7 ideas para marcar la diferencia

Publicado el 22 mayo 2009 en Productividad | Tags: , ,

Icono Ideas¿Por qué marcar la diferencia? No es ni mucho menos “para destacar”, no van por ahí los tiros. El primer beneficiado de marcar la diferencia, de hacer las cosas mejor, que tu trabajo sea más imaginativo y entretenido, que tenga más calidad, que resulte menos monótono… eres tú. La satisfacción personal, la autoestima, la ilusión que te genera el trabajo bien hecho y de forma distinta, no tienen precio.

Por supuesto que el marcar la diferencia tiene otros muchos “beneficios colaterales”, pero yo me quedo con ese por ser el más directo, inmediato y el que tú vas a disfrutar a título personal.

Aquí van mis pequeñas recetas para intentar mejorar cada día y marcar la diferencia en todo lo que hacemos.

1Sé Proactivo

No conozco a nadie en el planeta que haya mejorado su trabajo o su vida personal “viéndolas pasar”, sentado plácidamente con un espíritu contemplativo-pasivo. La persona que quiere mejorar, que está decidida a marcar la diferencia, se levanta, da un paso y luego otro. Camina.

A veces implica tener que aprender, tener que pedir algo, acudir a un sitio buscando algo, tomarse la molestia… lo que sea. El Proactivo no se para a ver la molestia, visualiza el resultado de su acción, su éxito. ¿Tengo que aprender a manejar una nueva aplicación? Es un fastidio, sí, pero mi trabajo tendrá más calidad, lo terminaré antes, con menos agobios y será todavía más creativo y eficaz.

Es imprescindible tomar la iniciativa, querer de verdad hacerlo y, lo más importante, hacerlo. Y si te cuesta dar ese imprescindible paso, párate a pensar medio minuto lo que obtendrás tú si lo haces, el beneficio de hacerlo.

2Apasiónate por lo que haces

No hay nada más terrible que caer en la monotonía o, todavía peor, no ser capaz de ver nada más que monotonía en lo que hacemos. Para mejorar cada día tienes que abrazar cada cosa como tu primera vez, apasiónate por cada paso que das. Desecha el “buff, otra vez a hacer esto…”

A veces es difícil combatir la rutina, pero si no le ponemos pasión —eso es lo que hace una persona proactiva— nos terminará por ahogar. Por supuesto que en nuestro día hay cosas más apasionantes que otras, unas hay que hacerlas porque sí y otras hasta no son agradables. Pero no dejes que ésas sean las que marquen tu día y tu trabajo. Busca y detecta aquello que de verdad te apasiona, y apasiónate más todavía con ello. El entusiasmo es la mejor medicina para la rutina y para marcar la diferencia, pero nosotros tenemos que poner de nuestra parte.

3Concéntrate en lo pequeño

Yo creo que buena parte del éxito —de marcar la diferencia— reside en hacer muy bien las pequeñas cosas cotidianas. “¡Qué presentación tan bien hecha!”. Seguramente esa persona se detuvo a mejorar y aplicar calidad en los pequeños detalles, ojo, NO las minucias y lo irrelevante, sino lo pequeño y esencial.

Muchas veces creemos erróneamente que lo pequeño no es lo esencial, sólo lo que tiene una cierta magnitud lo es. No siempre es así. Imprime toda tu ilusión y creatividad en algo pequeño, y la suma de esas cosas hará que tu trabajo tenga mejor calidad, marcará la diferencia.

4Conoce a fondo tus herramientas

“¡Qué presentación tan bien hecha!”. Seguramente el responsable de hacerla sea un hacha en Keynote o Powerpoint. ¿Quieres marcar de verdad la diferencia? Conviértete en un experto en las aplicaciones o herramientas que manejas a diario. No digo conocerlas bien, hablo de dominarlas por completo. ¿Por qué?

  • Terminarás antes tu trabajo, porque aprenderás los secretos de esa herramienta, serás más eficiente y eficaz.
  • Tu trabajo tendrá seguro más calidad, porque aprenderás cómo aplicar efectos más sorprendentes o utilizarás técnicas avanzadas que has aprendido.
  • Podrás contar mejor tu mensaje —por ejemplo para vender—, porque esa herramienta estará al servicio de tu creatividad, y en modo alguno te la condicionará.

Tú creas e imaginas tu trabajo, la herramienta te permite plasmarlo.

5Fíjate objetivos reales

Yo creo que si quiero marcar la diferencia, mejorar cada día, tengo que ponerme unos objetivos. Pero por encima de eso, es fundamental que sean reales, factibles. Mucha gente naufraga porque se pone metas inalcanzables que suponen muchísimo trabajo, muchísima creatividad o cambios muy drásticos.

Esto son como las piezas de un puzzle. “Mi reto para hoy es poner estas cinco piezas, nada más. Pero lo voy a hacer muy bien, sin agobios y con toda la ilusión y energía que pueda”. En el punto tres hablaba de concentrarnos en lo pequeño. Con los objetivos diarios yo creo que hacer lo mismo. Fíjate una gran meta pero vete hacia ella con pequeños objetivos reales que puedas cumplir, por ejemplo, cada día.

6No tengas miedo a experimentar

Es también una buena receta para combatir la monotonía que mencionaba antes. Hacer algo de una forma invariable, todos los días del año, es pasaporte directo al país del tedio. ¡Justo lo contrario de lo que perseguimos! Prueba nuevas formas de hacerlo, aplicaciones, investiga un poco, cambia el orden en el que haces tus tareas, el método. Trata de ser también creativo con el modo en el que trabajas. Además de frenar la apatía es muy posible que consigas mejorar todavía más tu flujo de trabajo y el resultado será mejor.

7Saborea tu trabajo, visualiza tu éxito

Esto tiene mucho que ver con la pasión que le pones a lo que haces —el punto dos—. No hay nada más injusto contigo mismo que hacer algo, hacerlo bien o muy bien, y ni siquiera pararte a saborearlo. ¿Acaso somos cadenas de montaje? El degustar tu trabajo es la recompensa más inmediata que obtendrás, te animará a seguir mejorando, a seguir investigando, a aprender e innovar.

Y si estás en medio de un proyecto complejo… que parece que nunca termina, debes apreciar los pequeños avances, los mini éxitos. Saboréalos, que te insuflen moral y autoestima, y sobre todo visualiza el éxito del proyecto en global, no importa si tardará meses en llegar. Tú lo estás haciendo-y-consiguiendo. Eso te ayudará a ilusionarte cada día más con ello y sobre todo te animará a hacerlo mejor.

8Evalúa tu trabajo

En el título del artículo digo 7 pero en realidad son 8. Este es un pequeño bonus que debería añadirse siempre en todo lo que hacemos y nos proponemos si de verdad queremos un mínimo de éxito.

No hay mejora sin cambios, eso está claro, pero hasta que evaluemos esos cambios, no habrán servido para nada. ¿De verdad quieres que tu trabajo tenga más calidad y que tú te sientas mejor contigo mismo? Evalúa, analiza. Tanto los resultados como el modo en que los consigues. Hazlo de forma diaria y semanal.

La evaluación te permitirá responder a estas preguntas —los anteriores puntos—:

  • ¿De verdad he puesto todo de mi parte para mejorar?
  • ¿Me he divertido y apasionado con lo que he hecho?
  • ¿He mejorado de verdad las pequeñas cosas importantes?
  • ¿He utilizado mis herramientas de forma inteligente?
  • ¿He cubierto los objetivos para hoy? ¿No? ¿Por qué motivo?
  • He conseguido mis objetivos para hoy… es momento de saborearlos.
— Berto Pena
Recomienda este artículo…
Guarda este artículo…
En ThinkWasabi hay más...
  1. Curso Online
  2. 100% Productividad
  3. Artículos Esenciales
  4. Seminarios y Cursos
  5. Ebooks y Publicaciones

Otros Contenidos que te pueden Interesar…

De momento hay 18 comentarios ¿Quieres dejar el tuyo?


  1. neokrisys
    22 mayo 2009

    Fantástico Post Berto… un placer leerlo, lleno de grandes verdades!

    un saludo

  2. Ouyei
    22 mayo 2009

    bertop me gustaria mas que hablaras de cocina con microondas
    Ahora en serio, excelente bertop. Gracias!
    Saludos!

  3. Ouyei
    22 mayo 2009

    ouch! no me tomo las etiquetas que contenian joke :(
    bueno salio mal, que mas da…
    Saludos y gracias nuevamente!

  4. Harold
    22 mayo 2009

    Gracias Berto, excelente Articulo

    Saludos desde Lima

  5. Alvaro
    22 mayo 2009

    A mi el que más me falla es el número 1, a veces peco un poco de vago jeje. Seguiré tus consejos, muchas gracias!

  6. uriel
    22 mayo 2009

    Genial ! como todos tus demás artículos, lo pndré en practica!
    un saludo !

  7. Niklaus
    22 mayo 2009

    Muchas gracias por este artículo que sin duda me va a ayudar. Da mucho que pensar.

  8. Blas
    22 mayo 2009

    Ya conocemos al menos 7 motivos por los que ThinkWasabi marca la diferencia.

    Aunque pueda resultar más o menos complicado, si todo el mundo aplicara estos 7 puntos a su trabajo o aficiones… ¡cómo cambiaría el mundo!

    Un saludo.

  9. alwaro
    22 mayo 2009

    Como siempre, muchos de tus artículos vistos “por encima” parecen perogrulladas (no se si esta bien escrito) y cosas muy lógicas que parecen muy sencillas PERO la verdad es que cuando las sobrepones a la vida real ya no son tan “obvias” y te das cuenta que realmente se utilizan muy poco (tanto uno mismo, como los demas). De hecho, muchas veces cometemos errores que tu identificas muy bien como el de querer comerse el mundo en 2 minutos, es decir, abarcar mucho mas de lo que se puede. La verdad es que cuando pienso en eficiencia y productividad se me vienen 2 fuentes a las cabeza… Berto (Evidéntemente) y el iPhone (Que como muy bien se dice por ahi… no es que haga muchas cosas pero las que hace las hace muy bien!!)

    Como siempre, muy buen artículo Berto!! Eres un Crack!! Sigue así!!

    • Berto Pena
      22 mayo 2009

      Estoy de acuerdo contigo en que la mayor parte de estas cosas son de sentido común. El problema está en desarrollar el hábito de hacerlas o conseguirlas, y ahí es donde, yo el primero, fallo. Aunque a base de práctica y determinación no me cabe duda que es posible mejorar.

  10. Kiko Llaneras
    22 mayo 2009

    La mayoría de las cosas ciertas sobre un asunto, una vez puestas sobre la mesa, son evidentes. El mérito está en detectarlas todas, sintetizarlas y reunirlas.

    La lista de cosas ciertas y “evidentes” que resulta de ese proceso tiene un valor incalculable a modo de chuleta. Nos ahorra tener que repensarlo todo cada día y nos permite centrarnos en lo más difícil, como dice Berto, aplicarnos el cuento.

  11. ricardosaiz
    22 mayo 2009

    En vez de tanto drogadicto, tanta prostituta, etc.. en Callejeros, lo que deberían es mostrar un día en la vida de gente como Berto, que llena de ganas y de motivación para hacer las cosas ordenadas y bien..

    Aunque ahora mismo esté en un duelo productividad pereza, te aseguro que no existiría ese duelo si no existiesen tus artículos. Habría ganado la pereza hace tiempo.

    Buen artículo!!!

  12. Sr. Peabody
    22 mayo 2009

    Como siempre en tu linea… muy buen post ! ! !
    Lo que ocurre es que a veces, a aquellos que no somos nuestro propio jefe creo que se nos complica un poco la cosa. El orden de las tareas no puedes elegirlo, y te ves obligado en ocasiones a llevar a cabo las más rutinarias y repetitivas, en las que al menos a mí me cuesta ver ese puntito ilusionante o motivador del que hablas.
    En fin…
    Lo dicho; enhorabuena por tus artículos.

  13. Hades87
    23 mayo 2009

    Muy buen artículo, encuentro que son unos puntos esenciales si uno quiere llegar a ser un gran porfesional y persona y que una actitud pasiva solot e llevará a hacer lo jsuto y necesario mientras que un proactivo se cosechará de satisfacción y éxitos personales

  14. Temas para movil
    23 mayo 2009

    ¡EX-CE-LEN-TE! Me veo retratado en algunas de las ideas que comentas, principalmente en el de “concéntrate en lo pequeño”. La gente que me conoce dice que soy demasiado “tiquismiquis”… y en verdad, me puedo pasar 2 horas mejorando un punto en concreto.

    Quizás añadiría una 8ª idea, que complementa a la de “fijarse objetivos reales”, y sería: “Debes saber cuando parar”. La productividad puede bajar en exceso por preocuparse hasta el extremo de los pequeños detalles ;)

  15. alfredo
    11 junio 2009

    No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.
    La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.
    La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.
    Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’.
    Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.
    La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.
    El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.
    Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.
    Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.
    Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.
    En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.
    ALBERT EINSTEIN

  16. Héctor Rodríguez
    15 junio 2009

    Berto este es un excelente post. Muy útil, como siempre.
    Describe en gran parte lo que hago con mis clases de administración. Aprovecho para preguntar cómo hacer un theme para Keynote, es decir, no puedo lograr poner una imagen de fondo en keynote y especificar cada una de los estilos que quiero se sigan respetando para mis futuras clases. En definitiva, no puedo tener un theme que pueda abrir y reutilizar, siempre que voy a “Guardar tema…” lo guarda y ubica en temas, pero al momento de pincharlo, vuelve al theme blanco.

    gracias de antemano

  17. Hernando
    19 junio 2009

    Muy buen post Berto. Me recomendaron un libro, de hecho me lo regalaron, se llama “Los fuera de Serie” (“Outliners” en ingles), de Malcom Gladwell. Aprovecho el comentario para pasar la data del libro.

    Saludos!