3 pasos clave para formar hábitos productivos

Publicado el 9 julio 2009 en Productividad | Tags: ,
Artículo perteneciente a la serie «Eres Productivo». Pero hay más artículos… ¡no te los pierdas!

En Productividad un hábito suele estar orientado a sólo una cosa: actuar. La necesidad de un nuevo hábito surge a su vez por la necesidad de cambio cuando nosotros mismos comprobamos que hay “algo que no está funcionando”. (De ahí parte la Motivación de la que hablaré otro día.)

Generalmente es algo que hemos detectado que zancadillea nuestro rendimiento: frecuentes despistes, incapacidad para concentrarnos, nuestra tendencia a mezclar lo importante con lo trivial, etc. En este artículo no me quiero centrar en el motivo para desarrollar el nuevo hábito sino en cómo ponerlo en practica y sobre todo en cómo convertirlo en algo duradero.

Todos estamos preparados para un cambio pero no todos logramos cambiar. El modo en el que desarrolles y practiques ese nuevo hábito determinará tu éxito.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos formulado resoluciones del tipo “voy a adelgazar, pienso ir al gimnasio todos los días”, o similares. Nos fijamos un gran objetivo, un cambio para el que por lo general estamos preparados pero no para hacerlo de cualquier manera.

En Productividad ocurre exactamente lo mismo e incluso es todavía más acentuado. Las bravuconadas, los “ya verás esta semana” o intentar drásticos y violentos cambios… simplemente no funcionan. Y aunque aparentemente sí lo hagan, será sólo a muy corto plazo, nunca a la larga. Yo puedo forzar hoy, mañana y hasta pasado ciertas rutinas productivas, pero serán gestos antinaturales y artificiales que terminarán por desaparecer.

Todos estamos preparados para un cambio pero no todos logramos cambiar. El modo en el que desarrolles ese hábito determinará tu éxito.

Se cambia de verdad cuando esos gestos productivos surgen de forma instintitva, espontánea o, al menos, provocados con un menor esfuerzo. ¿Cómo por tanto conseguir eso? Desde luego es un tema muy complejo para desarrollarlo en un único artículo pero me voy a atrever a concentrarlo en tres pasos:

1Un solo cambio a la vez, pequeño y sencillo

Uno de los mayores errores que cometí en Productividad fue el de intentar demasiados cambios a la vez. El “yo soy capaz” y “ya verás” son loables y necesarios, hay que tener motivación y recordarte con frecuencia el porqué del cambio. Pero es imprescindible que contengamos nuestros caballos, que refrenemos nuestro entusiasmo y que no nos lancemos a cambiar a lo loco y en todas las direcciones.

Es esencial intentar sólo un cambio a la vez. Lo que ya es un notable reto de por sí. Además, hay que proponerse cambios muy pequeños y muy sencillos pero repetirlos cada día. Yo diría que debemos marcarnos micro cambios. Fíjate un minúsculo cambio en tu rutina productiva que puedas llevar a cabo. Algo como (ojo, sólo son ejemplos):

  • No voy a entrar en Facebook hasta haber terminado la primera Tarea Clave del día.
  • Cuando esté trabajando quitaré todos los notificadores, avisadores de actividad y aplicaciones en segundo plano.
  • Voy fijar un momento y tiempo límite-máximo para feeds y blogs.
  • No voy a tener el Email permanentemente abierto.
  • Voy a hacer descansos regulares entre tarea y tarea
  • En lugar de abrir el Email a primera hora empezaré a trabajar con la Tarea Clave que tenía planificada.

2Fíjate cambios concretos que puedas medir y palpar

Otro de los errores que cometí en el pasado fue el de proponerme cambios demasiado intangibles o poco concretos. El “ya verás, esta mañana voy a ser productivo de verdad” está muy bien como inspiración y punto de partida pero para lograr cambios duraderos tienes que fijarte retos muy concretos, muy palpables que fácilmente puedas medir y decir: “lo he conseguido” o “no lo he conseguido”.

En todos los casos esos cambios supondrán hacer o no hacer algo, esto es, requerirán de una acción. Además, el fijar objetivos concretos te permitirá dos cosas:

  • Evaluar tus progresos con avances (o retrocesos) reales y tangibles.
  • Saborear y felicitarte por cada avance: tú lo verás hecho y serás el primer beneficiado.

Recuerda algo muy importante: todo aquello que no se ejercita se pierde.

3Repite y repite con regularidad diaria y constante

Al hábito se llega por la rutina y a la rutina por la repetición. Para hacer crecer un hábito de forma duradera y sólida es imprescindible ser constante y persistente. En general tendemos a abandonar algo con la misma rapidez con la que nos entusiasmamos. En el terreno de los cambios productivos esto está mucho más presente y firmes y bienintencionados propósitos se vienen abajo en muchos casos por la falta de constancia.

Ser regular no es fácil, requiere motivación, disciplina y la iniciativa de querer hacer las cosas. Pero el hecho de fijarte cambios muy pequeños y cambios que además tú mismo puedas palpar y ver realizados, será determinante a la hora de facilitar esa repetición tan necesaria a la hora de crear rutinas productivas.

Recuerda algo muy importante: todo aquello que no se ejercita se pierde.

— Berto Pena
Recomienda este artículo…
Guarda este artículo…
En ThinkWasabi hay más...
  1. Curso Online
  2. 100% Productividad
  3. Artículos Esenciales
  4. Seminarios y Cursos
  5. Ebooks y Publicaciones

Otros Contenidos que te pueden Interesar…

De momento hay 19 comentarios ¿Quieres dejar el tuyo?


  1. Claudia R.
    9 julio 2009

    Estoy totalmente de acuerdo con el segundo punto. La importancia de proponer cambios concretos. Me ha gustado mucho. Gracias por estas guias que me estan ayudando mucho :)

  2. Estudio EFE
    9 julio 2009

    Muy buenos consejos. Ya había leído algo similar en El País Semanal, de cómo para recorrer un camino primero hay que dar un pequeño paso.

    Los grandes cambios se consiguen sumando pequeños cambios. Es realmente frustrante cuando te propones un cambio radical y en pocos días ves que no puedes conseguirlo, simplemente por querer dar un salto demasiado grande.

    Saludos.

  3. Gonzalo García
    9 julio 2009

    “To change the world, begin with one step, however small, first step it´s hardest of all…” Grande Berto

  4. rauldm
    9 julio 2009

    Justo lo que necesitaba Berto!!! Revisando mis progresos m doy cuenta de que estoy eatancado y no mejoro en mi eficacia ni en mi productividad. Y he llegado a la conclusion de que es porque no he conseguido crear habitos y me he de “forzar” a hacer esto o lo otro. Asi que voy a poner en practica estos tres consejos! El primero sera ser mas ordenado con mis cosas.
    Pero tengo una duda. Dices que intentemos 1 cambio cada vez y q repitamos y repitamos. Pero cuanto tiempo? Hasta que sea habito? O nos decimos, el cambio del mes es? O de la semana… Cuanto tiempo destinamos al cambio???
    Muchas gracias por tu ayuda

    • Berto Pena
      9 julio 2009

      La verdad es que nunca debemos dejar de repetir. En primer lugar para formar el hábito y en segundo para perpetuarlo. Unos los adquirirás con mayor rapidez y otros más lentamente pero luego hay que seguir ejercitándolos para no perderlos.

      Te darás cuenta que el hábito se “va formando” porque lo que al principio te costaba horrores ahora lo haces con mayor naturalidad y menos esfuerzo.

      • Alfredo
        11 julio 2009

        ¿Cuánto tiempo te llevó a ti interiorizar esos hábitos, Berto? Aunque supongo que nunca acabas de perfeccionarte, imagino que si has alcanzado ese mínimo imprescindible para poder decir que ya has empezado a cambiar, que la cosa va por buen camino…

        Por cierto, debe ser fantástico saber que lo que haces ayuda a tanta gente. Gracias.

        • Berto Pena
          11 julio 2009

          Así es, nunca dejas de intentar mejorar, te equivocas, tropiezas, aciertas, avanzas, vuelves a tropezar… Es un camino que no se acaba aunque es cierto que poco a poco el esfuerzo (que sigue estando ahí) cada día es menor.

          Que alguien me diga que lo que escribo o digo le ha ayudado es una sensación increíble, una verdadera recompensa al trabajo.

  5. rauldm
    9 julio 2009

    Pero cuando es el momento de plantearse el siguiente cambio?

    • Berto Pena
      10 julio 2009

      Cuando veas el actual lo suficientemente arraigado, o sea, cuando veas que te cuesta menos esfuerzo ponerlo en práctica. Eso es algo que tienes que ver tú, no hay una regla fija de X días.

  6. rauldm
    10 julio 2009

    Gracias Berto!!!!!! Lo voy A poner en practica dese ya!!!!! Un saludo

  7. Carola Clavo
    13 julio 2009

    Siempre me fijo en que recomiendas cerrar el correo, sin embargo en algunos tipos de trabajo es contraproducente. Si cierro el correo y termino el trabajo pendiente tal y como me lo pidieron ayer, al abrirlo me encontraré, casi con toda seguridad, varios correos de cambios que deshacen cosas que he hecho inútilmente. Incluso puede que hayan cambiado las prioridades de mis trabajos y haya hecho primero cosas poco importantes en detrimento de las urgencias de turno.

    No es nada que no se arregle con sentido común, porque al final, para ser productivo lo único que realmente se necesita es tener sentido común y disciplina. Supongo que cuando no lo tenemos o no queremos tenerlo, entra en juego tu blog ;P

    Saludos.

    • Berto Pena
      13 julio 2009

      Es una receta general y siempre hay excepciones pero tener permanentemente abierto el correo es abrir la puerta a todo tipo de mensajes. Tanto los importantes como las chorradas que nos puedan enviar.

      Naturalmente aquí cada uno se aplica la receta como mejor le venga pero tener el correo abierto mientras haces algo importante es abrirle el paso a las distracciones.

      • Carola Clavo
        13 julio 2009

        Al hilo de tus consejos, una cosa que hago es establecer una notificación para las cuentas de correo que casi seguro, me van a enviar algo que necesitaré en el trabajo. Cuando suena ese “ping” distinto sé que es trabajo. Y si no lo es, ni me leo el mensaje. Disciplina, disciplina, disciplina…

        • Berto Pena
          13 julio 2009

          Es una muy buena idea sí, así puedes distinguir correos de un cliente con el que estás trabajando, tu jefe, etc.

          • Carola Clavo
            13 julio 2009

            Ahora a ver si me leo más artículos que llevo una horita esquivando un trabajo que no quiero hacer… ;-) Un saludo y gracias.

        • Julio Loayza
          13 julio 2009

          Al hilo de esto. Desde que soy maquero (desde hace unos 6 meses) hay una herramienta de productividad que se ha convertido en imprescindible para mi. Se trata de DockStar para Mail.app, hablaste de ella hace años. Gracias a DockStar en lugar de tener un mensaje permanente con 300 correos pendientes de lectura, tengo diferenciados dos tipos de aviso: Los de trabajo (directos a mi) y los personales (directos a mi). El resto simplemente no me aparecen. Eso me permite tener dos niveles de “alerta”. Si estoy trabajando y recibo un mensaje profesional puede tratarse de algo urgente; lo reviso por si acaso. Pero si recibo un mensaje personal (a la vista mucho más atenuado), simplemente no lo miro. Si estoy más relajado y tengo nuevos mensajes, profesionales o personales, reviso tanto unos como otros. Pero en ningún caso otro tipo de mensajes me distrae (mensajes generales para la empresa, avisos automatizados, listas de correo, etc.)

  8. Julio Loayza
    13 julio 2009

    Primer objetivo: Conseguir terminar de leer el artículo “3 pasos clave para formar hábitos productivos” en ThinkWasabi :-)

    Felicidades Berto. Tu blog es un imprescindible.

  9. iManzanita
    15 julio 2009

    Siempre que e intentadi leer un kibro electronico me olvido rapido y lo remplaso por escuchar musica leer blog MSN etc…

    Exelente tu propuesta ahora entiendo que querer cambiar no solo trata de ablat si no también de actuar. Gracias por esta pequeña pero genial ayuda.

  10. cricho
    16 julio 2009

    Buenas!

    Muy bueno el artículo Berto. A pesar de tratar “lo de siempre” o “que todos sabemos”, logras darle una vuelta de tuerca más y haces pensar 2 veces cosas que en algo tan ovbio se nos habían pasado.

    Ahora quiero preguntar, tienes recomendaciones para enfrentarse a lo que tu llamas bravuconadas? Supongo que a todos nos pasa que por mucho que nos organizamos hay épocas que son realmente terribles, y creo que también tiene que haber buenos consejos para exprimir al máximo esa palizas que, unos más unos menos, todos nos tenemos que dar alguna vez.

    Gracias y un saludo!