Cómo Sacarle el Máximo Partido a los “Oasis” en el Trabajo

Los “oasis” en el trabajo son momentos en los que se dan una serie de circunstancias en las que tú puedes trabajar mejor porque los demás te dejan trabajar mejor. Son momentos en el día y/o en la semana, donde hay menos actividad, menos ruido, menos interrupciones. Saber detectarlos y aprovecharlos es clave para aumentar resultados.

¿Cómo son y para qué sirven?

Los oasis son esos momentos en los que tu jefe, socios, compañeros, clientes, proveedores, familia (si trabajas o estudias en casa) no están ahí para “molestarte”. Ni están cerca, ni llaman, ni interrumpen. En los oasis todo está más quieto. Ocurren menos cosas. Tu entorno es más propicio para encontrar la Atención, la Concentración y el Enfoque que tanto necesitas.

Estos oasis existen. Por pequeños o puntuales que parezcan existen. A veces se presentan cuando tú menos los esperas, por pura casualidad. O puedes ser tú el que los fomentes y propicies.

Tanto en un caso como en otro es esencial saber identificarlos y querer exprimirlos intencionadamente. ¿Cómo? Aprovechando para hacer tareas de más valor y mayor exigencia, en lugar de desaprovecharlos con actividades menores o microtareas.

¿Cómo encontrarlos?

A menudo ocurre que muchos de estos oasis están escondidos dentro de tu día de trabajo, dentro de tu agenda o la rutina que repites todos los días. Pero no nos percatamos de ellos. Lo mejor es revisar tus rutinas, tu agenda, tus costumbres, tus horarios, tu entorno, tu zona de trabajo… Analizar a fondo todo eso para encontrar cualquier indicio de oasis.

También es importante permanecer alerta para identificar estos oasis porque a menudo se presentan de repente. Hay que estar atento a lo que pasa y cuándo pasa para poder aprovecharlos en cuanto se presenten. Sin perder tiempo.

Ejemplos de oasis

Aunque cada persona tiene que encontrar los suyos, hay algunos oasis que son más fáciles de encontrar y aprovechar. Ahí van algunos sencillos ejemplos:

  • Al comienzo del día. Consiste en adelantar la hora de inicio media hora. Sin que ello implique trabajar más, te permitirá disfrutar de 30 minutos de oro donde no se escucha ni el vuelo de una mosca.
  • Al final del día. Las personas que entran tarde (por ejemplo por llevar niños al colegio) luego tienen 30 minutos o una hora al final donde la tranquilidad es máxima.
  • Aprovechar que el “interruptor” de la oficina no está cerca. Porque tu jefe o compañero más pesado están en una reunión.
  • Aprovechar el “silencio súbito” que a veces acontece en una oficina. De repente, no sabes muy bien por qué, un día concreto y durante un buen rato todos están quietos y callados (quizá estén durmiendo). Identifícalo y saca partido de ello.
  • Una mañana a la semana trabajas desde casa. Ese es un “pedazo de oasis” que hay que aprovechar al 200%.
  • La hora de la comida. Adelantándola o atrasándola, y aprovechar así esa media hora o una hora en la que todo el mundo está fuera.

Una de las claves para mejorar la productividad es “leer” lo que nos pasa o lo que pasa a nuestro alrededor y saber moldear nuestra forma de trabajo para sacar más partido. Recuerda: no es trabajar más, sino mejor. Y a veces eso pasa por aprovechar esos momentos (que ya tienes) en tu semana o en un día concreto.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

Juan Miguel - 20 septiembre 2013

Muy bueno, y te aseguro que los busco cada día, pero hay veces que lo mejor es irse de la empresa y trabajar desde casa, pues no te dejan tranquilo, parece que te busquen para “tocarte los …”, ya me entiendes. En fin, lo seguiremos intentando, me ha gustado mucho tu artículo.

    Berto Pena - 20 septiembre 2013

    ¡Y que lo digas! A veces no hay más que desierto y desierto… y ni un trago de agua :-) De ahí que buscar y detectar (y propipiciar) estos oasis todavía sea más importante.

JC - 20 septiembre 2013

Decididamente Berto! Esos Oasis son muy, pero muy útiles.

Muchas veces cuando me preguntan “como haces para hacer todo lo que encaras?” la respuesta suele ser: “Aprovechando huecos”. Esos gaps (oasis como tu los llamas) son terriblemente fructíferos.

Generarlos, detectarlos y aprovecharlos al máximo son habilidades que vale la pena cultivar

Un abrazo

JC
http://www.comomeorganizo.com
Twitter: @ComoMeOrganizo
Ultima Nota: ¿Quieres evitar Congestiones de Tráfico?

Rosa M Canton - 27 septiembre 2013

En mi caso, los oasis se producen cuando hay mañanas tranquilas de telefono y mi equipo está en campo. Es verdad que se duplica la productividad. Lo de retrasar la hora de la comida es bueno para este caso porque trabajas mas tranquilo pero hace, por mi experiencia, que cuando tienes tu hora de comida y los demas están trabajando tengas mas interrupciones. Saludos!

    Berto Pena - 2 octubre 2013

    Gracias Rosa por contar cómo lo haces tú. Lo bueno de los oasis es que siempre terminas encontrando alguno pero, en mi experiencia, la mayoría de la gente los deja pasar poniéndose con cosas menores. Alerta para aprovecharlos!

Sergio - 4 octubre 2013

Yo lo tengo perfectamente localizado, pero es una lástima que sea el sábado por la mañana, cuando no suelen molestar en la oficina de obra.
Soy un trabajador expatriado en Chile, y la costumbre en este país es llamarte a la puerta (muy educadamente) y entrar a preguntar cualquier “chorrada”, pero cuando esto ocurre 40 veces al día, el estado de ansiedad que te genera es preocupante.
Al final que ocurre, que vienes el sábado a trabajar para sacar lo que no puedes sacar durante la semana. Claro como uno tiene a familia en España y “no tiene otra cosa que hacer” pues a trabajar…

Los Comentarios están cerrados.