Cinco hábitos que me han reiniciado

Publicado el 19 noviembre 2012 en Hábitos | Tags:

En Productividad Personal he probado muchas cosas y he tomado muchas rutas. Pero de lo que más agradecido estoy es a ciertos hábitos que, desde que los puse en marcha, no me han abandonado hasta hoy. Son cosas que han revolucionado la forma en la que hago las cosas. Y que me han hecho mucho mejor.

Antes de hablarte de ellos déjame hacer una aclaración: yo NO recomiendo estos hábitos. Son mis costumbres y es muy probable que lo que le valga a uno no le sirva al otro. Hablo de ellos porque siento la necesidad de contar las cosas buenas que me pasan. Tal vez, eso sí, alguno sí que te sirva de punto de apoyo.

Empezar a trabajar muy temprano

Y “muy temprano” significa las 5 de la mañana. No me levanto a las 5, sino que empiezo a las 5. Esto me permite trabajar con una tranquilidad y concentración brutales. Cuando mucha gente llega a la oficina yo ya he trabajado media jornada.

Trato e interpreto el arranque del día de un modo especial, y nunca me pongo con otra cxosa o una actividad menor hasta haber terminado las grandes tareas de mi día (2-3).

Editado.- Como veo que este punto llama la atención y preguntáis en los comentarios (¡lo sabía! :-) lo aclaro: duermo de sobra, 7 horas normalmente. Cuidar el descanso nocturno para mí es sagrado y forma parte de una buena productividad personal. (Este horario no lo aplico cuando tengo cursos, seminarios o viajes. En esos casos me adapto a las circunstancias que me toquen.)

Tener claro lo que quiero cada día

Saber lo que quiero no es sólo saber lo que tengo que hacer (véase lista de tareas). Es decidir lo que quiero conseguir y también lo que no debo hacer. Y esto lo trato y lo cuido como un hábito.

Cuando sabes lo que buscas es mucho más difícil perderse en tareas menores, pérdidas de tiempo o dejar la puerta abierta a distracciones. Cuando fijo Objetivos, y me apoyo en mi Planificación, acierto con mucha más facilidad. Aunque naturalmente tengo días malos y muchas veces “la cago”.

Más eficiencia frente al teclado

La mayor parte de mis tareas exigen teclear. Así que cuanto más ágil y eficiente sea tecleando, antes y mejor terminaré las cosas. He cuidado mucho tres aspectos. (Y cuidar aquí significa aprender y mejorar.)

  • He mejorado mi velocidad de mecanografía (actualmente entre 75-80 palabras por minuto).
  • Utilizo un automatizador de palabras y textos repetitivos (aquí hablo de ello).
  • Guardo y reutilizo plantillas, textos y documentos (por ejemplo listas reutilizables).

Consumir mucha menos información

He rebajado una barbaridad mi consumo diario de feeds y libros. Especialmente de Productividad Personal. Tampoco leo ni veo información general. Sólo escucho titulares en radio mientras hago la cama o preparo el desayuno. Lo mío no es dieta de información, es más bien ayuno. Las razones que en su día me animaron a ello fueron:

  • Cada vez hay más y todo aparenta ser bueno.
  • Mi tiempo y energía cada vez son más limitados.
  • Se publica mucha basura, que además se repite y me intoxica.
  • En mis experiencias diarias también hay mucha información de la que puedo aprender.

Manejar valles y picos de productividad

En mi trabajo dependo mucho de mi capacidad física y mental: ritmo, intensidad, ideas, ganas, energía… He aprendido a escuchar a mi cuerpo para adaptar mi trabajo a él, y no al revés.

Si un día no estoy bien (por ejemplo, porque he dormido mal), modifico mi plan de trabajo lo que sea necesario para sacar lo mejor de las circunstancias. Para mí garantizar calidad en ciertas tareas es más importante que tacharlas de una lista. Trabajar de cualquier manera con tal de hacer lo que pone en una lista, no es una opción para mí.

Hay más cosas sí. Hábitos, costumbres, rutinas o sencillamente actividades que hago. Pero estos cinco hábitos destacan por haberme ayudado mucho más que otros. Me han reiniciado y en algunos aspectos reinventado.

— Berto Pena
Recomienda este artículo…
Guarda este artículo…
En ThinkWasabi hay más...
  1. Curso Online
  2. 100% Productividad
  3. Artículos Esenciales
  4. Seminarios y Cursos
  5. Ebooks y Publicaciones

Otros Contenidos que te pueden Interesar…

De momento hay 35 comentarios ¿Quieres dejar el tuyo?


  1. kurt
    19 noviembre 2012

    Buenas.
    Precisamente estoy tratando de implementar un par de tus hábitos: comenzar más temprano y consumir menos información.

    Sobre el primer punto mi mayor problema es que actualmente comienzo a trabajar a las 9am y estoy viendo temas hasta las 7pm, si comenzara un par de horas antes no estoy seguro de que terminaría también un par de horas antes. Tengo “miedo” de que mis tareas se alarguen para ocupar todo el tiempo y termine trabajando más horas para hacer lo mismo. No sólo depende mi, sino también de las agendas de mis jefes y compañeros de trabajo, complicado el tema.

    Saludos!

    • Berto Pena
      19 noviembre 2012

      Los hábitos no comprometen a nada, no estás firmando una hipoteca :-)
      Si dentro de unos días-semanas ves que no funciona: Control+Z y deshaces el hábito. Si ya estás alerta sobre si tal vez terminarás trabajando más, seguro que no tropiezas en esa piedra.

  2. Amalio Rey
    19 noviembre 2012

    Berto:
    Interesante post. Lo de empezar bien temprano me atrae, y llevo tiempo adelantando mi arranque mañanero. Te diría que empezar a las 5 suena genial, pero me pregunto, si te levantas por ejemplo a las 4:30, ¿cuántas horas duermes? Porque entiendo que para eso tendrías que irte a la cama antes de las 10 pm, no? ¿no haces vida nocturna, aunque sea mínima? Me gustaría saber cómo haces para dormir un número de horas razonables, y estar a las 4:30 de pie…
    Lo de la eficiencia con el teclado no es importante en mi caso. Mis ideas no fluyen nunca más rápido que lo que puedo escribir. Tardo más pensando que escribiendo :-)
    Lo de la “dieta” con criterio está bien, practicar un filtrado inteligente que tienda al downsizing; pero te confieso que lo del “ayuno” no me va. Estar bien informado forma parte de mi sentido de la vida.
    Tener claro qué hacer y respetar los biorritmos (“escuchar a mi cuerpo”) me parecen muy buenos consejos…
    Pues nada, cuéntame cómo gestionas tus horarios de sueño, porque es la pieza que me falta para conseguir madrugar más…. :-)

    • Berto Pena
      19 noviembre 2012

      Gracias Amalio. Sí, como apuntaba al principio no creo que estos hábitos valgan para todo el mundo pero en mi caso sí que me han ayudado.

      Sobre la duda de mi descanso nocturno, lo cuido mucho. Suelo dormir 7 horas así que me acuesto pronto, a las 21:30. La vida social la hago durante el día, no trasnocho ni salgo de fiesta. Pero, naturalmente, hay excepciones. Cuando tengo una cena, un cumpleaños o parecido, me acuesto tarde claro. Para el día siguiente cambio mi plan de trabajo (tareas más suaves y empiezo más tarde) pero luego retomo mis horarios.

      El tema de la información: sigo consumiendo a diario, pero en algunas cosas he cortado de raíz. Otras las he reducido y siempre procuro “estar encima de ello” porque el cuerpo me pide marcha y siempre tiendo a leer o ver más de lo que necesito :-)

  3. Manuel de la Fuente
    19 noviembre 2012

    Tengo un par de dudas:

    Con el punto 1: ¿nunca duermes? xD

    Y con el punto 2: ¿los objetivos los anotas en alguna parte o es puramente mental?

    • Berto Pena
      19 noviembre 2012

      Te comento:

      1.- Duermo de sobra y me aseguro de hacerlo. Acostándote a las 21:30 puedo levantarme a las 4:30 :-)
      2.- Los objetivos del día a veces los anoto junto a mis tareas y otras veces los llevo conmigo y recuerdo en distintos momentos. Lo que vea que necesito.

  4. Ana
    19 noviembre 2012

    Berto,
    una pregunta, si no es indiscreción. Entiendo que te levantas como mínimo media hora antes de las 5 de la mañana, eso sería sobre las 4:30. ¿A qué hora te acuestas?

    • Berto Pena
      19 noviembre 2012

      Me acuesto antes de las 22:00, normalmente sobre las 21:30. Duermo de sobra :-)

      Es algo que intento hacer siempre incluso cuando estoy fuera de España. Ahora que estoy en Seattle o cuando paso temporadas en Ciudad del Cabo, siempre repito los mismos horarios. Esa regularidad es la que creo que me ha dado resultados.

  5. Pol
    19 noviembre 2012

    Berto, disculpa mi indiscreción pero.. si a las 5 empiezas a trabajar a que hora te levantas? y a que hora te acuestas el día anterior? Creo que sería muy interesante para sacar ideas que nos narrases los hábitos principales de un día tuyo desde que te levantas hasta que te acuestas y con tus horarios.

    Y como haces para cambiar tu reloj corporal con facilidad para los cursos o seminarios?

    Un saludo.

    • Berto Pena
      19 noviembre 2012

      Me levanto habitualmente 4:30-4:40 y duermo unas 7 horas, así que para las costumbres de un país como España me acuesto muy temprano: 21:30. Pero SIEMPRE garantizo un mínimo de horas para dormir.

      El “truco” para los cursos y seminarios es este: siempre me levanto a la misma hora, generalmente para viajar. Así que no cambio rutinas.

  6. German
    19 noviembre 2012

    ¿Cómo haces para seleccionar los feeds con contenido bueno, y la basura? yo por ejemplo pierdo muchísimo tiempo navegando en el mar de links.

    ¿Qué opinas de la técnica boy scout? esto es no ponerse a acomodar el campamento completo sino cada vez que ingresamos a él, dejarlo un poco mejor de lo que lo encontramos..

  7. Martha Cornejo
    20 noviembre 2012

    He seguido, estoy siguiendo y SEGURAMENTE seguiré con el HABITO de levantarme muiy temprano y qué casualidad, empiezo mis tareas a partir de las 5 a. m. TODOS LOS DIAS, eso si, mis horas de sueño mínimo 6 horas de TOTAL REPARACION es SAGRADO y NECESARIO. Este HABITO me ha ayudado SIEMPRE a cumplir a cabalidad TODAS y CADA UNA de mis actividades y no lo dejaría por NADA. LO RECOMIENDO, verán cómo les cambia la vida, especialmente el GOZO DE VIVIRLA.

    • kurt
      20 noviembre 2012

      No es sólo cuestión de querer levantarse temprano, sino también de PODER acostarse temprano. Depende en parte del ambiente familiar, en mi caso con un niño de 2 años que requiere mi atención hasta tarde es muy difícil poder acostarme antes de las 23.00 hrs.

      Quizás en otra etapa de mi vida pueda organizarme mejor con los horarios, aunque recomiendo ese hábito para el que pueda adecuarse a él.

  8. Romina
    20 noviembre 2012

    ¡Muchas gracias por el post!

    Recibo tus actualizaciones en mi feed. Me encantan. Las suelo compartir en mi cuenta de TW @Romibrandt78

    Saludos,

    Romina

  9. Flames
    20 noviembre 2012

    No sé cuál de los consejos (o hábitos) es mejor. Diría que el de tener claro lo que se quiere cada día. Eso dirige todo.

  10. Juan Manuel
    20 noviembre 2012

    Parece que las horas de sueño entre 22 y 00h se aprovechan el doble que las demás. No conozco la explicación científica, pero mi experiencia y la de muchos lo confirma. Proyecto: Levantarse muy temprano – Acción siguiente: Acostarse muy temprano ;)

    • Berto Pena
      21 noviembre 2012

      Claro que sí, no sabes si funcionará hasta que lo pruebes. A por ello!

  11. Jesús lobo
    21 noviembre 2012

    Alucinante! Me encanta la sencillez y la fuerza de estos consejos !
    Oye Berto, como aprendes estas cosas? … Bueno da igual, no dejes de contarnos cosas así. Gracias.

    • Berto Pena
      21 noviembre 2012

      Gracias Jesús.
      Bueno, a veces pruebas tú, a veces las lees o las escuchas. Más que de dónde vienen me fijo en si funcionan o no. Y estas en mi caso sí que me funcionan!

  12. Carlos Alvarado
    21 noviembre 2012

    Muy buen POST. Un punto a tener en cuenta o que adicionaría y va muy alineado a tener claro los objetivos que se desean lograr en el día de trabajo, es saber decir “NO”. Normalmente un empleados que lograr logros al interior de la organización, como por arte de magia diferentes áreas o personas comienzan a buscar de su apoyo, esto aunque es muy importante y debes siempre brindar apoyo, puede hacer que pierdas el foco de lo realmente importante y que en definitiva es testigo de tu desempeño, así que decir “NO” tambien es un aprendizaje que en un inicio puede ser algo complejo, pues va en contravía de la aprobación que siempre buscamos en el otro.

  13. Jesús
    21 noviembre 2012

    ¡Creo que todos quedamos sorprendidos por tus horarios! Pero ahora algo por lo que no hemos preguntado tanto: tu dieta informativa ¿Podás contarnos un poco más sobre ella o ponernos un ejemplo? ¿Va incluído en el lote tu ausencia en redes sociales? Porque en general todos tenemos siempre el temor de “dejaré pasar algo interesante”, “este feed es absolutamente imprescindible”, “si no estoy al tanto de ésto mi prestigio profesional mermará”, etc etc ¿Cómo llevas éste tema? También respecto a información general, porque a veces con los clientes es necesario como tema de conversación y existe el temor a quedar como alguien que no se entera como va el mundo.

    • Berto Pena
      21 noviembre 2012

      Sí, sobre la dieta he escrito aquí y aquí de forma específica.

      En mi caso las redes sociales se han quedado fuera sí. Pero no sé si por dieta de información o simplemente porque no me gustan. Seguro que con esa decisión y otras que he ido tomando me he perdido muchas cosas o no he descubierto otras. Pero ninguna tan importante como para hacerme infeliz o un mal profesional :-)

  14. mauro edmundo
    21 noviembre 2012

    De verdad muy interesante tu articulo. Mi alarma suena a las 04.50 :)
    Una pregunta, durante el día haces también ejercicios físicos? Algunas dietas?

    • Berto Pena
      21 noviembre 2012

      Sí que hago ejercicio. Como 3-4 días a la semana corro durante 30-40 minutos. Además de muchas cosas me ayuda a trabajar y pensar mejor :-)

  15. Silenius
    22 noviembre 2012

    Muy bueno eso de acostarse temprano, aprovechas los ritmos circadianos.
    No sé allí pero aquí en el hemisferio sur con el horario de verano, dentro de unos días recién anochece a las 22, perdón por la comparación pero es casi como el horario de las gallinas, te duermes al ponerse el sol y te levantas a su salida, es muy bueno para aprovechar el día y no perderlo en la TV

  16. Mara
    23 noviembre 2012

    Genial lo de aprovechar picos y valles, tengo un niño de 1 mes, y no todas las noches son iguales: las noches buenas implican que al día siguiente trabajaré más y mejor y las malas significan mas tiempo de paseo con el peque ;) . Buen fin de semana a todos¡¡

  17. Álvaro
    26 noviembre 2012

    Hola Berto,

    Una vez respondido lo de tu hora de ir a dormir (la duración es humana :) serías mi ídolo si solo echaras 5 horas pero yo no podría)

    ¿Cuándo paras? Supongo que depende muchas veces de si estás en casa, dando un curso, de viaje … pero la hora de parar tendrá que ser algo que también fijes ¿no?

    Saludos y me encanta tu blog.

  18. Toni García
    28 noviembre 2012

    Hola Berto,
    Muy utiles tus consejos, me parece muy útil el anotar los objetivos del día junto a las tareas (o llevarlos anotadospara recordarlos en distintos momentos).
    Muchas gracias por tu blog, me es muy útil.

  19. David
    30 noviembre 2012

    Hola Berto,

    en mi caso hasta más o menos las 10:00 aproximadamente no enfocarme en temas que considero importantes, y eso que a las 5:30 estoy en pie :). Me es muy complicado estar a las 8 de la mañana concentrado al máximo. Así que las primeras horas de la mañana las acostumbro a dedicar a tareas de baja intensidad e incluso revisar mi planificación del día.

    Es importante tener hábitos pero estos hábitos deben crearse dependiendo del cuerpo de cada uno de nosotros.

  20. Antonio Simón
    2 diciembre 2012

    Desde que encontré este Blog, he pasado por muchas fases, cómo inscribirme en el curso, retomar mi sistema GTD, pero tengo que reconocer que el tercer hábito aún no consigo cogerlo, y eso que he reducido mis suscripciones de Goggle Reader a sólo 8/10.
    Saludos y gracias por este trabajo, espero podamos vernos el 14.

  21. Michael Schramm
    3 diciembre 2012

    Yo también descubrí que (por lástima) las primeras horas de la mañana son las más productivas.
    Y de ser una persona que, según yo, trabajaba mejor en las tardes, por fin he logrado levantarme a las 5 de la mañana, hacer ejercicio, lo cual considero la tarea más importante del día, y comenzar a trabajar a las 07:00 h.
    Llevo tres meses con ese nuevo hábito. Una ayuda para lograrlo fue documentarlo en mi blog.

  22. Jc
    5 diciembre 2012

    Interesantes Berto. Lo de levantarse tan temprano depende un poco de q puedas hacerlo, pero imagino q te puedes mover a un ritmo mucho mejor.

    Saludos

    jc

  23. Rafael Hernamperez
    24 diciembre 2012

    Gracias por compartir tus hábitos. Los primeros ya los he venido implementando hace tiempo (desde niño, era supermadrugador), pero los dos últimos estoy en ello, especialmente el de la “dieta de información”. Como propósito para el 2013 los incluiré.

  24. Rafael Ruiz Casares
    6 enero 2013

    Hola Berto. Me ha gustado mucho esta entrada ya que mis hábito de madrugar y el ayuno informativo lo hago casi a diario.

    Con el tema de los horarios tengo un problema, llevo 7 años con un ritmo de madrugar bastante agresivo, empecé levantandome a las 6, después a las 5:30, después a las 5:00 y así hasta llegar al último año que la media esta entre las 2 o las 3 de la mañana y el problema también es que alargo la jornada muchas veces hasta las 20:00 pm y llego tan rendido que no disfruto de la familia y estoy deseando dormir.

    Cuento esto porque es muy importante que la gente que piense en que esto le podría servir piense tambien en que lo mas importante es que tu día a día esté muy organizado, como lo dices en tu punto 2.

    Mi problema es que en este último año me embarcado en más proyectos de los que he podido controlar y mi productividad y organización se ha ido destrozando poco a poco, por eso mi obsesion en que me faltan horas en el día. Esto es algo que estoy intentando arreglar.

    Lo dicho, a los que piensen hacerlo que unan este hábito a la organización del día siguiente y ha ser muy conscientes de no convertirlo en un problema.

    Gracias Berto, eres un gran apoyo.

  25. Gabriel Ramos
    12 febrero 2013

    En mi caso que tengo que asistir a una oficina, procuro llegar cuando menos una hora antes que todos, para poder aprovechar y dedicarme a las tareas clave y así evitar interrupciones y reuniones de trabajo que por lo general son improductivas.

    Saludos y felicidades Berto, tus artículos son de mucha utilidad y quisiera saber si los puedo adaptar sintetizándolos, para publicar algunos en la revista de la organización en la trabajo: Instituto Mexicano del Seguro Social, por supuesto con el crédito correspondiente.