5 Detalles que No puedes Descuidar al Hacer tus Tareas Clave

¿Cómo sacar más de las tareas que te dan más resultados? ¿Cómo hacer mejor esas 2-3 tareas que marcan la diferencia? ¿Cómo dejar huella con las tareas que más cuentan? Yo respondo con una sola idea: tienes que mimar esas tareas. El día en el que me empecé a tomar en serio mis tareas clave, fue el día en el que mi Productividad Personal cambió para siempre.

Hace unas semanas justo escribía sobre los efectos de retrasar tus tareas clave. En mi anterior artículo hablaba de cómo aumentar tus resultados, subiendo el “peso” de tus tareas. Y concluyo esta “trilogía” de artículos dedicados a los resultados hablándote de cómo hacer bien o mejor tus tareas clave.

¿Por qué hablo tanto últimamente sobre Resultados? Porque es un tema que me preocupa. Cada vez me encuentro con más y más profesionales de gran o altísimo nivel que “reman pero no avanzan”; que “trabajan sin parar pero sin resultados” (o no tantos); que terminan el día habiendo “hecho todo descuidando lo importante”.

Yo, en su día, me propuse salir de ese laberinto. Y la respuesta la encontré en mis tareas clave. Hasta entonces me las tomaba “más o menos en serio”. A partir de un día empezaron a ser el corazón y la columna vertebral de mi día.

— Las tareas clave son extraordinarias y te hacen extraordinario. Te retan y sacan a la luz lo mejor de ti.

— Las tareas clave no se planifican y se hacen sin más. Se cuidan, se protegen, se miman.

Y ¿cómo cuidarlas hasta el punto de mimarlas como si se trataran de un bebé? Yo procuro cuidar al máximo estos cinco detalles:

  • IDENTIFÍCALAS
    Si no sabes cuáles son, dónde están y cómo son, ¿cómo vas a mimarlas? Puede sonar a obviedad, pero entre la maraña de mini y microtareas, los imprevistos y las falsas urgencias, las carreras y el Email diario, verlas claramente no siempre es fácil. Cuando veas una tarea clave “ponle un pin”. Subráyala, ponla en negrita, asígnale una estrella. Sepárala del resto porque es diferente al resto.
  • PREPÁRALAS
    Estas tareas suelen ser complejas y laboriosas. Muchas veces no basta con decir “la hago”. Sino que hay que anticiparse con ciertos preparativos: recopilar material, buscar información, que alguien nos envíe algo… Lo peor que puede pasarte es ponerte a hacer una tarea clave, comprobar que te faltan cosas y no puedes hacerla o incluso dejarla a medias (¡no!).
  • DIVÍDELAS
    Muchas de tus tareas clave son en realidad varias tareas dentro de una. En casos así, lo mejor es descomponer la tarea en varias partes o fases. Esto te permitirá comprenderla mejor, distribuir mejor tu trabajo, y si ocurre algo podrás reaccionar y reajustar con más facilidad tu plan para ese día.
  • AÍSLATE
    A la hora de hacer y terminar estas tareas necesitas Atención+Concentración+Intensidad. Esto es imposible encontrarlo cuando estás rodeado de distracciones (tuyas) o te abrasan a interrupciones (los demás). Es esencial elegir (propiciar) el mejor momento, lugar y condiciones para hacerlas. Y hacerlas bien.
  • TERMÍNALAS
    Esta es una regla de oro en Productividad Personal pero que ante tareas clave es como un mandamiento: Termínalas. No las dejes colgando, a medias. Los resultados (esos que buscas con tanto ahínco) llegan cuando concluyes, rematas, completas. Vuélcate y desgáste en ellas hasta terminarlas.

¿Tienes hoy una tarea clave pendiente? ¿Tienes ahora alguna delante de ti? Deja este artículo, mata distracciones a tu alrededor, céntrate y echa el resto con ella. Al terminar serás mejor que cuando empezaste.

No te quedes aquí, descubre más...

Sobre el Autor

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y recursos inteligentes, vas crear, como hice yo, una versión mejorada de ti. En este Blog te cuento cómo...

Olmo Axayacatl - 18 febrero 2014

Una entrada muy interesante. Haciendo un análisis sobre por donde debo comenzar para ser más productivo creo que este podría ser el enfoque correcto. He intentado comenzar de muchas formas pero siempre he descuidado en alguna medida mis tareas clave y he terminado pereciendo productivamente.

    Berto Pena - 19 febrero 2014

    Gracias Olmo. Ciertamente hay varios rincones que cuidar o por donde empezar. Pero este es uno de mis favoritos. Las tareas clave requieren un cuidado extra, pero a cambio dan mucho. En otras ocasiones cuidamos otros detalles que a cambio no dan tanto :-)

Nauticpedia - 21 febrero 2014

Cuanta razón y qué post tan interesante! La verdad es que el ritmo diario suele ser muy intenso, y a veces toca parar y pensar en uno mismo, en qué es lo que nos está aportando valor. Como se comenta, parece algo muy simple, pero no se hace!! La rutina diaria nos lleva a una rueda que parece no tener salida y nos va quemando hasta que explotamos, no hay nada mejor que permanecer motivado y buscar todo aquello que nos gusta para ser lo más productivos posible!

    Berto Pena - 24 febrero 2014

    Gracias, me alegro que te haya gustado. Has dado en el clavo: sobre el papel todo el mundo puede identificar los resultados, pero es el ritmo diario el que muchas veces nos desvía o desenfoca. Por eso hay que hacer el esfuerzo extra. O eso, o nos desgastaremos sin ver resultados.

juan ñancucheo - 22 febrero 2014

Hola Berto, sabes te sigo ya hace un par de años. He buscado tus libros en papel, no digital. Los tienes en este formato?

Saludos desde chile,
Atte.
JP

Los Comentarios están cerrados.