10 pasos para compenetrarte mejor con tus compañeros

Publicado por Berto Pena, el 19 febrero 2016

Los ves a todas horas y con ellos haces eso llamado “proyectos”, donde pones todo tu esfuerzo. A partir de un punto dependes de ellos y saber compenetrarte es esencial. Pero eso no es nada fácil, lo ves cada día. ¿Cómo hacerlo mejor? ¿Qué teclas debes tocar?

puzle colaborar

Que un grupo de personas formen parte de un equipo no significa SEAN un equipo. A veces, como suele decirse en deporte, es un conjunto de individualidades que más o menos está afinado, y que saca las cosas adelante con más ganas que otra cosa.

Muchas veces falta esa cultura interna, ese lenguaje común; que permite la colaboración fluida, que engrasa la coordinación, que hace que la gente buena sea mejor. Sumando unos con otros.

La mayoría de los jefes y directivos se empeñan en construir equipos sumando mesas, en lugar de sumar hábitos.

Es posible que tú no puedas hacer nada por los hábitos colectivos de tu equipo. En el fondo no tienes campo de acción sobre cómo colaboran cinco o treinta personas. Bien. Vale. Pero eso no significa que no puedas hacer nada….

Te propongo actuar. Y actuar no con “muchas ganas” y buena voluntad, sino siguiendo 10 pasos para una colaboración más efectiva:

  • 1. Al hablar de Fechas hazlo en serio
    Las fechas son el abecedario que utilizas para coordinarte con el de al lado. Al pedir por Correo, teléfono, en persona, subraya y refuerza todo lo que puedas las fechas. Y OJO con los plazos, días de entrega, y fechas “aproximadas”, porque son peligrosísimas. Las fechas ienen que ser reales y muy concretas. En Correos utiliza negrita o mayúsculas, y cuando estés hablando di: «Aquí viene la fecha límite de entrega. Apunta».
  • 2. Cuenta y comunica tus rutinas de trabajo
    No, no es raro que le cuentes a tus compañeros que cada día empiezas sin leer el Correo; que en ciertos momentos te pones auriculares para ganar concentración; que a última hora de la mañana es el mejor momento para reuniros; o que a última hora del día estás con tareas menores y manuales, y que se te puede interrumpir. Compartir todo eso es necesario, e inteligente.
  • 3. Si te interrumpen, di «sí pero no»
    «¿Tienes un minuto?» ¿Te suena esa frase? Aun cuando puedes tenerlo, lo más probable es que NO sea justo en ese momento. Acostúmbrate a negociar la interrupción, a demorar la consulta (que puede esperar) para más adelante. Sólo un poco. «Ahora justo no puedo. Dame veinte minutos, termino esto y te ayudo. Gana el tiempo justo para evitar dejar cosas a medias. Luego estarás más centrado y tranquilo para atender al otro.
  • 4. Concentra consultas en Reuniones Exprés
    Las Reuniones Exprés son una pasada. Son rápidas y flexibles, no molestan a nadie, y sirven para concentrar en pocos minutos muchas microconsultas y micropeticiones. Ve anotando todas esas cosas a lo largo de la mañana, y cuando tengas unas cuantas “pídele la vez” a quien le toque.
  • 5. ¿Urgencias por Correo? ¡Nunca!
    El Email NO nació para comunicar urgencias. Para eso existe el teléfono o el voy a tu mesa. Si alguno de tus compañeros se empeña en enviarte “bombas H” por Correo, córtalo ya. De raíz. Explícale que tú no estás leyendo el Correo constantemente. Porque, entre otras cosas, estás trabajando. Si surge algo que tienes que solucionar en menos de una hora (por ejemplo), que te avise de viva voz.
  • 6. Proponles “periodos de silencio”
    Si todos en tu equipo necesitáis ratos de tranquilidad y concentración, para sacar adelante las cosas más complicadas, ¿por qué no os ponéis de acuerdo para tenerlos a la vez? Por ejemplo: podéis decidir que durante la primera hora vais a eliminar las consultas que pueden esperar; y que vais a cortar el ruido y otras interrupciones. A la gente inteligente suele gustarle las ideas inteligentes.
  • 7. La antelación es la clave para pedir
    Si manejas bien tus tareas y sus fechas, entonces sabrás cuándo le tienes que pedir qué y a quién. No seas como la mayoría que espera al último momento. Utiliza la planificación de los viernes para detectar qué tienes que pedir ya. Muévete ya. Y sé muy cauto y precavido en tus estimaciones: si crees que le llevará dos días, pon mejor cuatro.
  • 8. Identifica y sigue las tareas delegadas
    Son tareas que te han asignado a ti o que tú has asignado a otros. Son tuyas y a la vez del otro (o viceversa), y requieren cierto nivel de seguimiento y atención posterior. Son fuente habitual de descoordinación. Sepáralas bien con una etiqueta o una lista, y haz una revisión periódica.
  • 9. Acuerda un formato común para los correos
    Aunque os pedís cosas de palabra, en reuniones o en el pasillo, el Correo sigue siendo el canal principal de comunicación. ¿Por qué no utilizar un lenguaje común también ahí? Acordad una serie de palabras clave para el Asunto de vuestros mensajes. Algo estúpidamente sencillo que mejorará enormemente cómo manejáis todos los mensajes que os intercambiáis. Que son toneladas.
  • 10. Aprended juntos de las Urgencias
    Agobios, carreras, y planificaciones y objetivos para un día o una semana al garete. Muchos imprevistos y la mayoría de las urgencias, no afectan a una sino a varias personas a la vez. Tú lo ves a diario. ¿Alguna vez os habéis parado a analizar a posteri esa urgencia? ¿Qué la causó y cómo evitarla? No olvides que la mayoría de esas cosas no son sino una nueva versión de algo que ya ocurrió.

¿Qué tipo de profesional quieres ser? ¿De los que repiten lo mismo todos los días? ¿De los que creen que los equipos no cambian a no ser que el jefe haga algo? ¿De los que esperan que la buena coordinación y colaboración salga del otro? Saber compenetrarte con los demás es vital. No puedes pasar de ello.

Bienvenido al siglo XXI. Donde, o mueves tú las piezas, o nadie las va a mover por ti.

Artículo escrito por Berto Pena. Mi misión es ayudarte a que trabajes de forma eficaz y a que tomes el control de tu vida. Con hábitos y herramientas inteligentes, vas crear, como hice yo, una nueva versión mejorada de ti. En mi Curso Online te cuento cómo hacerlo...

 
 

¿Buscas Algo Más Potente que un Artículo?

De momento hay 4 comentarios ¿Quieres dejar el tuyo?


  1. Paco M.

    22 febrero 2016

    Que bueno es recordar un decálogo de este tipo,

    Les reenviaré este post a todos los que hicieron la formación contigo en su día como recordatorio.

    Del punto 3 hay formatos varios. “Una pregunta corta”…a lo que yo respondo “Que la pregunta sea corta me preocupa poco, lo que me preocupa es que la respuesta sea larga…Así que por favor, si es corta, házmela por email y te respondo por la vía mas adecuada”…. O también la de “Te iba a escribir un email, pero he dicho, mejor voy a su sitio y se lo cuento”. Esas son las que yo califico de “meimportaunpimientoloqueestáshaciendo”.

    Un abrazo Berto,
    Paco.

    • Berto Pena

      22 febrero 2016

      Gracias Paco! Qué importante es el papel del lenguaje en el manejo de esas interrupciones. Un tipo de pregunta u otra, y puede alargarse o acortarse el “drama”. Puede parecer que esto es hilar fino, pero al final de esto va. De que en la vida real te coordines bien, o de que naufragues poco a poco.

      Abrazo!

  2. Jose Manuel

    23 febrero 2016

    Gran decalogo Berto!

    Lo comparto en mi oficina para ver si mas de uno aprende.

    Yo para las interrupciones y preguntas cortas utilizo la regla GTD de los dos minutos.

    Saludos,
    Jose

    • Berto Pena

      2 marzo 2016

      Sí! Distribúyelo todo lo que puedas. En forma de correo, enlace o manual interno. Cuantas más personas se contagien de estas cosas mejor. Leerlo y decir “ajá” no garantiza nada, pero evidentemente es el primer paso para algo mayor.

      Gracias José Manuel!