Cómo convertir una tarea molesta en hábito sencillo

Yo en mi trabajo estoy solo. Como muchos autónomos soy un one man show lo que significa tener que hacer de todo. Y no siempre todo es divertido. De entre todas las cosas que hago al cabo de la semana hay un puñado de tareas que, directamente, odio. Pero “a base de calendario” he desarrollado el hábito de hacerlas y ahora apenas me cuesta. De tarea molesta e incómoda a hábito sencillo e indoloro. ¿Cómo lo conseguí?

Para empezar te recomiendo la lectura de esta entrada donde explico cómo Jerry Seinfeld utilizaba un sencillo calendario para forjar el hábito de escribir guiones a diario. Pero, ¿qué pasa cuando no se trata de una tarea que quieres hacer cada día? Ahí las papeletas para procrastinar se disparan.

Una vez a la semana tengo que hacer facturas, ordenar las que he recibido, hacer papeleo vario… Vamos, la tarea más divertida de la historia. Algo que tradicionalmente he postergado a la primera de cambio y dejaba siempre para última hora. Ahora ya no lo hago y cumplo con el plan semanal que me he propuesto. ¿Disciplina y abnegación? ¿Alguna técnica súper avanzada? Más bien no. Simplemente un calendario.

La fórmula que mejor me funciona a mí para hacer que una tarea molesta se vuelva hábito es convertirla en una cita que se repite en el calendario. Literalmente anotarla y recogerla un día de la semana, a una hora concreta, como si se tratara de una visita al médico que no te vas a saltar. Bloquea por anticipado en tu agenda tiempo para esa tarea molesta (próximo nuevo hábito) y prográmala para que se repita cada vez que tú quieras (fundamental detalle).

¿Y por qué funciona la combinación «tarea molesta?calendario?hábito»?

  • Porque algo que está en tu agenda de forma constante es algo que difícilmente vas a olvidar o ignorar.
  • Porque al elegir el momento del día-semana por adelantado te aseguras de escoger la mejor hora para hacerlo.
  • Porque al programarlo te aseguras que se repetirá. La repetición termina por romper cualquier resistencia y es la base de cualquier nuevo hábito. Tanto en tu trabajo como tu vida personal.
  • Porque el gesto de planificarlo por adelantado implica que quieres o tienes que hacerlo. No significa que tengas motivación sino motivos (yo no tengo motivación para hacer facturas pero sí motivos).
  • Porque al programarlo y ponerlo por escrito reservas el tiempo necesario para poder hacerlo. Si no lo haces por adelantado, luego nunca encontrarás el tiempo (las ganas) que necesitas.
  • Porque con el paso de las semanas tú mismo verás los resultados y querrás seguir repitiéndolo como la fórmula para conseguir nuevos avances.

Todos los hábitos que he logrado desarrollar en los últimos años, desde los más complicados hasta los más sencillos, han empezado con un pequeño gesto. El de utilizar un simple calendario y programar esa incómoda tarea para prender la mecha es uno de mis favoritos. Pruébalo a ver qué tal te funciona. Total, ¿qué puedes perder?

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

  • Flames

    “Yo en mi trabajo estoy solo.”

    Vaya manera de empezar el día…. Yo también estoy solo. Los que trabajamos sin jefe a veces necesitamos un “jefe virtual” o una situación que nos obligue a realizar algunas tareas. Lo del calendario tiene un poco de eso.

    Ese calendario podría tener una imagen de un jefe que nos ordenara hacer lo que nos cuesta.

  • El enlace al post de Jerry Seinfeld esta mal

    Un saludo y thx por los consejos

  • Niklaus

    Gracias, lo probaré. Hay un par de cosas que siempre dejo de lado. No se si por falta de tiempo o porque no me apetece hacerlas o por las dos cosas ;)

  • Carlos

    La verdad es que tengo diversas “tareas molestas” casi diarias, necesitan más de 2 minutos y siempre que me pongo con ellas, empieza el teléfono a sonar (en mi caso el teléfono es sagrado, si alguien llama a la empresa o es porque quiere comprar o es porque ha comprado y hay que prestarle el servicio post-venta como se merece), intentaré programar estas tareas para las horas de menos teléfono, os iré contando…

  • Hola Berto,

    Completamente de acuerdo con el método. Además lo tratas como si sólo tuviesemos alguna tarea cuando en realidad tenemos muchísimas que no nos gustan.

    Además es demasiado frecuente cuando no pasamos por la agenda el posponer todas las tareas a un día concreto sin darnos cuenta. Y cuando llega este nos damos cuenta de que tenemos planificadas muchas más cosas de las que podemos hacer y que no daremos con todo.

    Un saludo

    • Sin duda, nunca es una sola y siempre son varias las que están ahí revoloteando como moscas.
      Suele funcionar juntarlas en el mismo momento de la semana, si están relacionadas. Por ejemplo yo junto todo el papeleo, administración, etc y lo hago de un tirón, en lugar de salpicar toda la semana con tareas así. Escribiré un poco más sobre esto más adelante.

  • Interesante, solo una duda a la que ando dando vueltas yo un tiempo… tu personalmente eres más partidario de agendas físicas o electrónicas? Llevarla en ical o tener una de papel?

    • Pues creo que depende mucho del uso de cada uno, de si se mueve más en digital, etc. Yo, y en mi caso puramente personal, y hablando estrictamente de hábitos me va muchísimo mejor el papel. Lo contaba justo en esta entrada. El anotarlo de mi propio puño y letra y sobre todo tener siempre a la vista ese calendario me anima más. Creo sin duda que es algo para probar y decidir cada uno.

      • Si lei eso pero lo asocie solo a calendarios no a agendas… es que soy también muy partidario de las agendas en papel, pero también de una digital… ains… Gracias por el comentario por cierto ;)

  • Muchas gracias por las recomendaciones, yo también tengo que hacer un montón de cosas que no me gustan nada, probaré tu método y ya te diré si me ha funcionado o no

  • Gracias Berto, esto es algo que sin duda alguna tengo que probar. Creo que todos tenemos tareas que dejamos siempre para lo último por perece o porque no nos gusta nada tener que hacerlas.
    Espero que funcione ;)

  • Como anillo al dedo, Berto, gracias. Me sucede exactamente lo mismo, exactamente con lo mismo. ;) También yo lo probaré, aunque mi gran problema es que, como me cuesta y me aburre tanto, siempre necesito dedicarle más tiempo del que espero en un principio.

    Por cierto, ya que hablas de facturas y papeleo, ¿empleas tú algún programa de facturación online que esté bien o recomiendas alguno específico? Yo utilizo facturagem.com, pero no puedo incluir en él más que presupuestos y facturas propios, no las de los proveedores, que sería ideal… ¡Gracias!

  • Hola Berto

    Me parece genial tu descripción de como hacer una actividad que se torna difícil al principio en un habito, a mi me paso cuando empece a escribir en mi blog me preocupaba un poco el hecho de “tener” que escribir por lo menos 3 post a la semana, después de un tiempo es impresionante como esto se me ha convertido en un habito, al grado de que hay días en los que escribo 3 o 5 post.

    Ciertamente como tu bien describes y como dice el dicho “la practica hace al maestro”.

    ¡Saludos!

  • Gracias por mostrar una forma sencilla de conseguir realizar esas tareas necesarias y menos gratas que siempre hay un motivo para retrasarlas… una llamada de clientes, emails que responder…. Yo he optado por bloquear unas horas el mismo dia de la semana y me reuno con las ‘tareas’. Es decir, no atiendo el teléfono, ni miro el email como si estuviera reunido con alguien.