Evitar el trabajo a deshoras

Publicado el 26 abril 2013 en Hábitos | Tags: ,

Cuando hace más de un año y medio empecé a trabajar en serio en Hightrack y tuve que empezar a compaginar dos trabajos a la vez, uno de mis mayores temores era volver a caer en el mal hábito de trabajar a deshoras.

A deshoras significa los fines de semana, alargar en exceso la jornada, trabajar en momentos de descanso, etc. Te haces una idea. Esto, si se hace puntualmente por picos de trabajo o el lanzamiento de algo, es hasta beneficioso. Si se convierte en la tónica general entonces tienes un problema.

En el pasado descubrí que la raíz del problema de trabajar a deshoras (al menos en mi caso) era que apenas tenía estímulos fuera del trabajo: poco ocio, poca vida social, nada de deporte, etc. Eso era la excusa perfecta para decirme “tengo mucho trabajo”.

En esta nueva ocasión, en la que nuevamente me he tenido que enfrentar a cargas de trabajo bastante gordas, puedo decirme que no he caído en el ese viejo hábito. Además de mi voluntad para no caer, me he apoyado en varias sencillas ideas que ido descubriendo por mi mismo o aprendiendo de otros. Son estas:

Reforcé mi planificación diaria y semanal: saber claramente lo que puedo hacer, lo que tengo que hacer y lo que no tengo que hacer, me ayuda a parar a tiempo.

Fijo objetivos claros: «¿qué es lo que quiero conseguir hoy?» “Hacer un montón de cosas” no es un objetivo de trabajo, es la primera piedra para no saber parar a tiempo. Saber lo que busco es esencial.

«Por hoy ya está bien. Mañana sigo»: la mente es como un caballo de carreras al que hay que apretar, apretar y apretar, y luego dejar descansar. Saber parar en este punto me permite continuar mañana.

Tengo un horario de trabajo: aunque los viajes, cursos y proyectos a veces marcan mi ritmo, siempre fijo un horario de trabajo para mañana o esta semana. Fijar unos límites exigentes pero contenidos me ayudan a decir «hasta aquí Berto».

Invierto y cuido mi descanso: es ahí donde encuentro las ideas y energía que invierto al día siguiente. Procuro que mi descanso sea entretenido y al aire libre, alejándome todo lo que puedo de tecnología y pantallas.

Decir no a ciertas cosas: no soy una máquina ni pretendo serlo. Así que hacer el doble de cosas sin caer en el trabajo a deshoras a veces implica decir no a ciertas cosas o abandonar otras que antes estaban conmigo. Hay que aceptarlo con naturalidad, los objetivos e intereses van cambiando.

Y si tengo que trabajar a deshoras… hablo antes conmigo. Primero tengo que ver la necesidad para ello, luego pongo límites, después busco un rato extra de descanso (tal vez al día siguiente) para compensar.

Estoy muy contento por dos cosas: (de momento) no he caído en mi viejo mal hábito de trabajar horas extras como si eso fuera lo normal. Y en segundo lugar porque veo que soy yo el que va por delante de mis tareas en lugar de perseguirlos como hacía antes.

— Berto Pena
Recomienda este artículo…
Guarda este artículo…
En ThinkWasabi hay más...
  1. Curso Online
  2. 100% Productividad
  3. Artículos Esenciales
  4. Seminarios y Cursos
  5. Ebooks y Publicaciones

Otros Contenidos que te pueden Interesar…

De momento hay 11 comentarios ¿Quieres dejar el tuyo?


  1. Pablo
    26 abril 2013

    Buen artículo, me quedo con la conclusión de tener que definir límites para no quemarse pronto así como fijar las horas de descanso y ocio pero lo que no me queda tan claro son los horarios debido a que cuando realizas un proyecto personal toca alargar la jornada laboral y trabajar en ello los fines de semana para poder progresar, algún consejo al respecto?

  2. Berto Pena
    26 abril 2013

    Gracias Pablo.

    En ese caso yo “fundiría” las ideas de marcar límites y fijar un horario. «Voy a trabajar en este proyecto personal X tiempo». Lo decides intentando (a la vez) que sea suficientemente amplio para poder hacer y terminar, pero no tanto como para que se coma tu ocio.

    Yo, hace años, empecé literalmente poniéndome alarmas para que el tiempo no se me escapase.

  3. Maria
    27 abril 2013

    Gracias por el artículo, Berto. A mi me sirve también de toque de atención porque sí que tiendo a comerme tiempo de descanso. Mi trabajo no tiene un horario claramente definido y una vez que acabo con las tareas que sí lo tienen, los demás proyectos se expanden…. a costa del descanso. Lo que más me cuesta es apagar la cabeza y dejar las preocupaciones en off. Estoy en una etapa intensa y exigente, así que me estoy repasado tu blog!

  4. Angel
    27 abril 2013

    Gracias por describirlo tan certeramente. Sin darte cuenta caes en algo que es trabajar y trabajar. Lo que veo más engorroso es cambiar de horarios constantemente, si un día tienes un curso y acabas tarde por la noche ya no puedes madrugar tanto al día siguiente. Cada día es diferente y esta falta de rutina puede resultar agotadora. Será cuestión de ir aprendiendo.

  5. Olmo Axayacatl
    27 abril 2013

    Muy buen escrito respecto al tema Berto. Lo planteas muy sencillo porque ya lo has vivido y superado, pero para mi aún sigue siendo bastante complicado no trabajar a deshoras. He comenzado a hacer buenos hábitos, pero el camino por recorrer aún es amplio.

  6. Fran
    27 abril 2013

    Buenos consejos Berto, yo justamente estoy en plena fase de cambio de habitos , en este sentido, a mi me esta llendo bien rebajar pequeños periodos de tiempo , por semanas, hasta que consiga mi objetivo, hacer mi trabajo en 8 hora diarias. No obstante lo que realmente me esta costando mucho y creo que va muy ligado a esto, es planificarme muy bien el dia.En la planificacion lo que mas me esta costando es acertar en el tiempo que tengo quee emplear para realizar las tareas, siempre me quedo corto , con lo cual al final siempre me toca alargar la jornada para acabar todas las tareas del dia.

  7. Ramón
    30 abril 2013

    Berto interesantes comentarios, el mal habito de trabajar a deshoras y darle prioridad al trabajo sobre tu vida se puede convertir hasta en un serio problema de salud, como esta siendo mi caso. La semana pasada acudí al servicio de urgencias médicas al notarme algunos síntomas de un ” ictus ” claro eso era alarmante y por eso fui a urgencias, después de un exhaustivo reconocimiento la doctora tuvo claro que estaba padeciendo una crisis de ansiedad y debería acudir al psiquiatra.

    El motivo lo conozco y está muy claro siempre he dado prioridad al trabajo sobre mi mismo y esto se ha convertido en un hábito de vida negativo. Yo mismo me justifico sobre mis extraños horarios de trabajo aduciendo que como vivo solo no tengo que dar explicaciones a nadie y puedo disfrutar de mi ocio a las 11 de la mañana y estar trabajando a las 9 de la noche.

    Lo cierto es que no disfruto de mi ocio a las 11 de la mañana y trabajo prácticamente las 24 horas, pues al terminar muchos trabajos cuando ya me voy a dormir hace que mis pensamientos hasta que me duermo sigan girando a los temas de trabajo por lo que ni siquiera descanso correctamente mientras duermo, agravado porque tengo una empresa de mantenimiento de edificios, conserjes, limpieza, reparaciones, etc… y para colmo vivo en esa misma comunidad, lo cual hace que mi vida social realmente no exista, ya que cualquier aparición mía por la zona comunitaria se convierte en un agobio de vecinos que solo me hablan de los temas de la finca, sus averías que son muchas pues es un residencial con 300 viviendas y de las típicas críticas que supongo existen en todas las comunidades respecto a todas las personas que trabajan en la misma.

    Bueno no quiero alargarme mas, sólo he querido dejar constancia de la gravedad que puede suponer éste mal hábito del desorden laboral, pues es cierto que puedes perder tu vida social, amistades y salud.

  8. Daniel Grifol
    30 abril 2013

    Cuanto antes se implante la cultura de que trabajar más horas no es la mejor forma de trabajar más antes seremos capaces de llevar una vida plena y conciliar un trabajo productivo y de calidad con una vida personal plena.

  9. Silvia
    9 mayo 2013

    Buenos días, te sigo y te recomiendo y estoy buscando algún artículo sobre como organizarse cuando se está en paro para la búsqueda de empleo, como ser lo más productivo posible y organizarse el tiempo en ese estado tan desmotivador. Saludos,

  10. Daniel
    23 mayo 2013

    Anteriormente cuando llegava a casa despues de trabajar cenava y me ponia a trabajar en un projecto propio. Esto lo hice por casi dos anos. Esto tuvo malas consecuencias por cuales tuve que dejar de trabajar en las tardes.

    Ahora me siente culpable cuando por las tardes no hago activades utiles y solo veo la tele. Aun estoy buscando el balance sobre el trabajo y el hogar.