicarte el trabajo con pijadas. Así que a continuación comparto contigo algunas pistas e ideas que estoy seguro te ayudarán a minimizar y eliminar las distracciones de las redes sociales.

  1. Fija un momento para tu “actividad social”. Lo peor que puedes hacer es entrar y salir, entrar y salir sin parar. Destina un momento, una franja o “ventana” del día para entrar, leer y responder a tus contactos y amigos. Acuerda contigo un momento hacia el final de la mañana o de la tarde (por ejemplo los últimos 15 minutos de la mañana). Así, siempre podrás entrar y estar al tanto de tus redes favoritas pero dispondrás de tiempo continuado de trabajo. Que lo necesitas y mucho.
  2. No hagas multitarea. Cuando vayas a entrar en Twitter, Facebook o el que sea, haz sólo eso. Es una tarea más que tienes que hacer y completar de un tirón. Tener abiertas mil cosas, alternarlas con cosas de trabajo o saltar de pestaña en pestaña sólo servirá para gastar más tiempo, perder la noción del tiempo y caer en las numerosas tentaciones y reclamos que encontrarás a tu paso.
  3. Desactiva los notificadores por Email de actividad. Porque quien las diseñó lo decidió así por ti, estas redes te notifican por correo electrónico hasta cuando alguien tiene hipo. Que si pepito quiere ser tu amigo, que si manolita ha comentado un enlace, que si juanito ha marcado como favorita una foto… ¿Qué necesidad tienes de enterarte por Email de algo que ya vas a saber cuando entres en esa red? Esos avisos sólo sirven para distraerte, mostrarte enlaces-trampa para que hagas clic y abarrotar tu ya maltrecho Inbox.
  4. No entres con tu navegador web. Si existe esta posibilidad, entra en tu red social con una aplicación-cliente, no con tu navegador. Porque si lo haces con el navegador tendrás en enlace en tus Favoritos, a mano, y será una constante tentación cuando estés en medio de otras tareas o actividades. Al tener que abrir la aplicación para esa red estás siendo más consciente de que vas a entrar ahí. (En el caso de Twitter hay montones de clientes que te permitirán esto.)
  5. Desactiva popups y avisos en pantalla. Si los recibes por algún medio (aplicación, utilidad que corre en segundo plano…), desactívalos. Sólo sirven para desconcentrarte, restarte intensidad y ritmo, y hacer que tu trabajo sea peor. Tardarás más en hacerlo y tendrá menos calidad. Entra en las preferencias y haz un clic.
  6. Utiliza herramientas para “leer después”. En la redes sociales la gente publica de todo, y casi todo lleva un enlace por delante o por detrás. Posts recomendados, videos divertidos, fotos subidas, nuevas webs que han descubierto… Te puede interesar ver o leer todo eso, pero es posible que ese no sea el mejor momento para hacerlo. Utiliza las herramientas para leer después que te permitirán guardar ese enlace para leerlo en un momento más apropiado. Así, no caerás en el clic impulsivo y no perderás tiempo sin quererlo. Las más populares son Instapaper y Read It Later
  7. Si te falta disciplina, ¡bloquea!. Hay personas que confiesan que “no pueden resistirse”. Que por mucho que lo intentan terminan entrando y perdiendo el tiempo. Hay ciertas herramientas/utilidades/extensiones para tu navegador que a) sólo permiten el acceso a las redes —o cualquier web— durante un tiempo; o b) bloquean el acceso a ciertas webs durante un periodo que tú marques. Este gesto, en apariencia forzado, artificial y autoritario, a la larga termina por enseñarte que si lo haces bien, hay tiempo para todo. Pero sobre todo te permiten trabajar con la concentración y el tiempo continuado de trabajo que necesitas. limitadores de navegación: Minutes Please y KeepMeOut (ambos web). Bloqueadores: Leech Block (Firefox) y StayFocusd (Chrome).

Una última reflexión. Las distracciones/interrupciones de las redes sociales tienen una ventaja: eres tú el que decides caer en ellas. No puedes evitar que tu jefe te llame a su despacho o que un compañero vaya a tu mesa a pedirte algo, pero sí puedes decidir cuándo haces clic en esa aplicación y cuándo entras. Perder o no el tiempo o caer en las distracciones, al final es una cuestión de elegir.

Si se interesa profundizar en este tema, acabo de publicar un nuevo eBook titulado Hábitos Productivos para Sobrevivir en Internet. Donde explico las mejores técnicas y recetas para eliminar las distracciones e interrupciones que habitualmente sufrimos en Internet (Email, redes sociales, mensajería, blogs…)

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo…

  • Me alegra decir que más o menos cumplo con todo.
    Y cuando me lo salto … puedo perder mucho tiempo.
    Namaste
    silta

  • Jandro

    Buff yo esto lo veo complicado de cumplir. Creo que soy uno de los que pierde tiempo sobre todo en Facebook :| Pero tienes razón, como no lo controles un poco se va de madre.

    Gracias por compartir estos tips!

  • Interesante reflexión, como comentaban por ahí arriba yo generalmente cumplo con la mayoría. Creo que lo fundamente es dedicarle un momento en exclusiva y con un tiempo fijo. Eso puede ser una hora por la noche, o 10 minutos cada hora de trabajo según las “necesidades” de cada uno, pero si no, estás de un lado para otro y acabas dedicándole tiempo que no deberías.

    Eso sí, cuando no sabes qué hacer por casa, es la mejor distracción del mundo :)

  • Niklaus

    Me ha parecido muy interesante el post Berto. Entono el “mea culpa” porque no cumplo muchas de estas cosas y reconozco que pierdo bastante tiempo sobre todo en facebook.

    Quiero darte las gracias por estas anotaciones porque que me sacuden y me recuerdan ciertas cosas :)

  • carlos

    doy gracias a Dios que esta secta “social” no me a convertido.
    :-)

  • Las redes sociales desde casa y por la noche….eso sí, me pueden dar las tantas.
    Si invirtiera ese tiempo en ordenar mi casa, la tendría como una patena, se podría hasta comer en el suelo.

  • Yo soy de los que anda mas entran 15 minutos al dia en facebook, pero luego la gente te tilda de “poco sociable”

    Yo tengo una frase que de vez en cuando me digo

    “Tengo una ventaja frente a los demas, es que no pierdo mi tiempo en facebook y eso me permite hacer mas que los demas”

    Exitos.

  • Ciertamente hay que tener mucho cuidado y es que esto de las redes sociales engancha y mucho.

    A menudo, entro en Facebook y voy cómo hay gente que está “narrando” cada paso que da en su vida, cada minuto.

    Es cuestión de moderarse y cuando veas que pierdes demasiado tiempo, atender a las normas que bien se definen en este artículo.

    Un saludo.

    José Luis.

  • Después de meses intentándolo he conseguido fijar una
    rutina para mis conexiones ‘sociales’. Concentro todas las visitas
    en un momento concreto del día y fiándome un tope de 15 minutos. Al
    llegar a casa del trabajo doy un repaso y me centro en otras
    cosas… No es tan fácil como parece, como todo requiere un poco de
    voluntad y repetición para crear el hábito.

  • La verdad es que yo inconscientemente despues de cenar
    enciendo el ordenador y empiezo a trabajar… y zas… el facebook
    se cruza… y un conocido… y un mensaje nuevo y otro mensaje
    nuevo… y mira esa publicacion… lo único que me salva es que
    duermo muy muy pocas horas y no sufro consecuencias por ello, hecho
    una siesta de quince minutos despues de comer y otra siesta de
    quince minutos despues de cenar… al final, la noche se alarga y
    me quedo currando hasta altas horas de la madrugada en el
    ordenador, cuando ya no hay nadie conectado… la unica forma que
    se me ha ocurrido de solucionarlo era como bien dices y ya lo
    habias comentado en algún otro post, la de marcarse un tiempo
    destinado a esos menesteres, y la segunda. no encender el ordenador
    a no ser que sea realmente necesario… gracias por todo.
    a.

  • Para internet explorer hay algun sistema parecido para
    bloquear el contenido?

  • ¿Las redes sociales como obstáculo en el trabajo? A eso yo
    le llamo morro, porque a mí por lo menos no me pagan por andar
    mirando el Facebook de mis contactos en horario laboral. Si
    trabajas por cuenta ajena, el mejor método para eliminar las
    distracciones se llama honestidad, que es una palabra que no estara
    muy de moda pero me parece básica. Así que el “no hagas multitarea”
    en este caso se simplificaría diciendo “haz el trabajo por el que
    te pagan, chato” Otra cosa es si eres autónomo, si tienes tu propio
    negocio o si estamos hablando del tiempo libre y ahí si es muy
    fácil “timarte” el tiempo a ti mismo y a los tuyos, en ese caso
    todos tus consejos, incluído ése, son buenísimos pero a mí me ha
    gustado especialmente el de las herramientas para leer más
    tarde.

  • Por mucha honestidad que haya, la tentación y la necesidad de la gente de ser sociable o curioso hace que muchos tarde o temprano tengan que comprobar si algún amigo le ha felicitado, o ha publicado nuevas fotos, etc. Es un mal hábito para la productividad, pero es humano.
    Por eso nosotros hemos instalado un programa nuevo para gestionar nuestro tiempo y hábitos. Se llama Workmeter, y nos ayuda a medir nuestra productividad frente a nuestras horas frente al ordenador. Así además puedes agrupar al personal por departamentos, y uno puede comparar su productividad y hábitos con el resto de su grupo. Nos hacemos conscientes de lo bien o mal que trabajamos y así conseguimos mejorar cada día.
    Eso, y un poco de sentido común para trabajar en equipo, y todo va rodado.