El ‘Método Grisham’ para empezar nuevos proyectos

Con bastante frecuencia me preguntan cómo conseguir tiempo para empezar un segundo proyecto sin descuidar lo que ya haces cada día. Desde empezar un blog mientras estudias, emprender con tu propia empresa mientras trabajas en una oficina, o crear un proyecto personal relacionado con tu hobby o afición.

Las horas del día son las que son. El trabajo o los estudios ya son suficientemente exigentes y uno no se puede desdoblar sin descuidar otras cosas importantes como el descanso o la familia. ¿Cómo hacerlo? ¿Por qué hay personas que sí lo han conseguido?

El escritor de bestsellers John Grisham una vez tuvo que enfrentarse a este problema. Cuando empezó su carrera como novelista él todavía trabajaba en Derecho para la Cámara de Representantes de Missisipi. Cuando se propuso escribir su primera novela se preguntó «¿cómo conseguir tiempo para escribir?» Y no lo consiguió. Hizo que la constancia consiguiera el tiempo por él. Todos los días al levantarse, y antes de empezar su trabajo oficial, escribía siempre una página de su novela. Su manera de conseguir tiempo fue asegurarse (comprometerse) a escribir una página. Todos los días.

Da igual cómo estuviera de inspirado, lo mucho o poco que pudiera avanzar, o la calidad de lo escrito en su cuartilla de papel. Lo fundamental era escribir todos los días una página de su libro. Esa fue su forma de poner en marcha ese proyecto… y de terminarlo. Porque “Tiempo de Matar”, su primera novela, se publicó en 1988.

Para pasar del «me gustaría» al «empiezo ya» con este proyecto, necesitas un plan. Pero un plan diario. Da igual si no es ambicioso ni llamativo ni exigente. Ante todo asegúrate de que sea diario.

  1. Consigue un hueco en tu día de 20 ó 30 minutos (recorta alguna actividad intrascendente, como ver TV).
  2. Despieza tu trabajo en tareas o bloques que puedas completar en ese tiempo.
  3. Empieza mañana mismo y repite tu rutina todos los días.

En nuevos y sobre todo en proyectos en paralelo, más que tiempo necesitas regularidad y repetición. Da igual si le dedicas sólo 20 minutos al día. Lo que te hará avanzar de verdad es si lo haces todos los días. Sin fallar.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo…

  • Hola Beto… De hecho, creo que es la mejor recomendación que se le puede hacer a alguien. Yo en estos momentos tengo dos planes que deben seguir este sistema: 1. escribir un libro, igual que Grisham y 2. mejorar mi condición física. Lo de la escritura lo he pensado en 1 hora diaria, pero me da un horror enorme emprender la tarea, no sé por qué y la postergo. Talvez 20 minutos sea un número menos atemorizante. Gracias por el consejo :)

    • Yo cuando escribí mi primera novela (por puro hobby) seguí este método y escribía sólo 30 minutos. Pero todos los días. Como apuntas 1 hora intimida bastante y es más difícil de encajar junto al resto de cosas. Ánimo y suerte con esos proyectos :-)

      • José Ramón

        … y esperando la segunda entrega de la saga…

  • Al final se acaba convirtiendo en un hábito y cada vez cuesta menos. Muy buen consejo, Berto.

  • Así es Berto, en mi caso, la rutina lo es todo. Nadie cuestiona limpiarse los dientes 3 veces al día (bueno 2 sis quieres). En cambio si haces un deportes y no marcas en tu agenda uno horario fijos incuestionable (martes, jueves y domingo de 20:00 a 21:00, puedes estar seguro que siempre encontrarás una buena excusa para no acudir.

    ¡El estado natural del ser humano es la procrastinación!

    • Soy un defensor de las rutinas, eliminan muchas dificultades, aligeran tu planificación y te permiten tener más tiempo para pensar e inventar. Creo que son una de las mayores aliadas de la creatividad.

  • Berto, gracias una vez más por tus consejos, breves, claros y de fácil aplicación, el éxito depende de nuestra voluntad.

  • Estoy de acuerdo con lo q apunta al imprescindible Berto Pena, la media hora asusta menos, se encaja más fácil y puedes terminar teniendo una por la mañana para un proyecto (correr) y otra por la tarde para otro (escribir).

  • Cierto. En mi caso he conseguido escribir 12 libros con disciplina, y publicarlos. Nunca fui bueno escribiendo pero mis lectores no se dan cuenta porque mi disciplina suple mis carencias. Reescribo cada libro unas 100 veces (disciplina). Nunca pretendo hacerlo bien, sino hacerlo cada día… y luego ya lo corrijo con paciencia infinita. Claro, el resultado es más que digno (he vendido más de 100.000 libros). Pues bien, vivo de mis 12 libros sino haber estudiado nada sobre cómo escribir libros. La disciplina me lo ha dado todo en la vida…

    • Luego de mis 35 años, creo que la disciplina es lo único que me puede salvar. A veces me lamento de no serlo más y de que en mi familia y en mi sistema de estudios, nunca aprendí un hábito de disciplina fuerte. Por el contrario, había mucha flexibilidad y en el colegio, demasiadas cosas por hacer que se cumplían, normalmente, al día.

  • Hay días que sencillamente no hay tiempo o fuerzas. Al final mucha gente tiene obligaciones que no son regulares/cotidianas y hacen imposible ese compromiso y el defraudarlo es todavía peor.

    Mi experiencia en estos casos ha sido más que la idea de hacer algo diariamente… es hacer un reporting semanal de cosas hechas y cosas que hacer. Lo que acaba ocurriendo es que cuando tienes tiempo sabes sobre qué avanzar y la cosa acaba avanzando, aunque no hayas hecho todo lo que hay que hacer. A mí eso me ha servido.

  • Añadiría que hace falta también poner recordatorios en la fase inicial sobre todo. Cuando estamos iniciando algo nuevo, o bien lo impulsamos con un gran volumen y una motivación fuerte o es necesario no perder de vista que estamos intentándolo. Ahí los recordatorios juegan un papel principal, tanto para detectar espacios libres de 20-30 minutos como para tener listo el “NO” en la boca cuando otros proyectos emergentes amenacen al que acabamos de empezar.

    Un saludo

  • José Ramón

    Muy, muy, muy interesante. Mejor poco y constante que mucho y no llegar a ningún sitio.

  • naralb

    El Mínimo Mágico!!! ;)

  • Lo más difícil está en acostumbrarse a hacerlo. Luego de ello ya todo es papaya :)

  • El problema principal de este método es que creemos que “veinte minutos no dan para nada”. De hecho al cabo del dia tiramos tal cantidad de “veinte minutos” que no valoramos ese trocito de tiempo. Por otro lado, si queremos escribir posiblementetengamos en la cabeza otra imagen del escritor que aquel que se levanta media hora antes y utiliza ese tiempo. En definitiva, todo son mecanismos que te impiden pasar a la acción e incluso se produce frustación por ello que es lo mas increible. Frustarte por algo que ni siquiera has intentado, que sólo ha estado en tu mente.

    • ¿Por qué es tan difícil pasar a la acción? Yo identifico en mí un terrible miedo de lograr lo que uno quiere. Es demasiado contradictorio. No lo entiendo bien. En mi caso, lo único que quiero es escribir y resulta que una y otra vez mi vida se va llenando de mil cosas, nuevos trabajos, clientes, alumnos, lo que sea, y escribir siempre sigue siendo un deseo.

  • Muy buenos consejos la verdad, y intentare poner en marcha… aunque se que me costara porque soy un perezoso y la constancia de hacerlo todos los dias…

  • Antonio

    Totalmente de acuerdo. Yo lo he probado y puedo dar fe de los resultados.
    Levantaos cada mañana una hora antes de lo que os levantáis ahora, y ya veréis lo que cunde. Como es lógico al principio cuesta, hay que hacerlo poco a poco. Empezad con 30 minutos y luego subid a 1h. En menos tiempo del que pensáis os veréis que estáis disfrutando de ese rato para cualquier proyeto personal. Yo me he preparado una media maratón, he hecho cursos de posgrado, he escrito, he leido… según cada época le he dedicado ese tiempo a lo que me pedía el cuerpo. Logicamente no lo puedes dedicar a ir de comprar ni a tocar la guitarra… ;-)

    • José Ramón

      [Modo humor fin de semana]:

      Pues yo, lo he probado (lo de levantarme 1 hora antes) y funciona. Ahora me levanto a las 5:00 A.M. para mis clases de batería. Y ¡vaya si lo he conseguido! He logrado jod**le la vida a mi vecino, que se la tenía jurada.

      ¡Buen fin de semana a tod@s!!!!

  • Cada día aprendo más con tus posts y tus programas. Ahora sólo me falta que lo aprendido me sirva para arrancar con los miles de proyectos que tengo por delante. Muchas gracias, de verdad, Berto, me quito el sombrero.

  • Jose

    Hola berto. Muy bueno el post.
    A mi a veces no me cuesta empezar un proyecto, el problema me viene a mitad del proyecto, cuando rompo la rutina, y luego cuesta engancharse. Que hacer en ese momento?

  • Vaya, siempre me sorprende como suena tan simple el asunto, y es que en realidad lo es, solo que se necesita compromiso personal para hacerlo, algo que aún me falta adquirir, pero con los consejos de este blog espero pronto salir del hoyo =)

  • Berto, empleo el sistema que recomiendas, con mi blog, y soy un hombre muy ocupado. Pero te juro que funciona perfectamente, escribo en el, 20 minutos diarios y estoy muy orgulloso de el, Me gustaría saber tu opinión sobremi blog. Gracias y un abrazo “hacer el guzon”