La lista de “anti-tareas” para los malos hábitos

Publicado el 20 octubre 2009 en Productividad | Tags: ,
Artículo perteneciente a la serie «Eres Productivo». Pero hay más artículos… ¡no te los pierdas!

Este es un método que he recomendado más de una vez cuando alguien tiene dificultad para eliminar varios malos hábitos o tiene especial tendencia a caer en una actividad que le distrae o en la que pierde mucho tiempo. Es de una sencillez extrema y como suele ocurrir siempre en Productividad… lo simple es lo más eficaz.

Una lista de “anti-tareas” es una lista que contiene algunas de las malas costumbres y gestos improductivos que quieres evitar y en los que sueles caer un día sí y otro también. Tú mismo reconoces que son o se están convirtiendo en un problema pero por más que lo intentas no logras vencerlos.

¿Cómo funciona?

La lista de anti-tareas está ahí para decirte lo que tienes que evitar del mismo modo que la de tareas te dice lo que tienes que hacer o lo que falta por hacer. La primera actúa con disuasión y la segunda con persuasión. Son como las dos caras de una misma moneda. De hecho, mi recomendación es que las tengas una junto a la otra y que vayan juntas de la mano.

Del mismo modo que los pilotos tienen una checklist que repasan inexcusablemente antes de iniciar el vuelo, puedes revisar la lista de cosas que tienes que evitar a toda costa. El leer y repasar la lista de anti-tareas te preparará mentalmente para evitarlas.

Son las cosas que te van a dificultar hacer las tareas importantes y además te van a impedir dar lo mejor de ti.

Tras revisar la lista de cosas que hay que hacer puedes, inmediatamente después, repasar la lista de cosas que NO debes ni puedes ni tienes que hacer. Y mientras lees cada una de ellas recuérdate que todo lo que está recogido ahí son las cosas que te van a dificultar hacer tus verdaderas tareas y, lo que es peor, te van a impedir dar lo mejor de ti.

Ejemplo de lista de anti-tareas

  1. Comprobar el correo cada diez minutos.
  2. Abrir Twitter/Facebook cada hora.
  3. Atender todas las llamadas de móvil.
  4. Leer feeds al llegar a la oficina.
  5. Decir «sí» a todo lo que me pidan mis compañeros.
  6. Estar horas sentado sin descansar.

Repetición, rutina y hábito

Este método no es lo ideal a la hora de vencer malos hábitos pero lo cierto es que en la mayoría de los casos funciona. Lo “ideal” sería vencer a esos malos hábitos con otros nuevos, buenos y positivos que debemos desarrollar. Pero a ciertas personas una lista les funciona mejor o les resulta más cómodo.

La clave de la eficacia de este método es la repetición diaria y frecuente. Es decir, tienes que revisar esa lista todos los días y/o en varios momentos del día para, mediante la repetición, lograr formar el hábito. Por tanto, es imprescindible que la tengas a mano o en lugar que sepas que la vas a ver. Mi recomendación es ponerla junto a la lista de tareas a hacer. Primero lees una, luego otra.

Al igual que haces con la lista de tareas comunes tendrás que actualizar y modificar la lista de anti-tareas cuando alguna de esas distracciones deje de ser un problema o bien cuando aparezcan nuevas. Vencemos unos malos hábitos pero llegan otros.

No prohíbe, te ayuda

No hay que ver la lista de anti-tareas como si fuera una relación de “cosas prohibidas”, como si se tratara de una lista de películas censuradas.

Como observaba anteriormente esta lista está para ayudarnos a hacer nuestras tareas, sobre todo las Tareas Clave, las más importantes del día. Está ahí para ayudarnos a mejorar cada día. Si tú has constatado que tienes dificultades con tal o cual cosa, y verdaderamente se está convirtiendo en un verdadero problema que te impide ser mejor profesional y persona, ¿no vas a hacer nada con ello?

Mucha gente no hace nada, se deja ir, vive en la mediocridad y luego se lloriquea amargamente. Si no eres de esos y te cuesta vencer malos hábitos de “forma natural” —desarrollando buenos hábitos—, prueba con una lista de anti-tareas. Pero recuerda, es MUY importante que la revises con mucha frecuencia. La repetición constante de las cosas vence cualquier resistencia.

— Berto Pena
Recomienda este artículo…
Guarda este artículo…
En ThinkWasabi hay más...
  1. Curso Online
  2. 100% Productividad
  3. Artículos Esenciales
  4. Seminarios y Cursos
  5. Ebooks y Publicaciones

Otros Contenidos que te pueden Interesar…

De momento hay 9 comentarios ¿Quieres dejar el tuyo?


  1. Klian
    20 octubre 2009

    De la lista de ejemplo que propones me tengo que quitar de 3 por lo menos :)

  2. Alvaro
    20 octubre 2009

    De la lista de ejemplo creo que cumplo demasiados puntos, tengo demasiados anti-tareas!
    Menos mal que posts como este hacen que nos demos más cuenta :)

  3. Juan Valera
    20 octubre 2009

    Buen punto de vista el trabajar los “antis” . Creo que ayudaría tenerlas a la vista tal como dices. Yo pondría en carteles por la casa u oficina:

    - Los objetivos (que no se me ólvide donde voy)
    - Las tareas
    - y Las anti-tareas,… tal como dices.

    Creo que voy a necesitar un sofware para ello ;)

    Gracias por el post

  4. Estevo Raposo
    20 octubre 2009

    Que simple. Que grande.

    Después de elaborar una lista de objetivos, extraje de ella los hábitos que tenía que cultivar para alcanzarlos, pero no acaban de cuajar, y aunque había observado que había una serie de cosas que me comían tiempo, no se me había ocurrido ponerlas en vigilancia gracias a una lista de “malos hábitos”.

    Me pongo a ello.

    Gracias.

  5. Jeroen Sangers
    20 octubre 2009

    Yo también uso esta lista, pero la llamo la lista de “no hacer”

  6. Darío
    21 octubre 2009

    Algo similar me enseñaron en un curso de Coaching que tomé el mes pasado, hablaban de las metas inpiracionales y las metas deseperacionales.

    Un ejemplo sería:

    Meta Inspiracional: Quiero perder peso y hacer ejercicio para estar en forma y tener un cuerpo esbelto.

    Meta Desesperacional: Estoy harto de que la gente me diga que estoy gordo y me voy a poner a hacer dieta.

    Muy buena sugerencia la lista de Anti-tareas!

    Gracias!

  7. David Bran
    22 octubre 2009

    Hola, me parece muy bien todos estos metodos de ayuda o productividad, aunque en el fondo no es necesario para nadie, lo realmente necesario es la fuerza de voluntad que debieramos tener y que cada dia perdemos en batallas internas con nuestra propia cabeza, yo personalmente uso la frase y perdon por ello “por mis cojones” y tambien me funciona, cuando tengo q sacar al perro y no quiero, me repito en la cabeza por mis cojones tengo que sacar al perro no puedo ser tan maricona de no hacerlo. Esa y la de “Te jodes y lo haces” , esta a raja tabla sin titubear, hoy paso de ir al gimnasio, pues NO te jodes y lo haces, sin escusas, creo q esto es realmente lo que te hace conseguir metas. Suerte.

  8. Xavier
    22 octubre 2009

    Está claro que debe haber tantos métodos como personas, y a los comentarios me remito. Al final cada uno debe encontrar su propio sistema de funcionar y la información que emana de este blog es de incalculable valor par poder llegar a nuestras propias conclusiones.

    Un millón de gracias Berto.

  9. Yo
    25 octubre 2009

    Jo, 6 de 6… tengo que cambiar de trabajo… :(

    Besos desde http://bitacoradeunasoltera.blogspot.com