Cómo utilizar los miércoles para darle la vuelta a tu semana

Hoy que estamos a miércoles me apetecía contarte cómo utilizo yo este día de la semana para mejorar mi trabajo. Como está estratégicamente situado a mitad de la semana, es mi día favorito para cambiar el rumbo de cómo van las cosas. Si la semana está yendo mal, puedo mejorarla. Y si está yendo bien, puedo ir uno o dos pasos más allá.

Después de muchos años trabajando a expensas de lo que me tocara cada semana, me di cuenta que en muchas ocasiones era yo el que podía marcar el rumbo de cada semana. Con un pelín de actitud (proactividad, sobre todo) y un par de nuevas rutinas, noté el cambio.

El miércoles suelo pararme a hacerme estas dos preguntas:

  • ¿Qué cosas importantes se han quedado por hacer (lunes y martes)?
  • ¿Qué problemas o frentes abiertos hay que requieren atención?

Habitualmente estas preguntas se plantean el viernes, cuando tal vez ya es demasiado tarde porque la semana ya toca a su fin. Así que yo me adelanto al miércoles para tener días de margen y poder reaccionar a tiempo.

Si la semana va mal…

Si por lo hecho el lunes-martes veo que la semana se ha torcido, procuro actuar de inmediato. Rápidamente anoto los siguientes pasos a dar en forma de tareas. «¿Qué es lo próximo que voy a hacer para solucionar ese tema pendiente?» Tal vez sea arreglar, hacer, cambiar, escribir, llamar, ir a ver a alguien… Porque, o vas tú por delante de los problemas o serán ellos los que te perseguirán hasta que no te dejen hacer otra cosa.

Si la semana va bien…

Pero claro, también hay muchos miércoles en los que veo que la semana va bien (¡como hoy!). ¿Qué hago en esos casos? ¿Sigo sencillamente con el plan semanal previsto? Sí, pero también intento otra cosa: aprovecho la inercia positiva (una especie de “racha productiva” que a veces experimentamos los humanos) para subir un punto la intensidad.

Terminar, terminar y terminar

Yo entiendo las “rachas” en productividad como una oportunidad para ir un paso más allá, de mejorar, de avanzar un poco más de lo previsto. ¿Cómo? Haciendo algo previsto para otro día, adelantando plazos, poniendo un extra de calidad en algún rincón no previsto y, por encima de cualquier cosa, concentrándome en TERMINAR.

Siempre lo hago, pero los miércoles me recuerdo que es mejor y más inteligente invertir esfuerzos en rematar que en abrir nuevos frentes. Porque el viernes, cuando evalúe mi semana, me fijaré sobre todo en lo que he completado, más que en lo que he empezado.

Y, dicho todo esto, también te digo que hay semanas y miércoles de mierda donde nada parece salir bien ;-) Pero, no me resigno e intento poner inteligencia de mi parte para no estar a merced de la suerte que reparte la semana.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

JC - 3 octubre 2013

Berto:

Muy interesante estrategia. Se ve como un inteligente punto de control a medio camino sobre los objetivos semanales que te hayas propuesto. Como bien dices, anticiparse a los problemas es clave en nuestra organización personal y si logras pezcar un descarrillamiento a tiempo puedes ganar tiempo valioso.

Por supuesot que hay veces que las cosas no van ni para atrás. Muyphy no falla!

Te mando un abrazo. Excelente Tip como siempre!

JC
http://www.comomeorganizo.com
Twitter: @ComoMeOrganizo
Ultima Nota: No desactives tu teléfono fijo!

    Berto Pena - 4 octubre 2013

    Gracias JC. Tengo pendiente escribir sobre la Anticipación como algo ESENCIAL en la Productividad Personal. Es tremenda la cantidad de problemas que ahorras o que desatascas con unas pizcas de proactividad y preparación. Los miércoles, al menos a mí, me vienen de perlas para esto.

Berto Pena - 4 octubre 2013

Me encanta descubrir cosas como esta de los miércoles. No suelen estar en los libros de productividad y son tan cotidianas y poco llamativas que nadie repara en ellas :-)
Gracias José Ramón!

Asunción - 16 octubre 2013

Interesante artículo Berto. Leyéndolo me he dado cuenta que yo misma hago una especie de check and go a diario. Es decir, lo que cuentas del miércoles, lo podemos aplicar a cada jornada de trabajo, a otro nivel.

Normalmente después de la pausa de la comida, cuando te has quitado los temas gordos, respondido casi toda la cola de emails que poblaban tu inbox, normalmente hago una pausa de 10 minutos antes de retomar, analizo como ha ido la mañana, y las cosas que puedo hacer para sumar en las horas de la tarde e ir cerrando temas

Los Comentarios están cerrados.