La importancia de proteger tu tiempo

Publicado el 6 marzo 2013 en Hábitos | Tags: ,

«¿Pero quién se ha llevado mi tiempo?» Cada vez queremos hacer más cosas pero cada vez tenemos menos tiempo… el día para muchos se ha convertido en una lucha por hacer cuando antes un montón de cosas que han metido a calzador en su agenda. ¿Es una cuestión de más horas del día o de elegir mejor?

Hace unos meses te contaba cómo me organizo en mis dos trabajos. Una de las cosas que más me han ayudado en estos dos últimos años ha sido proteger mi propio tiempo. Y eso significa tener muy claro:

QUÉ VOY A HACER + CUÁNDO LO VOY A HACER + QUÉ NO VOY A HACER

Nos falta tiempo porque lo regalamos. Lo regalamos alegremente a otras personas. Lo regalamos a actividades que no valen para nada. Lo regalamos a compromisos que no nos aportan. Lo regalamos porque hacer más suena divertido. Lo regalamos para quedar bien. Lo regalamos porque no sabemos lo que perdemos. Lo regalamos porque en el fondo no tenemos claro qué queremos.

Nos encanta lloriquear lamentando el tiempo que nos falta pero luego no hacemos nada. Cuando empiezas a tomarte en serio esto empiezas a proteger tu propio tiempo y consigues tiempo de calidad. Un tipo de tiempo en peligro de extinción que te permite:

  • Estar más centrado en lo importante, en tus verdaderos objetivos y metas.
  • Limitar el número de actividades y compromisos a los que dices «sí».
  • Ser más consciente de lo que haces en lugar de dejarte llevar por todo y todos.
  • Encontrar tiempo para cosas que llevabas posponiendo durante meses.
  • Sentir más libertad. Tras mucho tiempo te ves a los mandos de lo que haces.

Y qué es exactamente “proteger mi tiempo”. En mi caso, durante todo este tiempo ha sido:

— Reforzar el tiempo y la atención que invierto tanto en mis tareas como en actividades clave de mi día.

— Tener un ojo puesto en cosas diarias que tengo que hacer pero que potencialmente pueden quitarme mucho tiempo (energía, atención, intensidad…).

— Reforzar mi voluntad y capacidad para decir «no» a algo o a alguien.

— Ser expeditivo con actividades y tareas basura que yo mismo me invento de la nada. (Cosas atractivas en el momento que surgen o se me ocurren pero que luego, como una aspiradora, succionan mi tiempo de calidad.)

“Proteger tu tiempo” no es comprar un reloj nuevo que cuente los minutos más despacio, o esperar a que alguien invente los días de 30 horas. Es ser más consciente de qué actividades haces, cuándo las haces y de lo que no vas a hacer. Es elegir mejor.

— Berto Pena
Recomienda este artículo…
Guarda este artículo…
En ThinkWasabi hay más...
  1. Curso Online
  2. 100% Productividad
  3. Artículos Esenciales
  4. Seminarios y Cursos
  5. Ebooks y Publicaciones

Otros Contenidos que te pueden Interesar…

De momento hay 21 comentarios ¿Quieres dejar el tuyo?


  1. Flames
    6 marzo 2013

    Post de 10.

    Hace tiempo descubrí esta frase que resume bastantes cosas de las que comentas en tu post:

    “Un hombre que se atreve a desperdiciar una hora de su tiempo no ha descubierto el valor de la vida.”
    _________CHARLES DARWIN ________

    • Berto Pena
      6 marzo 2013

      Qué buena frase! No lo conocía pero anotada :-)

  2. Cierto es que nos faltan horas siempre, yo justo estoy trabajando lo que dices en tu entrada. A ver si lo consigo ahora que estoy con una nueva etapa.

    • Berto Pena
      6 marzo 2013

      Al principio a mí me costó mucho romper esta tendencia (hábitos míos) pero una vez que lo haces… qué diferencia! Hay pocas tan desagradables como aquella sensación que tenía de ser una marioneta a las órdenes de una agenda y tareas que yo había hecho mal.

  3. Germán
    6 marzo 2013

    Berto,

    Excelente entrada! En mi caso particular, creo que mi mayor problema pasa por lo que NO hacer. Cada nueva actividad o proyecto que agregamos a nuestra vida, desplaza a las que ya tenemos presentes. Al principio tendremos menos tiempo para mirar TV o estar en Facebook, pero una vez que ese tiempo se acaba, empiezas a comerte las cosas importantes, como tu pareja, familia, amigos, compromisos laborales..

    Siempre tenemos que tener presente que no hay recurso menos renovable que el tiempo, hay que aprovecharlo al máximo!

    Slds!

    • Berto Pena
      15 marzo 2013

      Me alegro que te gustara Germán. El saber lo que no hay que hacer (lo que no quieres en el fondo) es algo que habitualmente se pasa por alto y es la clave de todo. Descartar y decir no a ciertas cosas debería ir antes que planificar o empezar a hacer. Gracias!

  4. María
    7 marzo 2013

    Totalmente de acuerdo, pero además en mi caso en que parte de mi trabajo es en casa, me esfuerzo por separar el tiempo de trabajo del tiempo de atención a coas que te surgen: “en un momentito voy a hacer…” y luego no es un momentito. Hago bastante bien lo de no atender el teléfono, pero una llamada a la puerta es destructiva.
    En la parte de mi trabajo que desarrollo fuera de casa y atendiendo a personas, mi esfuerzo se centra en controlar los minutos que dedico a atender a alguien, porque tienen a expandirse. Mi truco es que tengo un reloj en la pared frente a mi y a la espalda de quien se sienta a consultarme… Y lo miro de reojillo para controlar. Son las cosas que más me arruinan un plan de trabajo. Saludos!

    • Berto Pena
      15 marzo 2013

      Qué razón tienes con lo de “un minuto” o “un momento”… y qué peligro tienen esas frases. Muchas veces esos “picoteos” van quitando y quitando. Y no tiempo, que es lo más barato que tenemos, sino lo demás: energía, ganas, atención… Gracias!

  5. Pablo
    7 marzo 2013

    Cuanto me identifico con tu post, trabajo de desarrollador freelance y me gusta la tecnología en general de toda la vida. Como se hacer de todo y no tengo horario fijo, todo el mundo familia, amigos, vecinos, conocidos caen a cualquier hora y me traen sus cosas para que se las arregle o bien les ayude a hacer algo con la compu o celular, por cualquier pavada, instalar programas, bajar videos, configuraciones, comprar por internet, buscar información, ayudar a hacer algún trabajo, etc… cosas que buscando en google podrían hacer ellos mismos. Siempre cuando voy a una casa de visita me piden que les vea el celular, compu, impresora o cualquier cosa que tenga botones y así me paso renegando todo el día. Es un problema porque como son amigos no podes cobrarles y además si bien algunos trabajos son sencillos aveces se quedan toda la mañana o tarde para explicarte que les pasa. Por eso opté por decirles amablemente que estoy super ocupado, que durante 3 o 4 semanas estoy a full con un proyecto y no se los voy a poder ver y les digo que no me especializo en arreglar pc, que mejor se las lleven a un técnico o bien les digo rápidamente como tienen que solucionar su problema para que lo hagan ellos.

    • Berto Pena
      15 marzo 2013

      Gracias Pablo, y no sabes cómo me identifico también con algunas de las cosas que cuentas. A por ello!

  6. JUAN MARTÍNEZ SUBIZA
    7 marzo 2013

    El mejor post que he leído desde hacía mucho sobre gestión del tiempo. Gracias, gracias, gracias.

    • Berto Pena
      15 marzo 2013

      Muchas gracias Juan, me alegro que te gustara :-)

  7. Pedro Sánchez
    10 marzo 2013

    Totalmente de acuerdo; priorizar y eliminar lo superfluo.

    • Berto Pena
      15 marzo 2013

      Y cuánto nos cuesta! En mi caso es una batalla que gano muchas veces… y que pierdo otras.

  8. LuisXL
    11 marzo 2013

    Impresionante articulo sobre una cuestión a la que vengo dándole vueltas hace tiempo, y que yo denomino “separar el trigo de la paja” .

    • Berto Pena
      15 marzo 2013

      Gracias Luis, me alegro que te gustara. El problema es que no estamos “programados” para separar eso y tenemos que aprender de mayores. Pero sin duda merece la pena.

  9. Lisset Vázquez Meizoso
    19 marzo 2013

    Me encanta tu artículo.

    Cuesta tanto decir No a veces. Para mí este tema es una pelea constante para dividir los favores que le quiere uno hacer a un amigo o el que viene por la cara a robarte el tiempo y hay muchísimos. Al final la gente hasta se enfada porque valoras tu tiempo cuando consigues decir no, pero en mi caso como autónoma, sin horarios ni fecha en el calendario, ha llegado el momento en que ya no me puedo seguir permitiendo que me roben el tiempo porque a la hora de pagar las facturas la única que está ahí, soy yo.

    Me ha llegado tu artículo al alma y lo compartiré a gusto entre todos mis conocidos, incluyendo a esos ladrones de tiempo que no tienen en cuenta el valor de cada minuto de vida ajeno.

    Un abrazo y gracias.

  10. Marcos argentina
    19 marzo 2013

    Excelente artículo!! Al fin encontré una Web donde reúna todos los consejos que me son tan útiles. Y a su vez que convierte con otra de mis pasiones que es la tecnología. Gracias Berto

  11. Jose Luis Lluelma
    20 marzo 2013

    Gracias por tu post Berto.
    No queremos darnos cuenta de las cosas nosotros mismos. Mucho de esto tiene que ver con saber decir Sí y a veces NO. El problemas es que familiares y amigos se sienten con el derecho de que siempre les de un SI.

    Hay q saber controlar SIES y NOES. También Berto pienso que siendo uno mismo tb se pierde tiempo “real-eficaz” : organizaciones, clubes, TV y sobre todo Internet: cuidado con trabajar en el ordenador. Ideal desconectar conexión Net, marcar horas productivas, cerrar net tb de movil y dejar en silencio y….lejos!!!!

    pd. hay libros muy buenos de “aprender a decir NO”.

  12. Nacho A. Ortega
    21 marzo 2013

    Hola Berto,

    Me parece muy bien el articulo, pero hay casos en que es imposible hacerlo. Me explico, cuando tienes un jefe que es drogadicto del trabajo y te carga y carga continuamente, es imposible!! Esto no es stress puntual, es continuo…. En fin, quizás haya que decir No e irse a la calle… Pero para eso habría que tener valor y ser soltero.
    Se que es la nota discordante de los post, pero es la realidad.

    Gracais de todas formas.

  13. Raquel I
    5 abril 2013

    Me parece ¡fantástico! tu post. Me siento muy identificada, no es fácil quitar los malos hábitos que en definitiva te absorben toda la energía. Todos somos arquitectos de nuestra vida y tenemos libertad de elegir que hacer con nuestro tiempo. Me esta costando quitar todo aquello que no suma en mi vida. Una de las cosas que he aprendido es que la clave no esta en dar prioridad a la agenda sino ordenar en la agenda las prioridades. Gracias por regalarme tu tiempo.