El poder de las minipausas

Publicado el 23 abril 2012 en Hábitos | Tags: ,

Cuando uno se propone sacar más de su trabajo, suele fijar su mirada en rincones típicos como planificación, tareas, distracciones o email. Es lo obvio. Pero algo que casi nadie hace es cuidar los descansos; y en concreto utilizar un “arma secreta” entre tareas para rendir mejor.

Cuando hablamos de productividad personal siempre nos referimos al «trabajo inteligente». Esto no significa “gestionar el tiempo” o “trabajar más” sino aprovechar mejor lo que tienes. Eligiendo dónde pones tu tiempo, tu atención, tu creatividad y tus acciones para cumplir con todo lo que debes hacer, sobre todo con las tareas de más valor.

Ahora bien, en tu día de trabajo, frente a tu lista de tareas, para afrontar la avalancha de emails, meterte en una reunión o analizar un problema, hay un ingrediente clave y fundamental que a menudo descuidamos: nuestro proceso mental-y-creativo.

Diapositiva Trabajar sin Descansos

Más de una vez habrás escuchado (y yo mismo he escrito en este blog) hablar de la importancia de “hacer descansos entre tareas”. Pero hoy quiero hablarte de un tipo especial de descansos entre tareas, algo de lo que personalmente cada vez estoy más enamorado: las minipausas.

De alguna forma tu atención y tu proceso creativo se comportan como un parquímetro. Cuando empiezas a trabajar en tus tareas es como si le pusieras unas monedas. Luego, con el paso de los minutos, el “crédito” se va agotando hasta que tienes que volver a echar monedas. De lo contrario viene la multa, esto es, el estancamiento de ideas, la falta de agilidad mental, la desatención y los errores.

¿Y cómo podríamos “echar monedas” a nuestra mente para que no se agote el parquímetro? Con minipausas entre tareas. Brevísimos descansos entre tareas (o después de bloques de trabajo de una hora) que sirven para dar un botonazo y reiniciar tu ciclo mental, para recuperar atención e ideas.

  • Hazlas siempre al cambiar de tarea o actividad.
  • Si lo necesitas hazlas cada cierto tiempo (1h)
  • Deben durar entre 2-3 minutos (no más, de lo contrario ya sería una pausa ordinaria).
  • Levántate y aléjate de tu mesa y tu ordenador.
  • Haz leves ejercicios de estiramiento y relajación.
  • Bebe siempre un vaso de agua.

Yo antes era una persona que durante el día de trabajo me despistaba y perdía las ganas de crear con bastante facilidad. Cuando me di cuenta de verdad que mente y cuerpo forman un tándem indivisible, empecé a cuidar en serio el descanso entre tareas, y mi rendimiento mejoró.

Pero cuando noté un cambio a lo grande fue cuando empecé a “jugar” con minipausas de 2 minutos entre todas las tareas que tenía que hacer. Al principio pensé que iba a perder tiempo en cada hora de trabajo, cuando en realidad lo que conseguí fue hacer mejor la siguiente tarea. Nunca gané tanto haciendo tan poco.

— Berto Pena
Recomienda este artículo…
Guarda este artículo…
En ThinkWasabi hay más...
  1. Curso Online
  2. 100% Productividad
  3. Artículos Esenciales
  4. Seminarios y Cursos
  5. Ebooks y Publicaciones

Otros Contenidos que te pueden Interesar…

De momento hay 16 comentarios ¿Quieres dejar el tuyo?


  1. Eduard Santamira
    23 abril 2012

    Sí señor, totalmente de acuerdo. Es algo a lo que no se presta atencion pero que cuenta mucho. Yo se lo digo siempre a mi gente: parar a tiempo para descansar es mejorar.

    Salu2 y enhorabuena por tu trabajo Berto :)

    • Berto Pena
      23 abril 2012

      Gracias!

      Dices una cosa muy importante: “se lo digo siempre”. Estas cosas, por sencillas y tan elementales, se olvidan o pasan por alto a las primeras de cambio. Hay que hacer una labor constante de recordatorio.

  2. lealdecatral
    23 abril 2012

    ¿Hay alguna explicación a lo del vaso de agua?
    Porque a la siguiente minipausa habrá que añadirle el tiempo de ir al aseo, jeje.

    Aprovecho para darte las gracias por tu web. Me fue muy útil la explicación de usar Gmail para GTD, el tema de los filtros en el correo y ahora estoy enganchado al uso de Evernote.

    • Berto Pena
      23 abril 2012

      Las pausas para ir al baño son perfectas para “cambiar de actividad” :-)

      Lo del vaso de agua tiene una explicación: la hidratación es clave para estar concentrado.

      • lealdecatral
        23 abril 2012

        Oki doki.

  3. JC
    23 abril 2012

    Está bueno. Recuerdo que mi madre solía decirme cuando era chico que el mejor descanso era cambiar de tarea. Pero no es mala idea pensar en un pequeño impasse de un par de minutos ayuda a recargar la mente. Y no pasarse porque se cae del otro lado…

    Muy bueno.

    Saludos

    JC
    http://comomeorganizo.blogspot.com
    Twitter: @ComoMeOrganizo
    Ultima Nota: ¿Cual es la mejor herramienta de comunicación?

  4. Ana
    23 abril 2012

    Yo he leído tu artículo pensando más que en horas de trabajo, en horas de estudio, que es lo que hago ahora, y me quizás por eso me ha chocado que hables de una pausa de dos o tres minutos cada hora. No creo que eso sea viable en una persona con unas capacidades medias. Yo no puedo ponerme como ejemplo porque tengo que tomar una medicación que afecta a mi concentración pero me parece que una persona sana necesita una pausa de diez a quince minutos cada hora. Lo de las minipausas yo lo entiendo más bien como cuando acabas una tarea y aprovechas un minuto para enviar un sms, o apuntar algo en la agenda. Desconectas un tiempo supercorto que, a mí por lo menos, me viene bien para vaciar la mente para la nueva tarea que vaya a hacer, como estudiar un tema nuevo, por ejemplo.

  5. JLA
    23 abril 2012

    Como propuesta de CAMBIO, se agradece alguna que parezca realmente fácil de cumplir. A partir de mañana probaremos, a ver los resultados… (Parece que estoy comentando una dieta milagro)

  6. Ruben
    24 abril 2012

    Berto, te parece adecuado el ritmo que propone Pomodoro sumándole una minipausa cuando cambiamos de tema/actividad o eres partidario de que cada uno busque sus propios ritmos.

    • Berto Pena
      24 abril 2012

      A mí Pomodoro me agobia un poco. Sólo lo utilizo para ponerme en marcha, en días en los que estoy espeso.

      Pero para las pausas creo que lo mejor es que cada uno encuentre (y exprima) su propio ritmo. Creo en pautas que luego tú adaptas.

  7. Isi Ramírez
    24 abril 2012

    Siempre he hecho pausas cuando estudiaba o trabajaba. Profundizando en esa idea, encontré y probé con éxito el método pomodoro:

    http://es.wikipedia.org/wiki/T%C3%A9cnica_Pomodoro

  8. Intentaré probar tus sabios consejos…. aver si me dan resultados

  9. Gorka Leguina
    21 mayo 2012

    Estas sí que las cumplo, gracias sobre todo a ese vaso de agua que mencionas. Te obliga seguro a tener que levantarte ir dar un pequeño paseo por la ofi cada 1h-1h30. ¡Además es muy sano! :D

    Lo mejor de estas minipausas es que inconscientemente estás resolviendo cosas que se te estaban atascando o que no sabías como mejorar.

    ¡Fan de las minipausas!

    Un abrazo crack.

  10. michaelkorsbags
    24 mayo 2012

    Intentaré probar tus sabios consejos…. aver si me dan resultados

  11. Carlos Valencia
    29 mayo 2012

    Extraordinario lo de las “mini-pausas” ya que me dan un segundo aire y continúo mi trabajo con mejor ritmo y sobre todo constante

    • Berto Pena
      4 junio 2012

      Eso es un punto clave, el que te dan un segundo aire en los días donde el ritmo es loco. Parar, desconectar, respirar y volver a enfocar… aunque sea durante 3 minutos se nota.