5 Rincones donde es Más Eficaz utilizar Papel y no Tecnología

A menudo me preguntan si, productivamente hablando, recomiendo utilizar papel o software. Yo digo que «depende de para qué». Pero es cierto que en los últimos años me he visto a mí mismo volviendo progresivamente al papel, especialmente para las tareas más creativas, resolución de problemas o un enfoque diferente. Un trozo de papel es uno de los mayores aliados productivos.

Hay un hábito al que ya desde pequeño me acostumbré y que creo que, en silencio y sin hacerse notar, me ha ayudado en infinidad de ocasiones. Y es trabajar con una libreta papel a mi lado. Pegada a mí para, en cualquier momento, echar mano de ella y poder anotar o garabatear. El valor de esa cercanía e inmediatez lo noto a la hora de hacer cualquiera de estas actividades…

Cursos y conferencias

Nunca empiezo a diseñar una presentación de un seminario o una charla frente al ordenador. Si bien inicialmente voy recopilando la información e ideas en Evernote, el diseño de diapositivas, estructura, ejercicios y actividades las planteo y diseño siempre sobre el papel.

Diseño e interfaces

Tanto a la hora de diseñar páginas web como ahora aplicaciones, cada vez que tengo que pensar en cómo voy a mostrar tal cosa en pantalla, me lanzo sobre el papel. Todo el layout, cada pantalla, cada rincón de mis proyectos los diseño sobre una libreta de dibujo. De ahí, luego al ordenador.

Proyectos y tareas grandes

Cuando me enfrento a proyectos o tareas elefantes lo primero que hago es despiezarlos y poner todas sus partes delante de mí. Eso me permite comprender mejor para distribuir y organizar mejor. Todo lo hago en papel.

Apuntes y notas

Cuando asisto a una clase, una charla o una conferencia, nunca tomo notas con mi portátil o mi iPad. Siempre en papel, en mi libreta Moleskine. La razón es doble. Por un lado evito distracciones y estoy mucho más atento a la persona que habla y que me está dedicando su tiempo. Por otro, al tomar notas sobre el papel puedo pintar, hacer diagramas, trazar mapas. De esta forma evito la limitación de tomar notas de forma lineal. (¿Por qué creemos que los apuntes deben tener la estructura de un artículo o un libro?)

Solución de problemas

Si me enfrento a algo complejo, que está atascado o ante lo que no sé cómo organizarme o hacer, me lanzo sobre el papel. Y en este caso casi siempre para pintar un mapa mental. Ante problemas así, cuando los pinto sobre el papel he descubierto que mi mente se conecta antes y funciona mejor.

Cuando tengo que crear, pensar, concebir o diseñar NUNCA empiezo por el sofware. Porque el software en muchos casos te obliga a pensar como él quiere, no como tú puedes.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

Flames - 19 diciembre 2012

Totalmente de acuerdo. Se podría escribir un libro del por qué para planificar, diseñar, etc. es mejor el papel. Pero no añadiría mucho a lo que has comentado tú.

Se podría resumir en lo de la “inmediatez” y lo de “el software en muchos casos te obliga a pensar como él quiere, no como tú puedes”.

Añadiría una pequeña cosa acerca de que “el papel” nos muestra las cosas de forma más “sugerente” que “acabada”. Nos deja imaginar más allá de lo plasmado en el papel.

Cuando se diseña ocurre lo mismo; es mejor que los primeros dibujos ofrezcan un aspecto “incompleto”, “inacabado” ya que así la imaginación puede ir un poco más allá siempre. Es por eso que considero que la virtualización es un mal recurso de diseño al ofrecer como acabado algo que está en proceso. Y con la planificación ocurre igual.

    Berto Pena - 20 diciembre 2012

    Tienes toda la razón. Ese ingrediente de inacabado hace que muchas veces sigas “tirando del hilo” donde lo dejaste cuando con software muchas veces te limitas a rellenar un espacio (línea, página, casilla, etc).

    Creo en el equilibrio entre digital y papel pero para ciertas cosas todavía más fan del papel :-)

José María Villarmea - 19 diciembre 2012

Totalmente de acuerdo. Personalmente me sirve como un gran ” desatascador”, para aquellas tareas complejas o resolución de problemas es fantástico, además estamos especialmente condicionados cuando cogemos lápiz y papel, la mente? por nuestro historial parece prepararse mucho más y mejor, vamos que nuestro enfoque casi “por naturaleza” mejora considerablemente.
Muy buen post.

    Berto Pena - 20 diciembre 2012

    Es formidable para esas situaciones, tareas o problemas a las que no sabes cómo meterles mano. No hay nada como pintar un diagrama o mapa y la mente hace “clack”. Yo cuando no veo algo claro me lanzo sobre el papel!!! :-)

Maria - 20 diciembre 2012

Me ha gustado leer este post. Comparto tu enfoque y en particular el uso de mapas. En mi caso es el mapa el que acaba en la pared o en el tablón de corcho, com guía de un proyecto o incluso de las actividades de un día especialmenet complejo. No he conseguido que me guste ninguna aplicacoon para hacerlos y simpre estàn en papel, en un cuaderno o en una hoja A3! Gracias Berto

    Berto Pena - 20 diciembre 2012

    Yo hago como tú María. No lo menciono en este post pero también tengo una pizarra en mi despacho de casa. A veces me levanto a pintar ahí, otras en papel… es como un gimnasio para la mente, vas cambiando de aparato (herramienta) según lo que necesites :-)

JC - 20 diciembre 2012

Totalmente de acuerdo Berto! Yo también estoy recuperando la sana costumbre de garabatear en papel antes de lanzarme a algo creativo. Es impresionante la activación mental que logras.

Saludos

JC
http://comomeorganizo.blogspot.com
Twitter: @ComoMeOrganizo
Ultima Nota: Metas – Que se Vean

    Berto Pena - 20 diciembre 2012

    Sobre todo cuando te das cuenta que apoyarte en el papel no te obliga a renunciar a las grandísimas ventajas de lo digital. No es uno u otro, son los dos. La mente puede ser mucho más creativa si le dejamos espacio y le damos herramientas. Así lo veo yo :-)

Elena - 20 diciembre 2012

Sí, estoy de acuerdo en que a mano, mejor que “a máquina”. Y más viniendo de un entorno creativo gráfico donde estoy más acostumbrada a dibujar que a escribir y las ideas creativas fluyen mejor que cuando te limita una aplicación.

Pero qué me dices de combinar lo mejor de los dos mundos? Por ejemplo usando un iPad a modo de bloc de notas con alguna aplicación tipo Noteshelf? Yo lo encuentro muy práctico pues te permite borrar, marcar en color, etc… como si de una pizarra Vileda se tratara, pero portátil. Y con la ventaja añadida de poder compartir por email las notas.

Acabo de hacerme con un iPad mini y aun estoy decidiendo si lo mantengo o lo cambio por un iPad 2 para usarlo como Moleskine digital (entre otras cosas). Si bien es muy portátil, no se yo si se me quedarán las hojas pequeñas…

Un abrazo desde Londres!

Elena

Juan Antonio - 21 diciembre 2012

Berto, comparto hasta extremos enormes tu uso del papel. Ante los desafíos corto un papel de embalar de 1,5 metros de largo, lo pego con cinta adhesiva y ahí comienza la fiesta: Comienzo a crear un Mind map, con rotuladores de colores, enganchando post-it, dibujos, etc.
Además animo a mis compañeros y mi jefe a que peguen lo que se les ocurra. Me resulta muy útil cuando hago pausa en alguna tarea, me siento delante del mapa y me ayuda a desconectar de la otra tarea. Es divertido y productivo, he sacado muy buenas ideas de esos mapas, incluso alguna vez he enrollado el mapa y transportado en un tubo de planos hasta una reunión: sorprendes al personal, que espera una propuesta en power point o un documento word. Un saludo,

Juan Antonio

    Berto Pena - 27 diciembre 2012

    Yo hago como tú también. No lo he comentado en el post pero para ciertas cosas me ayudo mucho de colores y post-its. Utilizando códigos de colores veo, entiendo u organizo mejor. Como digo, sólo para ciertas tareas o proyectos.

Sara - 23 diciembre 2012

Que buena idea Juan Antonio lo del papel en la pared. A mi me gusta combinar los dos mundos, digital y papel. El papel me estructura mucho más y sobre eso el digital me permite ir construyendo pero me ha gustado tener algo tipo Brain storming en la pared constantemente.

Miguel Álvarez - 23 diciembre 2012

Muy curioso lo del papel para nosotros los inmigrantes digitales.
Yo soy asesor fiscal y cuando me enfrento a un apunte contable complejo cojo papel y lápiz. Parece que así lo entiendo mejor.
No se sí es simple añoranza pero siento algo de “placer” cuando escribo.

Rafael Hernampérez - 24 diciembre 2012

Buena exposición, Berto. El papel, además de su encanto, tacto y olor, evita todo tipo de distracciones que conlleva una aplicación, por muy simple que ésta sea. Cuando estás sobre papel, los pensamientos fluyen libremente y automáticamente se transmiten a la mano y de ésta al papel. Cuando utilizas un software, estás limitado y te distrae cuando tienes que buscar la opción o la herramienta a utilizar, con lo que se pierde gran parte del pensamiento. La comunicación cerebro-mano-papel es más natural y directa.

Aprovecho para felicitarte por tus posts, desearte unas felices fiestas y que tengas un gran año 2013.

    Berto Pena - 27 diciembre 2012

    Gracias Rafael! A mi me ocurre como a ti. Cuando tengo papel y lápiz en la mano lo poco que me sale de la cabeza sale con más naturalidad. Pienso mejor.

David Crespi - 9 enero 2013

Poco a poco el papel morirá. Pero seguiremos pudiendo proyectar nuestros pensamientos sobre pizarras digitales, papeles en blanco donde podamos plasmar nuestra creatividad, sin ningún software que te haga trabajar de una forma que nos coarte nuestra creatividad.

Cuando ese momento llegue, habrá gente que cambiará el papel, pero hasta que llegue unos poco irreductibles seguiremos sintiendo el tacto del lápiz en nuestros dedos para activar la creatividad en los momentos de pánico absoluto.

La sensación de las teclas bajo nuestros dedos no se puede comparar al del peso y el tacto del lápiz en nuestras manos.

Por cierto que gran sensación es estar garabateando mientras buscas soluciones a esos “marrones” y vas conectando ideas inconexa, como dicen en aquel anuncio de tarjetas de crédito, no tiene precio.

Daniel Grifol - 10 enero 2013

Yo no creo que el papel vaya a morir. Yo hay cosas que tengo que escribir en papel porque me da un punto de vista más reflexivo y con más perspectiva.

Además, es cierto que cuando escribo algo en papel me siento más comprometido con lo que he apuntado.

Sobre la creatividad, creo que no depende del soporte. Antes me costaba ser creativo delante de un ordenador y ahora me cuesta elucubrar sin algún cacharrito digital delante, porque me da acceso a un montón de herramientas que no me da el papel.

Jose Luis LLuelma - 15 enero 2013

Hola, felicidades por el post.
Es la primera vez que comento. Aunque te sigo desde hace tiempo. Me ha gustado que hayas tratado algo tan “común” o cotidiano pero a la vez muy olvidado. Me siento congratulado porque cosas así me he llevado años de mi vida (y me llevo) practicando. Me reconforta no ser (almenos no único) un friky de notas, posticks, colores…etc.

Es bonito como aún lo “añejo” se mantiene con su condición de peso o auténtico. Una buena pizarra es genial para desarrollar incluso para estudiar. Y todos mis proyectos o reuniones de creación empiezan con folios, lápiz y sacapuntas!!!

Respeto y me encanta la tecnología pero tomar notas en un iPad o algo asi no deja de ser motivo de distraccion o “juego” y nos impide estar al 100%.

Una cosa que tambien utilizo y me creo son “figuras” magnéticas. Son superdidacticas y geniales: flechas, bocadillos, interrogantes, etc. Lo recomiendo.

Ah y tb tengo una moleskyne regalada y me encanta….y soy un comprador compulsivo en las secciones de librerias, material d oficina etc, jaja.

Gracias!! Un Abrazo, Jose Luis Lluelma, fotografía.

[Te animo que trates mas veces…”esas cosas cotidianas” de todos los dias q pasan desapercibidas]

    Berto Pena - 15 enero 2013

    Gracias José Luis. Sí, a mí también me gustan estos posts, aunque siempre he procurado escribir con este enfoque. Cosas cotidianas para todos :-)

Raul Saez - 15 enero 2013

Creo que ambas opciones son validas, cada una con sus ventajas e inconvenientes. El uso del iPad quiza no sea todavia lo suficientemente natural, son pocos meses o años con su uso, mientras que con el papel aprendimos en la escuela y su uso esta en nuestras raíces.

Prestariamos la misma atencion en una reunión o nos concentrariamos igual si llevaramos pocos meses con una libreta y un lápiz? probablemente empezariamos a jugar, a hacer dibujos, a distraernos con el gusanillo de la libreta…

Yo para muchas cosas sigo usando libreta :-)

Saludos!

Los Comentarios están cerrados.