¡Hazlo ahora!: cómo vencer a la Procrastinación (de una vez)

La Procrastinación, el arte de de demorar las tareas porque nos dan pereza o suponen una molestia, es uno de los más fieros enemigos de la Organización y la Productividad. Y me refiero a él como un arte porque nuestra mente elabora algunas de las teorías y razonamientos más complejos y convincentes para justificar el no hacer tal cosa justo en este momento, que era cuando debíamos hacerlo.

Hacia Atras

“Bueno, tampoco es para tanto. Mañana a primera hora me pongo con ello”. “La verdad es que no hace falta que lo haga justo ahora, mañana antes de salir seguro que lo hago”. “Bufff, ¿ponerme con eso ahora? Si es que no me apetece… el mundo no se va a venir abajo porque lo retrase un par de días”.

El problema es que no suelen ser dos días, sino más, y nos encontramos demorando una y otra vez esa tarea que nosotros mismos nos habíamos fijado hacer hace semanas. (Cuando hablo de Procrastinación no me refiero a retrasar cosas porque su prioridad ha cambiado o ha surgido algo más importante, sino a lo retrasos que se deben al poderoso “no me apetece hacer eso ahora”).

Es un mal general, todos lo hemos sufrido en algún momento. Pero ojo, no subestimes su “potencial destructivo”, porque si no le ponemos freno y atajamos en cuanto surge la tentación, puede pasar de mal a enfermedad, y de enfermedad a epidemia, echando por tierra nuestra Organización y Productividad, haciéndonos peores profesionales (¿y personas?). Así que a modo de recetario, aquí os propongo 22 medidas o consejos para combatir y vencer a la Procrastinación.

1. Valora lo que ganarás al terminar esa tarea. No es algo que tengo que terminar, sino que algo que quiero terminar por su importancia y porque voy a ganar algo significativo con ello. Piensa en lo que obtendrás una vez terminado, no es el “quitármelo de en medio” sino lo que voy a conseguir completando esa tarea.

2. Piensa en que retrasarlo va a ser peor. Retrasarlo es la peor decisión que puedes tomar. Mañana, pasado, probablemente vayas a hacer lo mismo… y la bola irá creciendo. El retraso injustificado, sólo porque “ahora es un coñazo ponerme con eso”, va a abrir un boquete en tu Productividad diaria.

3. Si es una tarea grande, divídela en pequeñas partes. En lugar de afrontar la tarea “a lo bestia”, divídela en tres o cinco puntos. En lugar de visualizar un chuletón gigante que tienes que devorar lo visualizarás como pequeños bocados que irás dando con mayor facilidad. Eso te ayudará a ver que no es para tanto y te animará a acometer la tarea punto por punto, con pequeñas conquistas.

4. Míralo como un reto directo a tu fortaleza y determinación. “¿Es que esto va a ser más fuerte que yo? ¿Va a vencerme una y otra vez?” Ni que tuviera que ascender las escaleras para ir al cadalso. Encara la tarea directamente, cara a cara y complétala porque tienes fuerza de voluntad. Sí, vas a hacerlo.

El gritarte “¡Hazlo ahora!” persigue sacudirte desde dentro, eliminar la modorra o pereza de un plumazo y ponerte en marcha de forma inmediata.

5. Corta las mentiras, no te engañes. En seguida detectarás la presencia de la Procrastinación porque viene acompañada de afirmaciones (engaños) del estilo: “venga, no lo hago ahora pero mañana a primera hora me pongo con ello a tope”, o “pongo a bajar un par de películas y luego sin falta lo hago”. Luego te liarás con Twitter, te pondrás a echar una partidita con la Xbox o empezarás a ver el último capítulo de Lost… y la tarea seguirá sin hacer. Es el autoengaño puro y duro en su más refinada variante.

6. Piensa en los demás, a veces son quienes pagan cara tu Procrastinación. Muchas de nuestras tareas influyen en el trabajo o vida de otras personas, algunas cercanas o queridas. Antes de retrasar porque sí esa tarea, piensa en el efecto que tendrá en otros. Porque nadie quiere ser una mala persona o un “cabrito”, ¿verdad? En muchos de estos casos la Procrastinación es sinónimo de ser egoísta e insolidario.

7. Generalmente luego “no es para tanto”. Me ocurre que cuando me pongo y termino esa tarea que tanta pereza me daba en un principio, me encuentro diciéndome a mí mismo: “vaya, pues no era para tanto”. Y me siento como un niño inmaduro por haber dudado tanto. Generalmente es más poderosa la pereza o el miedo a tener que hacer eso, que el desarrollo de la propia tarea en sí. Piensa eso y te ayudará a empezarla con energía.

8. Aplica la regla del ¡Hazlo ahora! La regla es, literalmente, “pegarte un grito a ti mismo”. El gritarte “¡Hazlo ahora!” persigue sacudirte desde dentro, eliminar la modorra o pereza de un plumazo y ponerte en marcha de forma inmediata. Grítalo con energía, desde dentro. De primeras parece una absoluta bobada… pero si lo haces con convicción verás cómo te mueve y te pones a trabajar.

9. Si es una tarea compleja, no busques la perfección a la primera. Hazla, termínala de un tirón al 100% y luego vuelve sobre ella para mejorarla y pulirla. Muchas veces es “el sacar brillo” lo que nos desanima: “es que es un montón de trabajo”. Generalmente lo que es un montón de trabajo son los pequeños detalles. Una vez completada de un tirón es más fácil ir mejorándola. No te pares a darle formato al texto, o a buscar los iconos para una presentación, o a encontrar el estilo perfecto en un HTML, empieza a escribir como sea y una vez completado ya lo irás perfeccionando a tu gusto. Es más fácil así.

Muchas de esas pequeñas tareas que podríamos despachar en menos de dos minutos son la materia prima de la Procrastinación.

10. Si utilizas el GTD ojo con el “algún día”. Las carpetas “tal vez” o “algún día” del GTD no son para amontonar las tareas que más pereza nos dan, sino aquellas que por su intemporalidad no tienen una fecha determinada. Pero no abuses, no pongas ahí todo lo que no te apetece hacer porque ahí seguirán por los siglos de los siglos. Esa carpeta no pueden ser refugio y aliada de la Procrastinación sino sustento de tu Organización y aliadas de tu Productividad. Revisa con relativa frecuencia esa carpeta y pasa las tareas a Próximo o a las tus carpetas de proyecto, donde las completarás antes.

11. Piensa que si vences serás un “mejor profesional”. La regla o el hábito del “¡Hazlo ahora!” te hará más fuerte, te ayudará a afrontar los imprevistos con mayor determinación y te convertirá en alguien eminentemente positivo y decidido. Ante el “¿buff, y ahora qué hacemos?, te ayudará a decir: “pues lo hacemos”. El éxito es de quien da un paso adelante, con determinación.

12. Si te han pasado “un marrón”, no culpes al mensajero. En España decirmos “un marrón” cuando otra persona te asigna una tarea que probablemente debería haber hecho ella. No te quedes compadeciéndote de ti mismo y maldiciendo al otro. La primera reacción (tentación) será demorar eso una y otra vez, ya “que es algo que no me correspondía a mí”. Analiza la tarea, enmárcala dentro de su ámbito y proyecto y valora su importancia. Lo que cuenta no es que alguien te la haya encasquetado, sino que es una oportunidad de completar tu proyecto y de mejorar en tu trabajo.

13. Si te vas a poner a ello, corta cualquier distracción. Me ha ocurrido más de una vez. Justo estoy debatiendo internamente si hacerlo o no hacerlo, cuando recibo un correo o me comentan algo por Twitter… adiós al debate. Mi cabeza ya está en otro sitio, he perdido la oportunidad de hacerlo.

14. “Es que es mucho, no sé por dónde empezar”. Aplica la regla anterior de dividir la tarea en varios puntos y empieza por aquel que domines más, que te inspire más o aquel que te resulte más atractivo. A veces es más inteligente (y puede que necesario) empezar por el punto 4, luego ir al 7, el 2 y el 5; que no ir 1, 2, 3, etc. Aquí vences a la Procrastinación siendo creativo e inteligente.

15. Aplica la regla de “los 2 minutos” del GTD. La atribuimos al GTD pero debería ser una regla universal. Si una tarea surge y la puedes completar en menos de 2 minutos (es un tiempo orientativo, se refiere a que podemos terminarlo de forma inmediata), hazla, ahora, sin pensarlo. Muchas de esas pequeñas tareas que podríamos despachar en menos de dos minutos son la materia prima de la Procrastinación. Los mensajes de correo son un claro ejemplo de ello. Si puedes contestarlos, dar una respuesta a alguien que busca algo y cerrar el tema en menos de dos minutos, hazlo de inmediato, no digas “bueno, le contesto mañana mejor”.

16. Hazla para evitar el estrés y la frustración. La Procrastinación perpetua de una tarea, esto es, la clásica cosa que no queremos hacer ni hartos de vino, genera frustración, estrés y un sentimiento de culpa que va y viene para recordarte que estás fallando. A nadie le gusta sentirse así, ¿verdad?

17. Encuentra el lado positivo de esa tarea. Cualquier tarea, por molesta que parezca, tiene que tener un lado positivo. Seguro. Rebusca, analízala y saborea lo que vas a aprender y ganar al realizarla. Tal vez requiere experimentar una nueva técnica de diseño, mejorar tus capacidades de negociación (por una reunión o llamada que estás retrasando una y otra vez), estudiar y aprender un script para un código que tienes que implementar en una web, etc. Aférrate a ese lado positivo, constructivo y didáctico para echar a andar.

Cualquier tarea, por molesta que parezca, tiene que tener un lado positivo. Seguro. Rebusca, analízala y saborea lo que vas a aprender y ganar al realizarla.

18. Elimina todo lo demás de tu cabeza, sólo cuenta eso. Cuando aparece la tentación de demorar, de procrastinar, limpia tu cabeza de cualquier cosa. De otros proyectos, de lo que tienes que hacer ese día, por la tarde, de si esperas una llamada, del partido de esta noche… Elimina todo. Sólo cuenta esa tarea, y la vas a hacer ahora, justo cuando habías planificado.

19. Piensa que destruye tu Organización y Productividad. Te has esforzado por desarrollar un buen sistema de organización, has invertido tiempo en leer y estudiar el GTD, abres y actualizas a diario tu aplicación de gestión personal… y luego te dejas vencer por esa tarea que “mejor la dejo para otro momento”. La Procrastinación, sea “grande” o “pequeña”, es un torpedo directo a la línea de flotación de tu Productividad. Tiene poco sentido pelear tanto por un lado y echarlo a perder tan rápidamente por otro.

20. Enfréntate a la Procrastinación que viene del miedo. A veces es una conversación que queremos tener con nuestro jefe o un compañero de trabajo para tratar un tema espinoso, o una llamada a un proveedor para “decirle cuatro cosas”… algo que debemos hacer pero que implica una situación tensa o de estrés que nos genera temor. En estos casos la Procrastinación es sinónimo de huida, de esconderse. Esa no es la solución. Piensa en lo que ganarás si lo haces, el motivo real de hacer eso y en cómo te sentirás una vez lo hayas hecho. Para quitarse un peso de encima es imprescindible moverse. Muchas veces el “beneficio” que conseguirás te animará a dar el paso, valiente y decidido.

21. ¿Necesitas un estímulo? Recurre a tu canción favorita. Todos tenemos una canción “que nos pone las pilas”, que nos llena de energía y nos hace sentirnos master-and-commander, capaces de ascender el Everest (bueno, casi). Si puedes, en el momento de la duda, ponla. Déjate llevar por su fuerza y grítate: “¡Hazlo ahora!”

22. Saborea el momento de “la victoria”. ¿Y cómo te sientes cuando al final terminas y completas con éxito esa tarea que amenazaba con retrasarse una y otra vez? Bien, útil, productivo y triunfador. Puede sonar a tontería, pero son estas pequeñas conquistas las que nos hacen mejorar cada día, en lo profesional y personal.

Bueno… de momento lo dejo aquí. Este recetario que he compartido con vosotros está pensado para ser aplicado como “un todo”. A veces venceremos a la tentación simplemente con un sencillo pensamiento o a nuestra innata fuerza de voluntad. Otras veces tendremos que recurrir a tres o cuatro de los puntos que he puesto aquí, otras a diez o quince de estos puntos… y en otras a todo el recetario. Hay que valorar y aplicar estos consejillos en conjunto, como una fórmula global que posiblemente te ayuden a vencer eficazmente la Procrastinación. Este es mi granito de arena.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

Kyo - 16 abril 2009

Vaaaaaleeeee…..

Si por algo mi blog se subtitula “Procrastinando en vez de escribir”…

Seré buena y me leeré tu artículo luego. Ahora me pondré a escribir la reseña de “Los hombres que no amaban a las mujeres” que llevo dos días posponiendo ;)

Jeroen Sangers - 16 abril 2009

Otro truco es garantir la diversión, porque imaginar un periodo largo de trabajar mucho sin tiempo para divertirte es una garantía para procrastinar.
La solución es hacer exactamente lo contrario. Primero garantizas las partes divertidas de tu vida y después planificas el trabajo. Puede ser que suene ineficaz, pero esto psicología al revés funcione muy bien. Decide primero cuando es hora para estar con la familia, para mirar la tele, cuando vas al gimnasio y otras actividades sociales. Garantiza muchas horas de todos estos actividades. Entonces limita las horas para trabajar al resto de la semana. Las trabajadoras más eficaces normalmente toman más vacaciones y trabajan menos horas al día que los “workaholics”. Si tratas tiempo para trabajar como un recurso escaso en lugar de un monstruo incontrolable comiendo cada hora libre, te sentirás más equilibrado y trabajas más enfocado y eficaz.

¿Que pasaría si tan solo puedes trabajar algunas horas a la semana? El sentimiento de privación sería al revés, ¿verdad? En lugar de sentir que no queda tiempo libre, vas a tener el sentido de que no queda tiempo suficiente para trabajar. Reemplazaras “Quiero jugar” con “Quiero trabajar”, y vas a tener una motivación para trabajar como nunca antes.

(Este texto es parte de Combartir procrastinación)

Dr. Wasabi - 16 abril 2009

@jeroen muchas gracias por el aporte, ése es un gran artículo de Steve Pavlina que no conocía.

RuBiCK - 16 abril 2009

Justo ahora estaba leyendo este artículo debido a que estaba procrastinando un par de tareas, pero ahora mismo me pongo con ellas!!

Gracias ;)

Ll.Bosch - 16 abril 2009

Ya veo que te han hecho bromas procrastinas(?).
Comentarte que me parece muy interesante el artículo y que si te gusta hablar de estos temas, quizás podamos realizar alguna colaboración conjunta.
Saludos.

Nuazz - 16 abril 2009

Gracias de nuevo por tus granitos de arena, k para mi no son granitos son rocas jejeje.

La verdad que no conocía la palabra : “Procrastinación” .
Después de leer tu artículo me he sentido muy identificado en su máximo exponente… :( estoy infectado por este maldito virus… y eso que tengo un mac..
Bromas a parte…

Me gustaría dar una vuelta de 180 a todo esto…Pero buff tengo una pelota muy grande de cosas por hacer, y no se por donde empezar…Todos los días lo pienso y siempre me pasa = ….no me arranco y los días pasan.

Probare de seguir tus consejos Gracias !!!!

PD: Por cierto Dr.Wasabi se que tienes previsto aprender un nuevo idioma,
yo ahora me encuentro sumergido con el Ingles. Como enfocas el aprendizaje de una nueva lengua. Tb se me hace una montaña buff

Gracias de nuevo ☺

Dr. Wasabi - 16 abril 2009

@Nuazz creo que lo mejor no es intentar cambios drásticos sino ir planteando pequeños retos diarios e ir sumando mejoras. Para vencer un hábito con el que llevamos años no hay ni fórmula mágina ni se hace de un plumazo.

Fíjate pequeñas conquistas diarias y al final de la semana evalúa cómo vas, qué puedes mejorar y sobre todo cuáles son los pasos siguientes.

Roberkolgao - 16 abril 2009

La verdad es que lo único que hago en la vida es procastinar, pero no me decido a usar el método GTD, lo primero porque el programa que creo que me vendria bien (things) es inaccesible para mi. Tengo que buscar alternativas, porque evernote creo que lo utilizaría solo como un cajons desastre. Muy buen artículo.
Gracias Dr.

noemi - 16 abril 2009

@Kyo: ay no, ahorita no puedo leer eso….

Kyo - 16 abril 2009

@noemi: haces bien, porque al final tampoco he podido escribirlo ;)

Lo que sí he aprovechado es el rato del cafelito de después de comer para leer el artículo, y de nuevo tengo que darte las gracias Dr. por ponerme el espejo delante de la cara. Me he sentido especialmente identificada con el punto 20, ya que muchas veces es el miedo el que hace que deje a un lado “lo importante” para resolver “lo urgente”.

Para empezar a vencer la tentación de la procrastinación últimamente me ha dado buen resultado el GTD y sobre todo la “regla de los 2 minutos”. Es increíble la cantidad de puñetitas que puedes quitarte aplicándola de manera estricta, y que te hacen sentirte (y a la postre ser) mucho más resolutivo.

Gracias again, Doc.

Juancito - 16 abril 2009

Interesante artículo, felicitaciones Berto!
Muchachos, Things está al alcance de todos, lo pueden conseguir crackeado y sin spyware ni bichos. Gracias a ello estoy aplicando el GTD en mi vida diaria.

Saludos!

Jose Mendiola - 16 abril 2009

Totalmente de acuerdo con este artículo Berto. Yo las inefectividades de la Pocastinación las elevo al máximo nivel y al cabo del día siempre me encuentro con la típica llamada que intento retrasar porque da pereza o es desagradable. Toda una rémora…

Mikae - 16 abril 2009

Gracias berto .Tu entrevista imperdible .Eres la persona que creo que pensaba que eres .Creativa y culta .Da gusto leer esta web , infinatamente mas que las de mac, que solo ofrecen rumores y noticias sin practicidad alguna

Mil gracias Dr.

Joakin - 16 abril 2009

10. Si utilizas el GTD ojo con el “algún día”.

De esto llevo yo un par de semanas dandome cuenta, pero no veo el momento de pasarlas a next, y por su intemporalidad tampoco se ni cuales ni en que orden.

Un follon vamos… Supongo que encontrare la manera :)

xas - 16 abril 2009

y yo que estaba repasando todas las paginas de favoritos para no ponerme con un trabajo para mañana (fácil, pero me da una pereza) y me encuentro con esto… el Dr. me va a poner a estudiar además de dejar mi mac de lujo…

Daniel - 16 abril 2009

Gracias, mañana lo leo

Ahriman - 17 abril 2009

Yo me apunté a la autoescuela poco antes de i cumple de los 18 y ahora en mayo voy a cumplir 20 y aun no saqué el carnet y no es que suspendiera, es que no voy xd

Por tanto, tengo esta enfermedad :S, muy buena la info, saludos.

Michael - 17 abril 2009

Dr. Wasabi:

Muchisimas gracias por sus consejos respecto del GTD esto de la Procrastinación es algo que me estaba pasando pero no tenía idea que tenía un nombre y un método para conbatirlo me han sido de mucha ayuda sus Screencast para el correcto uso del GTD.

Muchas gracias.

Saludos desde Chile.

jotae9 - 17 abril 2009

Creo que estoy procrastinando de lo lindo en este mismo momento…

Reconozco que puedo tener un trabajo importante delante de mis ojos y/o en pantalla y decir todo eso que se dice para procrtoprocsrtinar.. joer, que palabro mas complicado de escribir…
Hay algun fármaco o droga que te ayude a quitarte? Por lo que lo mío es casi crónico… y me da igual que sea en la ofi o en casa… alguien se anima a colgarme unas lámparas? invito a cerveza! :-)))))

zordor - 17 abril 2009

Muy interesante el artículo, aunque he de confesar que a partir de cierto punto no me he leído más que los títulares. Creo que 22 puntos son demasiados para un post, constructivamente te aconsejo que los intentes reducir un poco más. Un blog suele ser algo más directo. Pero claro es solo mi opinión, tu eres un blog star y yo no, así que seguramente tu sabrás mucho más que yo de todo esto.

Aun y con todo el tema me ha parecido interesante (pero lo hubiera dejado en 10 puntos jeje) :)

Jarche - 17 abril 2009

Artículo muy interesante.
Hay otro temor, que es cuando dejas algo por hacer porque sabes que aunque lo termines vendrá otro.
Es uno de los más peligrosos porque se te va acumulando.
Todo es ponerse a ello.
Gracias por el post.
Un saludo.

Shinfu - 17 abril 2009

En mi caso práctico mucho la “tormenta de ideas” para afrontar proyectos grandes. Con las ideas hago “subproyectos” realizables a corto plazo y bien delimitados y me va muy bien.

Algo de mindmapping es necesario en GTD para vaciar los open loops.

Genial artículo contra el mayor enemigo de la #productividad.

pelusa - 18 abril 2009

Muy buen post!…pero hay una cosa, si yo recurro a estimularme con la canción que más me gusta, mi procrastinacion empeora! :(
En lo restante voy a tenerlo en cuenta.

Hernando - 18 abril 2009

Muy buen articulo… para reflexionar… y hacer algo!

En mi caso lucho tambien contra la procrastinacion… creo que las pequeñas batallas en pequeños detalles ayudan a ver que uno si puede lograr vencer la procrastinacion…

Addax - 18 abril 2009

¡Excelente! No tengo más para decir. Muchas gracias, hace ratón que andaba con este asunto de la procrastinación y recién hace poquito me di cuenta de que tenía un nombre.
Ahora, a ponerlo en práctica
Recomiendo el uso del programita “Procrastination Killer” como para complementar. En él, se aplica el método 10×2: diez minutos de trabajo, dos de descanso, durante una hora.
¡Un saludo!

nosolo - 20 abril 2009

Procrastinación es tener pendiente de leer éste artículo desde que lo publicaste y que ya hayan pasado cuatro días :P

Gracias por el aporte, tiene muy buena pinta :)

nosolo - 20 abril 2009

Por cierto, hay un corto de animación muy majo sobre la Procrastinación (en inglés) que vi en el Animac de éste año:
http://www.youtube.com/watch?v=37wR_TWdVy0

fonsobn - 20 abril 2009

Fenómeno como siempre doctor ;)

miki.mac - 21 abril 2009

Llegas en el momento oportuno, ya que creo que empiezo a padecer el síntoma, mismamente este fin de semana no fui a la reunión de GUM Asturias por Procrastinación y ahora me arrepiento de no saber usar el automator : ( .

Genial artículo, aunque no me lo he leido entero, posiblemente más tarde, mañana seguro que lo termino, si, mañana madrugo y lo termino en un momento…

miki.mac - 21 abril 2009

Por cierto tu blog ayuda a la Procrastinación, ya que debería estar trabajando y estoy aquí leyendo tus escritos.

Debería autoponerme controles parentales.

jorgee - 21 abril 2009

Hola Dr. primera vez que leo su blog y menudo post me encuentro, me viene como anillo al dedo. Gracias y lo seguire leyendo.

jotae9 - 21 abril 2009

[QUOTE]Algo de mindmapping es necesario en GTD para vaciar los open loops.[/QUOTE]

Eh??????????????

Nacho Muñoz - 26 abril 2009

Estoy estrenando mac y me he venido corriendo para comentar aquí: espero que mi nuevo juguetito no me haga procastinar! :-)

    Dr. Wasabi - 26 abril 2009

    Bueno, seguro que te hará procrastinar unas horas, ¡no hay nada malo en disfrutar de tu nuevo Mac! ;-) Lo bueno es que seguro que serás más productivo con tu nueva máquina. Disfrútalo!

Los Comentarios están cerrados.